Adiós, armario, adiós… Con estas soluciones no lo echarás de menos

Los armarios son esos lugares donde guardamos nuestra ropa favorita, organizamos collares y bolsos para tenerlos siempre a mano, colocamos los zapatos para que buscar nuestro par favorito sea una tarea sencilla y aspiramos el olor de la ropa limpia. Sí, es verdad: nos encantan los armarios. Pero, ¿te has parado a pensar que tal vez sean prescindibles? ¿Y si no hay espacio? ¿Y si necesitas una solución diferente a un armario por el motivo que sea? ¿Y si quieres un lugar para organizar la ropa que no sea un armario, aunque sea para tenerlo más a mano? Existen soluciones originales y prácticas, al nivel de un armario. Hacemos un repaso.

¿Un vestidor? Yes, you can! 

El que nunca haya soñado con tener un vestidor como los de las películas, que levante la mano. Un espacio amplio por el que caminar escogiendo una camisa por aquí, estos zapatos por allá, un collar a juego… ¡El lugar ideal para sentirse como las chicas de Sex and the City! No por tener un dormitorio pequeño tienes que renunciar a tu vestidor. Pinta la pared destinada a tal efecto de un color o revístela con papel pintado y coloca ahí tus módulos, según las necesidades de almacén que tengas. Remata el conjunto con un espejo vertical.

Adiós armario adiós

El cajón (o cajones) de los tesoros 

Esa sensación que tienes cuando abres tu cajón personal, donde guardas tus cosas más queridas, es especial. Casi de atesorar lo que más quieres. Seguro que sabes de qué hablamos. Los muebles de cajones son bonitos y prácticos. En ellos puedes guardar muchas cosas y son un complemento perfecto para el armario. El contenido que puedas guardar depende del tamaño de los cajones. Cómodas y cajoneras llegan a las casas con vocación organizadora. 

Adiós armario adiós

¿Quieres recuperar una cajonera anticuada a la que le tienes cariño? Hay una forma de hacerlo fácil y bonita, tanto que te parecerá increíble no haberlo pensado antes. Quita los tiradores viejos y pon unos nuevos; puedes escoger delicados modelos de porcelana (esos que recuerdan a las habitaciones de las damiselas de principios de siglo) o poner pomos redondos de colores, por parejas. De cristal tallado, de cuero… Hay muchísimas opciones: seguro que encuentras unos perfectos para ti.

Zapatos, a vuestro zapatero

Cómo nos gustan los zapatos. Las joyas de muchos vestidores. Por eso se merecen un lugar exclusivo. Los muebles zapateros se abren desde arriba y llevan soportes para mantenerlos en orden. Un zapatero bonito y elegante hará innecesaria esa balda del armario donde tus zapatos siempre parecen “esconderse” cuando los vas a buscar… 

Adiós armario adiós

Tú lo haces, tú lo disfrutas. Soluciones para divertirte creando 

Lo puedes llamar DIY, hazlo tú mismo o bricolaje. Lo que haces con tus propias manos, invirtiendo tiempo, cariño e imaginación, tiene mucho más encanto que cualquier cosa que puedas comprar. En lugar de armarios… ¡ideas prácticas, fáciles de hacer! Por ejemplo, puedes colgar una rama natural, gruesa y bien recta, de unas cuerdas resistentes fijadas al techo. Será una barra improvisada para las perchas en el dormitorio o los abrigos del recibidor. Otra idea: hazte con cajas de madera de esas que están ahora mismo tan de moda, y atorníllales unas ruedas para guardar en ellas los zapatos y los complementos. Imagínate que pones sobre ellas unas tablas, a modo de tapa, y les colocas encima unos cojines alegres… ¡Ahora son banquitos de almacenaje!

Adiós armario adiós

Y ahora da la bienvenida a una casa más cómoda, organizada y acogedora.