7 ideas para alegrar tu casa con color

La pintura en color consigue alegrar las habitaciones. Según los tonos lograrás más luminosidad, alegría, sobriedad o elegancia. Pero sea como sea, la casa se llenará de vida. Por eso, en los meses más fríos, los que trae el invierno, cuando los días también son más oscuros, es un recurso decorativo para “levantar” la decoración y caldear las estancias. Así que ¡deja que predomine el color! Tu casa se verá luminosa y alegre.

¡Todo al color!

Haz que el color sea el protagonista de tus paredes. El caso es que tu casa se llene de color para combatir la sensación de poca luminosidad de los días de invierno. Usa los tonos suaves (en rosa, azul, verde o amarillo) para pintar todas o varias paredes. Notarás cómo la habitación se vuelve más luminosa.

Al invierno color

Tres intensidades del mismo color para una pared

Aunque el salón no cuente con grandes ventanas o no reciba directamente demasiada luz natural, el color y la pintura decorativa son los aliados perfectos para iluminarlo. Deja que acapare miradas. ¿Cómo? Inspírate en esta pared, dividida en tres franjas anchas, cada una en una tonalidad del mismo color: azul. ¡Fíjate en cómo el tono central aporta luz!

Al invierno color

Para los más atrevidos: la fuerza del rojo

Caldera, naranja, melocotón, terracota, bermellón, granate, carmín, magenta, escarlata… cualquiera de los colores de esta gama de rojos y anaranjados llena de energía la habitación. Colores con personalidad para los que buscan intensidad y un ambiente cálido. Tan llamativos, que no dejan indiferente a nadie.

Al invierno color

Jugar con los degradados en la pared

El efecto degradado se basa en un color y combina varias intensidades del mismo, desde la más oscura hasta la más suave, sin que se note apenas la transición entre cada una. Tiene cierto aire etéreo, que aporta sosiego y tranquilidad a la habitación. Se gana sensación de amplitud, ya que concede profundidad al frente.

Al invierno color

Figuras geométricas con color

Se trata de que el color sea el protagonista para transformar una estancia. Pero si no te atreves a pintar toda la pared del mismo tono, opta por esta solución más dinámica. Realiza cuadrados y rectángulos y pinta cada uno de un color. Entre ellos, puedes colocar listones o molduras o pintar la transición con una línea gruesa en otro tono.

Al invierno color

La alegría, luminosidad y energía del amarillo. ¡Pura tendencia!

Ha costado recuperar el amarillo en decoración, pero ahora está de moda. En todas sus versiones: mostaza, ámbar, paja, limón o vainilla. Pinta con cualquiera de las variedades todo un frente y conseguirás alegrar la habitación al tiempo que llenarla de luz. Para algo el amarillo es el color del sol… 

Al invierno color

Tonos suaves y efectos decorativos

Aquí el color está presente. Aún en un tono suave, lo llena todo. En este caso multiplica la luz y consigue que todo el salón parezca más luminoso. Para no perder este efecto, pero dar movimiento a las paredes, nuestra recomendación es pintar líneas alrededor de las ventanas o puertas en una tonalidad más intensa respecto al color elegido. Crea también un zócalo o simula molduras.

Al invierno color