Alfombras de fibra natural, el valor de lo hecho a mano

Las alfombras de fibras naturales son ese producto que nunca pasa de moda. Es precisamente su naturalidad la que hace que encajen con acierto en cualquier estilo decorativo, añadiendo encanto y sensación de confort. Además, son perfectas para contar con una alfombra durante los meses más calurosos cuando la lana se hace más pesada. Así que desde LEROY MERLIN te recomendamos que no prescindas de una alfombra en verano, tanto dentro como fuera de casa. Las de fibras naturales te permitirán delimitar zonas en el salón o en la terraza, siempre que esta sea cubierta. Con el valor de decorar con un elemento único hecho a mano. 

Alfombras de fibras naturales

Alfombras de fibras naturales para el verano

Aunque la lana es una fibra natural, es uno de esos tejidos que resulta demasiado cálido para el verano, cuando se busca adaptar la decoración a un estilo liviano, desenfadado y refrescante. De  ahí que la lana o el terciopelo dejen paso al algodón, lino y otros tejidos. Precisamente las alfombras de fibra natural son una opción para introducir ese toque de frescura. Entre las más habituales para confeccionar una alfombra encontrarás: yute, de tacto muy suave aunque menos resistente al desgaste que el bambú; y bambú, de tacto suave, resistente y antibacteriano. 

Alfombras de fibras naturales

Con ellas podrás decorar el interior de la casa, pero también sacarlas a tu espacio exterior para que no le falte detalle. La particularidad de las alfombras de fibra natural para el verano es que debes usarlas en espacios techado o protegidos del sol y agua. Al ser naturales se deteriorarán muy rápido si reciben la incidencia directa de los rayos UVA o se mojan. Con esta salvedad, quedarán perfectas en el porche o terraza para definir la zona de estar o comedor, junto al balancín o para crear una zona de relax con cojines de suelo y un par de mesitas auxiliares.

Alfombras de fibras naturales

Ventajas de las alfombras de fibra natural

Estas fibras naturales mencionadas y usadas en la confección de alfombras de verano tienen las siguientes ventajas:

  • Absorben el exceso de humedad y lo restituyen cuando el ambiente se seca demasiado 
  • Son aislantes en cuanto a temperatura y ruido
  • Evitan que se acumulen cargas electrostáticas
  • Su aspecto es idóneo para crear ambientes naturales y sosegados
Alfombras de fibras naturales

Yute y bambú, dos materiales perfectos para las alfombras de verano

Yute y bambú son dos fibras naturales frecuentes en la confección de alfombras y queremos que conozcas sus características y particularidades.

Alfombras de fibras naturales

Yute. Es una fibra natural resistente, 100% reciclable y de tacto suave, que proviene de una planta tropical del mismo nombre. Junto con el algodón, son dos de las fibras naturales más utilizadas a nivel mundial. Su aspecto natural y rústico es muy valorado en decoración. Al tratarse de una planta de rápido crecimiento, su precio es asequible. Sus principales ventajas son:

  • No absorbe la suciedad
  • Tiene una fácil limpieza
  • Encaja muy bien en ambientes de diferente estilo decorativo, tanto en los más rústicos como en los bohemios, actuales y desenfadados
  • Es una fibra ecológica, biodegradable y que no necesita mucha cantidad de agua para crecer

Solo recordarte que para usar una alfombra de yute en interior no hay ninguna excepción pero para espacios exteriores, el porche o la terraza deben estar cubiertos bajo una pérgola, techado o similar. ¿Conoces el modelo Ronda de LEROY MERLIN? ¡Perfecto en cualquier ambiente! ¿Y los nuevos diseños de yute de acabado reversible? Puedes lucirlos por un lado y el contrario

En cuanto al mantenimiento, hay que limpiarlas porque acumulan polvo entre sus fibras. No necesitan demasiados cuidados para eliminar la suciedad, basta con aspirar o sacudir (las dos caras de la alfombras), pero debes evitar la limpieza con agua. Alguna mancha concreta puede ser tratada localmente con un paño humedecido.

Alfombras de fibras naturales

Bambú. Es una fibra natural también ecológica, cálida, confortable -cálida en invierno y refrescante en verano-, que se obtiene de las varas de bambú, una planta silvestre. Es muy resistente aunque al mismo tiempo, elástica y ligera. Las alfombras de bambú soportan bien los rayos UV aunque no toleran el contacto con el agua por lo que es perfecta para interiores pero en exterior, como las alfombras de yute, deben quedar cubiertas por un techado. Al tacto es una fibra suave cuyas principales ventajas son:

  • Es antibacteriana
  • Absorbe la humedad pero permite la transpiración
  • Se puede teñir y mantiene los colores brillantes durante largo tiempo
  • Se ensucia poco y apenas coge olor
  • Es biogradable y no requiere el uso de pesticidas ni fertilizantes ya que la planta cuenta con una protección natural
Alfombras de fibras naturales

Para la limpieza de una alfombra de bambú basta con aspirar o sacudir y si ha perdido algo de color al estar en contacto con el sol, puedes aplicar un aceite espacial para recuperar la intensidad y brillo natural

Alfombras de fibras naturales

Los colores de las alfombras de yute y bambú

Al natural, las alfombras de yute y bambú presentan tonos tierra, más o menos amarillentos, pero también encontrarás modelos en LEROY MERLIN en color liso o con motivos y estampados. Y es que tanto el yute como el bambú aceptan bien los tintes.

Alfombras de fibras naturales

En cualquier estancia y estilos

Las alfombras de fibra natural son ese elemento neutro -cuando están acabadas en tonos naturales- que encaja en cualquier tendencia o estilo. Aportan textura, lo que enriquece el ambiente, pero no destacan especialmente por lo que puedes centrar la atención en un mueble acabado en color. Los modelos de yute más trabajados, con formas originales ya sobresalen. Y si eliges un diseño con color o estampado estarás poniendo el acento en este elemento para, por ejemplo, dinamizar un conjunto de muebles básicos en el mismo color. ¡Y son tremendamente actuales!

Alfombras de fibras naturales

Algo parecido ocurre con las alfombras de bambú, en tonalidades más naturales son neutras. Con ellas puedes aclarar un conjunto oscuro y darle calidez de manera natural. En ambientes exóticos encajan bien. 

¿En qué estancia de la casa puedes colocar una alfombra de fibra natural? ¡En cualquiera! Desde el salón, hasta el comedor, una habitación de estudio, infantil, el dormitorio al pie de la cama, incluso, para delimitar el office en la cocina y hacer más confortable ese rincón.

Alfombras de fibras naturales

Además, LEROY MERLIN te propone completar cualquier look natural con pufs de yute o cestas en el mismo material de diferentes tamaños y formas. Úsalas para organizar revistas, pañuelos, mantas o juguetes o como maceteros. ¡Incluso coordinadas en el mismo acabado que la alfombra!

Alfombras de fibras naturales

Funda de yute para guardar tu alfombra

Y si una vez que acabe el verano y quieras hacer más cálida la decoración, debes guardar tu alfombra de fibra natural, hazlo en una funda de yute. Permite que la alfombra respire durante los meses en que esté guardada y hará que se mantenga en perfectas condiciones porque se trata de un material 100% natural y transpirable. Es la mejor manera de evitar ataques de insectos, decoloración, deterioro por humedad o falta de transpiración… Si quieres puedes seguir leyendo para saber más sobre fundas de yute para alfombras.

Alfombras de fibras naturales