Alfombras: la pisada más cálida para vestir tus suelos

Son casi mágicas, ya que dan poder y calidez a las estancias donde se colocan, aíslan del ruido, delimitan zonas en un mismo espacio, permiten destacar una pieza de mobiliario o de arte, resultan tremendamente decorativas y, ante todo, o por todo, dotan de alma a los espacios.

Pon una alfombra en tu casa y habrás añadido una nota de calidez al instante, ya que poseen la capacidad de hacer acogedora una habitación y de dar un toque de color y personalidad a las estancias. Sin olvidar, el pequeño placer que nos brinda, por ejemplo, el caminar descalzo sobre una bien mullida. Y ante su peor defecto, la limpieza y ser un imán para el polvo y los ácaros, se puede hablar de modelos antialérgicos, aspiradores con filtro HEPA, tejidos vinílicos, alfombras lavables… Opciones que te ayudan a mantenerla siempre en perfecto estado, para que disfrutes de ella, sin preocuparte de nada más.

Alfombras la pisada más cálida

Dónde ubicarlas y con qué

Grandes aliadas decorativas, han tomado toda la vivienda, incluidos el cuarto de baño (di adiós a la alfombrilla) y la cocina (bienvenidas, vinílicas). Son ideales en el recibidor, a modo de bienvenida, y en los pasillos, para personalizarlos y restarles frialdad. En el salón pueden ir en la zona de los sofás, haciendo aún más agradable esa zona, o en un rincón de lectura, creando un coqueto lugar. Mientras que en el comedor ayudan a delimitar esa área.

Alfombras la pisada más cálida

Si tienes dudas respecto a su tamaño, puedes hacer que vaya a juego con el de la mesa (redonda, rectangular o cuadrada) y no olvides que al tratarse de un lugar ‘conflictivo’ y con muchas posibilidades de ensuciarse, debes huir de los colores claros y buscar tonalidades sufridas, que hagan que las manchas se noten menos. Por cierto, mejor si es de pelo corto, para que no tengas problemas al desplazar las sillas.

Alfombras la pisada más cálida

En el dormitorio puedes situarla a ambos lados de la cama o en la entrada, para un recibimiento más acogedor. Por su parte, en el cuarto infantil son el mejor acompañante, ya que por una parte decoran y, por otra, son ideales para que jueguen en el suelo, calentitos y sin hacerse daño.

Materiales y medidas 

Las de lana son un clásico para vestir los suelos con calidez y sensación de hogar. Al igual que las alfombras de fibras vegetales (rafia, sisal, cáñamo…), que ponen el toque natural y ‘eco’ a nuestras estancias. Lo último son las vinílicas. Sencillas de mantener ofrecen un sinfín de posibilidades decorativas, sin perder nunca su buen aspecto. Además, repelen el polvo y son fáciles de limpiar. Dos extras que juegan a su favor. También son tendencia aquellos modelos que mezclan texturas o son de punto grueso.

Alfombras la pisada más cálida

Eso sí, elijas el material que elijas, no pases por alto sus dimensiones y sigue la regla de oro: mejor que sobre que no que falte. O lo que es lo mismo, elige modelos de grandes dimensiones, porque no hay nada más feo que una alfombra raquítica y, aunque no lo creas, cuanto más grande es, más amplio hace el espacio.

Alfombras la pisada más cálida

Así, en pasillos lo ideal es que ocupen casi todo el ancho. En los salones, procura que cubran toda la zona, que los muebles estén dentro y que las patas del sofá la pisen, pero que nunca sobresalga. Lo mismo ocurre en la zona del comedor: sillas y mesa deben estar dentro, incluso cuando nos levantamos. Si tienes duda, cuenta con mínimo unos 70 cm extra alrededor de la mesa, para hacer que sea posible.

Modelos para todos los gustos 

Y todos los bolsillos. Aparca los prejuicios que siempre has tenido con ellas, porque, digan lo que digan, hay una alfombra ideal para espacios clásicos, pero también para modernos, industriales o nórdicos. A la hora de elegir, debes tener en cuenta dos aspectos: el estético, que te guste y encaje en la decoración, y el práctico, no es lo mismo que vayas a colocarla en el pasillo que en el cuarto de estar o el comedor. Si no quieres que acapare todas las miradas, apuesta por los tonos neutros y los estampados sencillos, pero si quieres que se convierta en protagonista (con permiso del sofá) de tus estancias, nada mejor que escogerlas con un estampado llamativo y a todo color.

Alfombras la pisada más cálida

Ojo con los estampados. Como suelen ir debajo de muebles, muchas veces los motivos ‘desaparecerán’ debajo, por lo que será una pena invertir para que no se vean.

A la hora de integrarlas en la decoración, si las tapicerías y las paredes son lisas, las alfombras pueden ser más arriesgadas, mientras que si las telas y la pintura o papel son atrevidos o estampados, la mejor opción es equilibrar con las alfombras. Para dar un aire boho chic, mezcla dos o tres modelos de diferentes texturas y tamaños. Eso sí, con el sentido común y el equilibrio dirigiendo la mezcla. O tira de kilims, ligeros y llenos de personalidad, una opción apta tanto para invierno como para verano.

Cuidados especiales y limpieza

Están sometidas a mucha presión, pero no hay nada peor que ver una alfombra sucia. Pasa a diario el aspirador en las grandes y sacude y limpia las pequeñas: los sacudidores de polvo son realmente prácticos. Si tienen alguna mancha, quítala lo antes posible con un producto específico. Una vez al año, realiza una limpieza en profundidad y no olvides cada cierto tiempo cambiar la orientación, para que se desgaste igual por todas las zonas.

Alfombras la pisada más cálida

Hay muchas formas de mantener las alfombras libres de ácaros y suciedad y todo depende del tipo de pelo que tenga tu alfombra, si es de pelo sintético o natural. Las mascotas también complican un poco el mantenimiento de nuestras alfombras, sobre todo aquellas que sueltan mucho pelo.

LIMPIEZA

Los mejores trucos para limpiar alfombras

Ver artículo

Para que no se muevan más de lo que deben, es conveniente fijarlas con una base antideslizante, especialmente en las zonas de más tránsito (habitaciones infantiles, estar…). Y ten en cuenta las puertas. Si has colocado una cerca, debes procurar que se abra con la menor dificultad.