Decorar con alfombras vinílicas: ¡bienvenidas al hogar!

En el salón, en el baño y la cocina, en el cuarto de los peques… o en el ricón preferido de tu terraza. Las alfombras vinílicas son ideales para vestir los suelos de toda la casa derrochando estilo. Súper decorativas, súper prácticas y todoterreno, sus diseños son inspiradores a más no poder y, además, no escurren por ser antideslizantes.

Súper decorativas, dentro y fuera de casa

Uno de los principales fuertes de las alfombras vinílicas es que son tremendamente atractivas por los dibujos de sus estampados y la carta cromática que lucen. Cautivan sus diseños de tendencia nada más verlos sin que en ningún momento parezcan sintéticas (a pesar de estar fabricadas en PVC) y ofrecen numerosas ventajas desde el punto de vista funcional como que se pueden limpiar con robot aspirador. Por eso, LEROY MERLIN no deja de ampliar su oferta, incluyendo recientemente los modelos de vinilo impreso vegetal, geométrico e hidráulico.

¡Bienvenidas al hogar, alfombras vinílicas!

De aire vintage, con guiños cubistas, étnicas, inspiradas en la naturaleza o en la magia de Oriente. Con ellas es facilísimo actualizar los suelos de las habitaciones, añadir una nota fresca y muy de tu estilo sin necesidad de sustituir los revestimientos porque estén estropeados. Pero su valor no solo es decorativo. También son estupendas aliadas para proteger los suelos de golpes y arañazos, sobre todo aquellos que tienen un alto desgaste con el día a día. Esas zonas sensibles como el recibidor, el pasillo principal, la zona de trabajo de la cocina… y el rincón donde juegan los niños en su habitación volcando toda su energía e imaginación. También ahí. 

Las alfombras vinílicas te permiten renovar la decoración de los suelos con detalles y golpes de color. Quedan bien en cualquier ambiente, listas para embellecer y realzar nada más extenderlas. Son una alternativa todoterreno que te hará la vida doméstica más fácil. Gracias a su nivel de resistencia duran toda una vida si se cuidan bien y limpiarlas no plantea ninguna dificultad ni tener que aplicar algún método especial de mantenimiento. La mayoría de los modelos se limpian con agua y jabón, más sencillo imposible, además de no atrapar polvo al estar fabricadas en PVC. 

Esta es otra razón más para pensar en ellas como la opción más recomendable si en casa hay alguien con alergia. Y si tienes una mascota en tu vida también: son las mejores candidatas porque en ellas no quedan adheridos pelos y pueden limpiarse inmediatamente en caso de un pequeño accidente doméstico de tu perro o gato. 

¡Bienvenidas al hogar, alfombras vinílicas!

Y precisamente todas estas características hacen de las alfombras vinílicas una opción decorativa para cuidar la decoración exterior como lo haces dentro de casa. Ya sea porque no te gusta el suelo de tu balcón, quieres marcar ambientes o crear un espacio chill out desenfadado en el suelo con cojines, fuera -siempre que queden a cubierto bajo un techado puesto que no son resistentes al sol) te ayudarán a lograr tu propósito, resistiendo siempre el contacto con el agua.

¡Bienvenidas al hogar, alfombras vinílicas!

Perfectas para baños y cocinas: resistentes a la humedad y antideslizantes

Las alfombras vinílicas tienen mucho que decir en cocinas y baños. ¡Atrévete con ellas! Permiten recrear estéticas de otros tiempos, introducir guiños que enriquecen la decoración concediendo al suelo de estos espacios un protagonismo total. Por ejemplo, son una oportunidad de oro para imprimir en ellos un sabor vintage si apuestas por modelos inspirados en las antiguas baldosas hidráulicas, ese revestimiento entrañable que recuerda al estilo modernista y que tanto se usó en la decoración de los hogares hace años. Sus patrones geométricos y colores te permitirán disfrutar con gran fidelidad de la belleza tan característica de estos mosaicos y a la vez de todas las ventajas funcionales que ofrecen estas alfombras.

¡Bienvenidas al hogar, alfombras vinílicas!

Como el hecho de que sea antibacterianas y antihongos, es decir, totalmente idóneas para utilizar en este tipo de estancias donde hay humedad. Tampoco absorben manchas. Sobre un suelo de efecto madera o una cerámica en liso quedarán sensacionales, como cuadros artísticos a los que podrás dar más o menos visibilidad jugando con sus diferentes tamaños.

¡Bienvenidas al hogar, alfombras vinílicas!

En las cocinas y comedores de diario las nuevas alfombras vinílicas también son un pretexto infalible para crear ambientes más distendidos y amables, que arrancan una sonrisa al hacer vida en ellos (sin preocupaciones por si se cae un cubierto manchado de tomate). Nada como vestir sus suelos con versiones que contagian de alegría y son un canto a la felicidad por sus palabras y mensajes. Un recurso decorativo cargado de buena energía perfecto para añadir una chispa de simpatía a estos ambientes domésticos, hacerlos más entrañables y familiares.

El toque estiloso para tu salón

La gracia de las alfombras vinílicas es que transforman las habitaciones en espacios más estilosos, reproduciendo el efecto que imagines. Juega con ellas para crear bellos contrastes estéticos o, todo lo contrario, utilízalas para acentuar el espíritu que predomina en el salón. A través de este complemento decorativo es fácil actualizar o llevar las tendencias del momento sin tener que deshacerte de tus muebles.

¡Bienvenidas al hogar, alfombras vinílicas!

Dormitorios más confortables y amables

En las zonas más privadas de tu casa las alfombras vinílicas pueden colarse de muchas formas y ganarás en confort y encanto. Sus cualidades ignífugas hacen posible que puedas pensar en ellas para extenderlas sobre tu suelo radiante con total tranquilidad, quizá para delimitar el perímetro de la cama, el rincón donde te vistes o justo el suelo junto al armario. Y más si eres de los que aman ir descalzo por el dormitorio, pisarlas será una agradable sensación sin que se muevan de su sitio porque la mayoría de los modelos son antideslizantes. 

Otro motivo de peso para introducirlas en las habitaciones infantiles de la casa: además de alegres y comodísimas de limpiar, sobre ellas tus pequeños podrán moverse, saltar y realizar sus juegos habituales sin riesgo alguno porque no deslizan. 

¡Bienvenidas al hogar, alfombras vinílicas!

Características, ventajas y beneficios de las alfombras vinílicas

Ya hemos visto que las alfombras vinílicas llevan los diseños más atractivos a todos los rincones y son capaces de transformar y actualizar un ambiente en cuestión de segundos (lo que tardarás en desenrollarlas porque no necesitan fijarse con ningún tipo de adhesivo). Y esto es una gran ventaja. Pero también su facilidad de limpieza y mantenimiento ya que se limpian con agua y jabón; que sean antideslizantes; ignífugas, antibacterianas…. ¡Descubre en este vídeo todas sus ventajas y mira qué bien quedan con cualquier decoración!