Estanterías metálicas: diseño industrial versátil y económico 

Cuando pensamos en una estantería metálica, lo primero que se nos viene a la cabeza es un trastero o un garaje, ¿verdad? Pero si dejas volar tu imaginación, seguro que eres capaz de visualizarlas en otro contexto. El salón, el despacho, la cocina, el baño o hasta el dormitorio. Se trata de una solución de almacenaje de lo más versátil, que puedes colocar en cualquier rincón.

Este tipo de estanterías son unas aliadas estupendas en el diseño de interiores. Sirven para aportar un toque industrial, una nota vintage, o como elemento de contraste en cualquier tipo de decoración, desde la más moderna a la más clásica.

Almacenaje de estilo industrial low cost

¿Te atreves a darle la vuelta a la decoración de tu salón colocando una estantería metálica? Puedes tener una solución de almacenaje del tamaño que necesites, con una o varias estanterías en kit. También existen soluciones modulares para que diseñes una composición a la medida de tu espacio. O puede ser una pieza aislada que marque un contrapunto con el resto del mobiliario.

¿Necesitas una librería? Coloca tus libros en una estantería metálica. Puedes dejarla tal cual o pintarla para darle un toque vintage. Si además cambias las baldas, conseguirás un acabado mucho más sofisticado.

La ventaja de esta solución de almacenaje es que es muy versátil, fácil de montar y económica. Se adapta a todo tipo de estilos y además la puedes personalizar sin mucho esfuerzo.

La oficina en casa 

¿Trabajas en casa? Una buena estantería metálica hará un gran papel en tu despacho. Ente sus ventajas está la de soportar mucho peso, así que podrás colocar todos los libros y documentos que necesites. Quedará estupenda combinada con un escritorio que puedes fabricar con unos caballetes y un tablero.

Almacenaje de estilo industrial low cost

También pueden ser de gran utilidad en la cocina, como mueble auxiliar para colocar desde las cacerolas hasta los botes con legumbres, pasta y todos aquellos ingredientes que te guste tener a mano.

¿Necesitas más espacio de almacenaje en el baño? Coloca una estantería metálica, que aportará una nota original. Puedes apilar en ella las toallas y así tendrás más espacio libre en los armarios. Eso sí, asegúrate de que sea galvanizada para que soporte bien la humedad. 

Incluso en el dormitorio tiene cabida este tipo de estantería. Como librería, como mueble para el vestidor, como zapatero… O como una práctica zona de almacenaje de juguetes en la habitación infantil.