Empieza el año con un estilo más natural: apúntate al neorrústico, una vuelta a las raíces 

¡Como te gustaría desacelerar tu día a día y recuperar un ritmo más lento. Ese en el que paladeas cada momento y disfrutas de las pequeñas cosas! La vuelta al campo, la vida natural... Si siempre te ha apasionado la filosofía eco, el uso de materiales auténticos, los muebles hechos a mano y un entorno que potencie los sentidos, el neorrústico es tu estilo. Decora tu hogar con el encanto shabby, pero actualízalo con divertidas notas chic y te sentirás como pez en el agua. Estas son las pautas para conseguirlo.

En una “casa natural” el aire fluye, la luz inunda todas las estancias o crea apacibles y recogidos ambientes en penumbra, la decoración es sobria y limpia, a base de muebles de líneas simples. Y nada es recargado o excesivo.

Empieza el año con un estilo más natural

El protagonismo lo tienen materiales nada sofisticados, pero muy cálidos y agradables a la vista y al tacto: madera bruta sin tratar, fibras vegetales, piedra, piel, algodón y lana. El punto actual a este look rústico se logra introduciendo en la deco elementos más modernos: cemento, toques metálicos... Todos ellos aplicados en paredes, suelos y techos, muebles, complementos. Los textiles ponen la guinda a esta tendencia que reivindica la vida slow, la belleza natural y la sencillez. Es el estilo neorrústico.

Usa una paleta de neutros y tierras para conectar con la naturaleza

Adoras el estilo nórdico. Te gusta por su simplicidad, por sus colores claros, tan puros que envuelven de calidez todo lo que tocan, y quieres que tu dormitorio sea extra luminoso y muy envolvente: apuesta entonces por los blancos y cremas añadiendo tonos tierra. El espacio parecerá mucho más amplio pero estará bien arropado por estos colores tan “amables”. Para aportar un plus especial, haz brillar el conjunto con alguna pincelada en dorado o plata estampado en cojines, objetos decorativos, etc.

¿Eres, por el contrario, un enamorado de la estética moderna pero con un aire rústico-industrial?  Decora tu habitación con grises, que cobrarán más presencia en alguna pared, en un suelo... y combínalos con tonos madera y naturales para “calentar” el resultado final. Puedes usar textiles en tonos tostados, muebles de mimbre, ratán, etc.

Empieza el año con un estilo más natural

Como ves, la paleta de colores del estilo natural no es extensa; sin embargo, con un abanico cromático muy básico conseguirás efectos sorprendentes y un atractivo juego de luces y sombras. Está basada en neutros elegantes. El blanco o el beige son obligada base, sirven de hilo conductor. El negro, en pequeñas dosis, realza y aporta austeridad. Y como protagonista, el gris en todas sus variantes, perfecto contrapunto para realzar otros colores más intensos, como el azul turquesa, el fucsia, el naranja... Los tonos tierra y el madera ponen el equilibrio, atemperando una gama que podría resultar demasiado fría. Caldean los espacios y los hacen más acogedores, más cercanos y entrañables.

Empieza el año con un estilo más natural

Destaca elementos constructivos antiguos 

Aún recuerdas con nostalgia la casa del pueblo, cuando de niño ibas en vacaciones. Esas fantásticas viviendas hechas de piedra y con techos de vigas de madera tosca, suelos de baldosas ornamentales y cocinas enormes calentadas por una chimenea en la que también se cocinaba. Volver a la esencia. Esa es una de las claves del estilo neorrústico o natural.

Empieza el año con un estilo más natural

Si quieres conseguir una atmósfera similar en una vivienda actual “desnuda” las paredes o los techos dejando a la vista la belleza en bruto de los elementos constructivos. La madera es uno de los más empleados antiguamente. Vigas, frisos o columnas de madera como soporte de techos, de tabiques y pilares. En el siglo pasado la materia prima se cortaba rudamente, ya que no se disponía de maquinaria para hacerlo. En la actualidad sí existe esa posibilidad y se puede recurrir a vigas rectas y perfectas realizadas con listones o piezas cortadas a medida. Pintadas de blanco “elevarán” el techo visualmente, pero si las dejas al natural lucirán mucho más auténticas en tu casa.

Empieza el año con un estilo más natural

La piedra es otro material muy presente en las zonas rústicas. De todo tipo: granito, pizarra, mármol... queda de lujo para revestir suelos o paredes, o también como encimera de cocina o de baño. También puedes echar mano de la piedra decorativa autoadhesiva. Su grosor es mínimo, no pesa y puede instalarla uno mismo. Por último, una alternativa muy interesante y de menor coste económico son los revestimientos vinílicos. Están tan conseguidos que es difícil diferenciarlos de los genuinos: simulan acabados pétreos o de madera con total realismo. En tu casa neorrústica brillarán con luz propia.

Empieza el año con un estilo más natural

Paredes y suelos con textura para provocar sensaciones 

¡Qué maravillosa sensación es pisar con los pies descalzos sobre un pavimento extremadamente liso y suave! ¡Y qué evocadora rugosidad ofrece una pared de acabado rústico, o con relieve! Pasar los dedos por encima, detectar sus formas, sus singulares asperezas... En la decoración natural todos los sentidos cuentan, y el del tacto es fundamental. Para potenciarlo, hay que combinar texturas diferentes y conseguir un contraste táctil que emocione.

Una solución es pintar con un acabado con efectos. Hay infinitas posibilidades: arena, estuco, granito, etc. Otra opción es crear volumen en las paredes utilizando madera o piedra, pequeñas piezas con formas geométricas colocadas aparentemente desordenadas a distintas alturas, para lograr esta textura irregular tan bonita. Son preciosas para decorar paredes de dormitorios y salones.

Empieza el año con un estilo más natural

Pero con el fin de actualizar ese look neorrústico que tanto te gusta, combina esos materiales  clásicos o con otros más contemporáneos. Por ejemplo, usa microcemento pulido. Con él puedes revestir un suelo, un muro, un mueble del cuarto de baño...

Empieza el año con un estilo más natural

Con pintura metalizada o de efecto mármol conseguirás superficies extrabrillantes y de lo más vanguardistas: un magnífico maridaje decorativo entre look urbano y el rústico.

Empieza el año con un estilo más natural

Entorno cálido y envolvente con textiles 

Así quieres tu casa: despejada, luminosa, cálida y envolvente. Que te acoja amorosamente cuando vuelves cansado del trabajo. Una casa-refugio cómoda y nada sofisticada, pero bonita y actual. En este aspecto, las alfombras son un gran aliado: mullidas, esponjosas, suaves. ¡Una auténtica delicia! Y, por añadidura, el resto de textiles. Tu habitación de descanso, tu salón o cuarto de estar se transformarán por completo si los alfombras con un modelo de lana o de algodón. O con una piel vaca o de pelo de animal sintético. O si adornas los sofás con plaids, kilims o mantas calentitas.

La ropa de cama blanca es la más apropiada para la estética natural, aunque no está de más introducir aquí y allá pinceladas de color que “elevarán” el tono general y evitarán que la deco quede muy plana. Agregar toques vivaces alegrará cualquier ambiente y lo llenará de naturalidad. Una naturalidad fresca, ligera y al mismo tiempo elegante. Menos es más.

Empieza el año con un estilo más natural