Aprender a celebrar con los amigos. ¡Os espero en casa!

¡Esta noche, cena en casa! Empezar el día con la ilusión de saber que vas a organizar una reunión con amigos es una sensación reconfortante, en la que la casa se convierte en un espacio envidiable para vivir momentos íntimos y experiencias que te hacen sentir feliz. El placer de invitar para compartir con otros.

Celebrar en casa con esos amigos de toda la vida que hace tiempo que no ves, invitar a tus nuevas amistades a disfrutar de una comida con una sobremesa distendida, o reunirte con los tuyos alrededor de la mesa para conmemorar un aniversario o una buena noticia inesperada. Todo ello te hará sentir sumamente feliz, no solo por la compañía, también por el hecho de transformar tu hogar en un escenario doméstico amable, hospitalario y en armonía, abierto a convivir y compartir con tus amistades y seres queridos. En definitiva, perfecto para tus reuniones sociales. ¡Claro que sí!

Aprender a celebrar es una tarea de lo más gratificante porque hay miles de planes y situaciones que puedes recrear sin necesidad de realizar cambios importantes en la decoración. Basta con sutiles detalles, por ejemplo jugando con la iluminación, con la música, con agradables sonidos de fondo... Se trata de ambientar y de crear atmósferas que transmitan gratas emociones y favorezcan compartir sentimientos y experiencias vividas. Te sentirás realmente bien, desconectando y relajándote de un día agotador.

Una partida con juegos de mesa

No hay nada como recuperar esos tradicionales juegos de mesa un tanto desterrados para sentirte relajado, liberado de estrés, viviendo momentos muy divertidos que en más de una ocasión te harán rememorar escenas de tu infancia. Es un plan infalible para estrechar lazos de cercanía y cariño y todo lo que necesitas para crear un espacio confortable es una mesa baja, unos pufs o unos cojines grandes para sentarte en el suelo alrededor de ella. Si el juego se prolonga, puedes preparar un chocolate caliente o degustar todo tipo de golosinas ¡irresistibles tentaciones! Una música como telón de fondo, a ser posible sólo instrumental para no distorsionar los diálogos con los tuyos, es una idea inmejorable para reforzar la sensación de relajación.

Aprender a celebrar con los amigos

Seguro que la experiencia ha sido un éxito, por tanto, ¿por qué no la conviertes en una cita de ocio a celebrar de forma periódica? Sin duda puede servir para afianzar durante años la unión entre los amigos implicados, recordando la buena idea que fue crear esa tradición.

Jornada gastronómica

Tu cocina como punto de encuentro, de reunión donde convocar a esas nuevas amistades con las que te ilusiona estrechar lazos. Es otra manera estupenda de celebrar con los tuyos en casa. La propuesta: pasar una velada cocinando todos, sin anfitriones, y después saborear cada una de las recetas elaboradas. La clave: sentir que estás compartiendo. Además de disfrutar de una comida de lo más variada, habrás creado un marco relajado e informal, propiciando conversaciones pausadas y recuerdos de anécdotas que probablemente te habrán hecho reír sin cesar. Sobre cómo preparar el escenario, hay muchas opciones que funcionan: las barras de cocina con taburetes, las islas de trabajo, las mesas rectangulares adosadas a la pared o un tablero con unos caballetes.

Aprender a celebrar con los amigos

Una sesión de fotos o de cine

Pocos momentos de felicidad hay parecidos a los vividos con amigos de toda la vida cuando pasas con ellos una tarde viendo fotos o diapositivas de aquellos viajes, de aventura o no, que vivisteis juntos hace tiempo. Al compartir este "baño" de nostalgia y los pensamientos que conlleva te sentirás realmente genial, más libre y en total conexión con ellos. Un plan de lo más apetecible, con tu salón como refugio, perfecto para demostrar lo placentero que puede llegar a ser disfrutar de momentos tan sencillos como este. Hay muchos más.

Aprender a celebrar con los amigos

¿Qué tal ver juntos una película de miedo o una cinta de cine clásico, cobijados en tu mullido sofá, o en butacas y chaise longues que parecen abrazarte? Para crear un escenario de total camaradería, prueba a jugar con la intimidad que proporciona una luz ambiental, a base de luces tenues y difusas.

Vive tu terraza con tu familia y amigos

Si tienes terraza, cuentas con el escenario envidiable donde celebrar con amigos y seres queridos cuando llega el buen tiempo. Una cena relajada a la luz de velas, las "luces vivientes" de los daneses; un picnic urbano mientras contemplas la puesta del sol en la ciudad; o una barbacoa que te permitirá disfrutar de una reunión más participativa, donde todos podéis cocinar mientras charláis sin prisas. Con el placer de pensar que no hay nada más importante que hacer a lo largo de esa velada.