Cómo decorar tu jardín con grava, cantos rodados o piedra natural

En el paisajismo y la decoración de exteriores no pueden faltar los cantos rodados, la grava o la piedra natural. Estos áridos decorativos te ayudarán a darle a tu jardín un aspecto mucho más bonito y moderno lleno de personalidad, ayudándote también a delimitar espacios o zonas a tu gusto. Te mostramos todas las opciones que tienes para realizar tu proyecto personal con grava, cantos rodados o piedra natural. ¡Toma nota!

Jardín con grava, una opción práctica y decorativa

La grava, también conocida como triturado, es la piedra más utilizada en la decoración de caminos, jardines, patios y macetas. Puede estar formada por una recolección de piedras calcáreas, mármol o de lava volcánica. Al proceder de tantos materiales, los colores son muy variados, desde los blancos más puros a los grises, los rojos o los verdes. Sin faltar el negro, cuando procede de piedra volcánica o de pizarras. Se vende en sacos de 10 a 25 kilos o en sacas de 1000 kg.

Está compuesta por piedras de distinta procedencia, material y tamaño. A la hora de decidir qué grava o árido va mejor en tu jardín, es importante tener en cuenta el tamaño de las piedras, así como el grosor de la capa que queremos darle a nuestro suelo de exterior. El grosor estándar en jardines con cargas ligeras o poco tránsito es de 5cm. Una de las principales ventajas de la grava o triturado es su precio, alzándose como una opción más económica que el césped.

Cómo decorar tu jardín con grava, cantos rodados o piedra natural

Tipos de grava más comunes:

  • Triturados de pizarra: Son pequeñas piedras o grava de color grisáceo-marrón o negro provenientes de la pizarra que mantienen muy bien la humedad y se utilizan con frecuencia para la decoración de jardines y patios. 
  • Triturados de mármol: Pequeñas piedrecillas o grava de diferente color procedentes del mármol. Dan un aspecto muy elegante a espacios exteriores. 

Otros compuestos de piedras comunes:

  • Zahorra: Son pequeñas piedras o áridos con diferente granulometría procedentes de graveras u otras zonas naturales, como la lava volcánica. Su principal diferencia con la grava es que no está compuesta por piedras trituradas, aunque mantenga un aspecto parecido. Hay de diferentes materiales y tamaños, pero siempre de muy pequeñas dimensiones. 
  • Piedra de lava volcánica: Son pequeñas piedras, muy porosas y de poco peso procedentes de la lava volcánica. Estas piedras de lava volcánica son muy decorativas y tienen un color negro o marrón oscuro. 
  • Arcilla expandida: Árido en forma de bola y de muy poco peso y densidad procedente de la cerámica. Es perfecta para la decoración de jardines y patios, además de contar con otros usos generales en la construcción, como la realización de morteros y hormigones ligeros de peso. Se la conoce también como arlita o ripiolita. Puede ser de varios colores, entre el rojizo o tonos marrones, grises y negros. Facilita los drenajes y se manipula con mucha facilidad, debido especialmente a su ligereza. Se vende en sacos.
Cómo decorar tu jardín con grava, cantos rodados o piedra natural

Jardín con cantos rodados, una elección que se adapta a todos los estilos

Los cantos rodados o bolos son piedras de diversos tamaños, normalmente redondeados, con un acabado muy pulido que proceden generalmente de piedra caliza (piedra calcárea) y de mármol de diferente color (desde el blanco al rojo o el verde). El tamaño de los cantos varía, aunque por lo general son más grandes que las piedras de la grava.

Los cantos y bolos se encuentran a granel, en bolsas de diferentes kilos y en sacas de 1000 kg. Este tipo de árido decorativo proporciona a cualquier porche, terraza o jardín un aspecto moderno y cuidado gracias a la gran variedad de colores y texturas que ofrece. Entre sus múltiples usos, se pueden utilizar para formar caminos, bordes o senderos del jardín; para decorar macetas o para diferenciar zonas de paso de forma estética y eficiente. 

Más allá del aspecto decorativo, los cantos rodados son perfectos para rellenar jardineras gracias a que ayudan a mantener el efecto húmedo de la tierra y drenan las plantas, reduciendo la necesidad de riego. Además, dos aspectos suyos muy importantes a destacar son la facilidad de la instalación y el precio, ya que son una opción más económica para decorar que el césped o alicatado tradicional.

Cómo decorar tu jardín con grava, cantos rodados o piedra natural

Jardín con baldosas de piedra natural, una apuesta ganadora

Las baldosas de piedra decorativa natural tienen múltiples funciones decorativas para espacios exteriores, desde cubrir suelos hasta paredes. En suelos se pueden hacer aceras, bases para pérgolas o caminos con ellas. Otra opción muy decorativa y práctica es colocar directamente las distintas piedras sobre un terreno estable o sobre una base de losa de hormigón armado, garantizando así la estabilidad permanente del terreno.

Estas son algunos de los usos más habituales de las piedras naturales decorativas:

  • Baldosas de piedra regular: Sirven para cubrir espacios exteriores, aunque también se pueden colocar en interiores. Las hay de diferentes tamaños, según el modelo. Las piedras más usadas son la filita y la pizarra. Son piezas regulares, todas con su mismo tamaño para poder cubrir cualquier espacio. Podrás fijarlas directamente sobre el terreno, sobre grava o gravilla, sobre el césped o sobre plataformas de hormigón. 
  • Planchón de piedra irregular: Es un tipo de piedra muy decorativa y se alza como una solución ideal para fijar directamente sobre el suelo estable, sobre grava o sobre soleras de hormigón armado. Las hay de diferentes materiales: lajas, planchón o planchoncillo (más fino que el planchón) en granito, cuarcita rústica, piedra caliza, filita o pizarra. Con ellas podrás hacer caminos, aceras, plataformas para pérgolas, etc. Las hay de diferentes tonos y colores, desde más claros hasta el negro. 
  • Pasos de jardín: Son piezas de piedra natural, granito, filita o pizarra con un diseño rectangular, trapezoidal, triangular o circular. Son perfectas para sobreponer en determinados espacios del jardín o en caminos discontinuos y se pueden colocar sobre el terreno o asentarlas sobre grava o gravilla, combinando con los colores de las piedras. Son muy decorativos. 
  • Para recubrir paredes: Existen lajas de piedra natural, desde el granito a la filita o la pizarra, que son perfectos para revestir tanto las paredes de espacios exteriores como de interiores. Las baldosas pueden oscilar entre distintos tamaños, ya sean regulares o con piezas irregulares, y se pueden combinar según los gustos decorativos. 
  • Bordillos, traviesas y monolitos: Son piezas especiales de piedra natural que delimitan y contienen el terreno, creando espacios personalizados en el jardín como pueden ser caminos, parterres, jardineras o aceras. La piedra natural empleada en estos casos puede ser pizarra, granito o mármol. Los monolitos de piedra natural también están formados por piezas de diversos tamaños y formas, aunque la más habitual es la rectangular, que se usa como piedras hincadas de adorno en jardines y patios. 
Cómo decorar tu jardín con grava, cantos rodados o piedra natural

Ventajas de cada árido decorativo

Una vez analizados por separado todas las características de la grava, el canto rodado y las baldosas de piedra natural, es importante que tengas claras las ventajas o beneficios que aporta cada una de las opciones.

Ventajas de la grava y el canto rodado:

  • Protegen la tierra y los vegetales de los cambios bruscos de temperatura.
  • Mantienen la humedad del terreno, protegiendo las raíces.
  • Ahorran energía, evitan la evaporación y optimizan el riego.
  • Camuflan los desperfectos de terreno.
  • Controlan el nacimiento de malas hierbas.
  • Tienen un precio muy asequible.
  • Fácil instalación y posterior mantenimiento.

Ventajas según el tipo de piedra:

  • Grava: precio.
  • Canto rodado: contribuye a un tránsito más fácil para caminar. 
  • Bolos decorativos: delimitan zonas y separan gravas.
  • Rocalla: desniveles ficticios.

Además de sus beneficios, debes tener claras algunas recomendaciones a la hora de elegir el espesor del canto rodado o grava según su tamaño y uso:

  • Si dispone de paso peatonal: 5 cm tamaño, entre 2-32mm.
  • Si van a circular coches: 7cm tamaño, 5-20 mm.
Cómo decorar tu jardín con grava, cantos rodados o piedra natural

Accesorios de instalación de los áridos decorativos

Si tienes pensado darle un nuevo aire a tu terraza, patio o jardín utilizando áridos y gravas decorativas, es importante que conozcas algunos accesorios complementarios para que puedas preparar bien el terreno. ¡Toma nota!

1. Estabilizadores de grava y geoceldas

Los estabilizadores de grava, también conocidos como geoceldas, son mallas o placas en forma de panal de abeja de gran resistencia que se emplean para estabilizar la manta de grava, gravilla o triturados de distintas piedras que se emplean en la decoración de jardines, patios, alcorques, etc. Su función principal es que las superficies con piedras permanecen estables y en su lugar, evitando hundimientos en el terreno. Además, ayudan a mejorar los drenajes y permiten caminar con facilidad sobre los terrenos de cantos o gravas. 

Para su colocación, las placas se ensamblan unas a otras con facilidad, permitiendo cubrir grandes superficies. Dependiendo del modelo y el fabricante, contarán con una forma, tamaño y color determinados. Un material habitual para su fabricación es el polietileno. Son recomendables los estabilizadores que aguanten grandes presiones y permanezcan inalterables en el tiempo. Pueden servir incluso para permitir el paso de vehículos pesados o bicicletas. Se pueden colocar también en zonas con pendiente. 

Cómo decorar tu jardín con grava, cantos rodados o piedra natural

2. Mallas antihierba

Las mallas antihierba son mantas de geotextil que se emplean para evitar la proliferación de malas hierbas en el terreno. El tamaño de estas mallas varía en función de las necesidades de uso. Para su correcta colocación, se deben situar en la base, distribuyendo por encima los distintos tipos de piedras que conformen la grava o canto rodado en cuestión. Como ayuda extra, se puede utilizar también un estabilizador. 

Cómo decorar tu jardín con grava, cantos rodados o piedra natural

3. Borduras

Las borduras o bordillos de jardín son componentes de madera, hormigón, composite u otros materiales y ayudan a definir los límites y la estructura, delimitando en muchos casos diferentes zonas. Además, se encargan también de evitar que las piedras se salgan de su lugar. Otros elementos que te pueden ayudar a cumplir esta función son bolos decorativos y la rocalla. 

4. Piquetas para estabilizador

Son grapas de diferente tamaño de acero galvanizado que se utilizan para sujetar los estabilizadores de grava y las mallas antihierba. Al clavarlas en el terreno evitan que las diferentes piezas se muevan, garantizando así una estabilidad perfecta de las mantas de grava y otras piedras. El material del que están hechas, el acero galvanizado, garantiza una gran durabilidad y no se oxida, resistiendo a las bajas y las altas temperaturas. 

5. Paragravillas

Las paragravillas son cazoletas de PVC o acero galvanizado diseñadas para evitar los atascos por el corrimiento de gravilla u otros elementos de gran tamaño en las cazoletas y bajantes de los desagües. Existen en varios diámetros, según el tamaño de la cazoleta de los desagües.

6. Pegamento fijador de grava

Como su propio nombre indica, este complemento sirve para fijar la piedra y la grava decorativa en jardines y exteriores. El fijador se proyecta pulverizándolo sobre las piedras, una vez puestas, impidiendo así su desplazamiento y creando una capa permeable que asegura la grava entre sí e impide el crecimiento de las malas hierbas. Para la dosificación, se debe tener en cuenta el tamaño de las piedras, que marcará el rendimiento del producto.

Cómo decorar tu jardín con grava, cantos rodados o piedra natural

7. Barniz embellecedor

Es un tipo de protector fabricado a base de resinas con diferentes acabados. Este barniz sirve para dar una pátina sobre las piedras o cantos decorativos en exteriores, uniformando los acabados e impermeabilizando las superficies. Además, cuenta con la ventaja de que evita la suciedad y las manchas en la piedra, así como el desgaste. Para aplicar este producto hará falta una brocha.

Por tanto, sabiendo todo esto sobre los áridos decorativos en el jardín se puede extraer la conclusión de que, no solo estarás aumentando sus posibilidades decorativas, sino que además estarás contribuyendo al ahorro de agua, con la ventaja añadida de no necesitar un gran mantenimiento. Siendo además opciones económicas al alcance de tu bolsillo.