Utiliza armarios para separar espacios en casa. ¡Dos por uno!

¿Tu casa es diáfana y tiene pocos tabiques? ¿Vives en un estudio y quieres dar intimidad a la zona de la cama? No tienes por qué hacer obra y levantar tabiques. Colocando uno o más armarios de manera estratégica, separarás los ambientes y aumentarás el espacio de almacenaje.

Separa y vencerás: haz de tu armario un “tabique” de quita y pon

En algunas casas hay que derribar tabiques para conseguir espacios más cómodos y amplios. Y en otras, el problema es justo el contrario: es necesario colocar separaciones para crear zonas de intimidad. Es algo que sucede, por ejemplo, en los estudios o las viviendas tipo loft. Una de las opciones más habituales es levantar tabiques de cartón yeso, ligeros y rápidos de construir. Pero se nos ocurre otra más práctica, rápida y económica: ¿qué tal si colocas un armario a modo de separador? Todo son ventajas:

  • Además de separar espacios aumentarás el almacenaje de tu casa, algo muy interesante cuando la familia crece.
  • Puedes comprar un armario en kit y montarlo in situ. Tardarás mucho menos.
  • Si el espacio es grande, siempre puedes colocar dos o tres cuerpos de armario (o los que hagan falta).
  • ¿Te cambias de casa? ¡Lévate el armario-tabique! Si vives de alquiler o crees que tu casa no es la definitiva, esta propuesta te permitirá conservar tu inversión.

Antes de lanzarte a comprar, empieza por el principio. Mide la habitación y calcula qué tamaño deberá tener el armario. Piensa que hay que dejar espacio a uno de los lados para poder pasar cómodamente. El fondo del armario es también importante: ten en cuenta que te quitará más espacio que un tabique. Si hay sitio, escoge un armario de 59 cm de fondo; si los metros son escasos, mejor uno de 45 cm. Siempre puedes equiparlo con accesorios para ampliar el espacio interior.

Nuestro consejo

Haz un dibujo a mano alzada de la planta del espacio y escribe las medidas. Dibuja también los muebles, las puertas, las ventanas… Y el lugar donde pondrás el armario. Llévate el dibujo a la tienda y deja que te asesoren los profesionales. ¡No te equivocarás!

Uno de los problemas que se te pueden plantear con esta solución es qué hacer con la trasera del armario. Las traseras suelen ser tableros de DM de 6 mm con un acabado liso y poco atractivo. Una fantástica solución para dar vida a estos paneles e integrarlos en la decoración es forrarlos con un papel pintado bonito, a juego con el resto del espacio. ¿Más propuestas? Pinta la trasera con pintura de pizarra, fija una luna de espejo, dale color con un esmalte acrílico… Deja volar tu imaginación.

¿Necesitas espacio para guardar? Crea un armario-puente alrededor de la cama

Si te parece que en tu casa ya no hay sitio para más armarios (y realmente lo necesitas), tenemos buenas noticias. ¡Siempre hay rincones desaprovechados! Uno de ellos es, sin ir más lejos, la pared del cabecero de la cama. Normalmente, solemos pensar que en el dormitorio solo hay sitio para un ropero. Pero no es así. Las estructuras “puente” llevan décadas solucionando el problema de la falta de almacenaje en el dormitorio: formadas por módulos anclados a la pared, aprovechan la parte superior (cercana al techo) para dar cabida a aquello que menos se usa.  Ropa de temporada o de cama, equipamiento deportivo, maletas y mochilas…

Estas estructuras están formadas por módulos verticales a ambos lados de la cama, unidos por la parte superior mediante un “puente” de módulos rectangulares. Los módulos van anclados a la pared con herrajes resistentes, similares a los que se emplean para los armarios altos de las cocinas. ¡No tendrás que preocuparte por su estabilidad! Eso sí, es aconsejable colocar siempre este tipo de módulos en tabiques lo suficientemente resistentes.

Armarios que separan y aprovechan espacios

Si escoges esta propuesta para la pared de la cama tendrás que prescindir del cabecero. Son demasiados elementos para una sola pared. Pero puedes crear una preciosa combinación decorativa colocando un papel pintado y un par de apliques. Los motivos geométricos son tendencia y quedan perfectos rodeados de módulos rectos. Si los muebles son de color madera, escoge un papel claro y neutro. Y si son blancos, ¡arriésgate con colores y estampados vistosos!