Bambú y sus cuidados

El bambú de la suerte, también conocido como Lucky Bamboo, recibe este nombre debido a la forma de su tallo, similar a la del bambú. Es una planta de origen africano, en concreto de Camerún, muy fácil de cultivar y de plantar, ya sea en agua, en maceta o en tierra. Es una planta perfecta para decorar el interior de tu casa y que, además, requiere un mantenimiento mínimo. Aunque es habitual mantenerla en agua, a diferencia de la creencia popular, se desarrolla mejor si se planta en una maceta o en el suelo.

El bambú de la suerte, cuyo nombre científico es Dracaena braunii o Dracaena sanderiana, es de la familia de las liliáceas. Se compone de una vara recta, que puede medir entre 10 cm y 1,5 m con nudos, de los que salen los brotes, y unos entrenudos, donde crecen las raíces. Su anchura puede ser entre 1,5 y 4 cm en la zona de la base. Sus hojas son alargadas y de color verde intenso. Es una planta de interior de rápido crecimiento. Asimismo, alberga mucho simbolismo. Por ejemplo, en China se regala para dar suerte y buena fortuna, al emprender un negocio, un nacimiento, una boda o al adquirir un nuevo hogar. 

Bambu de la suerte: cuidados

Bambú de la suerte: cuidados

Aunque los cuidados del bambú de la suerte, para que crezca verde y fuerte hay que seguir ciertas indicaciones: 

  • Riego: los bambús de la suerte son plantas acuáticas y prefieren el agua filtrada o el agua de lluvia. Si tienes el Lucky bamboo en agua, asegúrate de que las raíces están completamente sumergidas. También pueden plantarse en acuarios o peceras, beneficiándose de las vitaminas presentes en el agua sucia. Eso sí, es necesario que los brotes crezcan por encima de la superficie del agua o si no se pudrirá. Si tienes el bambú de la suerte en tierra, ten cuidado con los encharcamientos, ya que podrían provocar la pudrición de las raíces. Riégalo cuando veas que la capa superior del sustrato está seco o semiseco.  
  • Luz: el bambú de la suerte no necesita grandes dosis de luz, ya que el exceso hará que las hojas amarilleen y puede llegar a matar a la planta.    
  • Temperatura: prospera bien en temperaturas entre los 15 y los 32 ºC, lo que la hace ideal para decorar tu hogar como planta de interior, aunque hay que evitar colocarlas cerca de fuentes de calor o frío, como la calefacción o el aire acondicionado.    
  • Abono: para que tu bambú de la suerte o Lucky bamboo reciba las vitaminas necesarias, aplica unas gotas de fertilizante para plantas acuáticas. 
  • Poda: si la planta ha crecido mucho, se recomienda su poda. Si tiene forma circular, si no se poda, con el tiempo la perderá. Corta los retoños, con unas tijeras de podar limpias y desinfectadas, a 2 o 3 cm del tallo principal y volverán a brotar, así como nuevos brotes. Por el contrario, si cortas al ras del tallo, no volverá a crecer. Utiliza esos brotes para reproducir tu bambú de la suerte. Si el tallo ha crecido mucho, también puedes cortarlo. Nuevas ramas brotarán por debajo del tallo. Asimismo, la parte superior del tallo que has cortado puede darte también un nuevo bambú de la suerte. Ponlo en agua y cuando tenga raíces, si quieres plántalo en una maceta.    

Si tienes el bambú de la suerte en agua, es recomendable renovarla de forma regular, ya que si esta está contaminada la planta podría enfermar. Hazlo una vez a la semana en verano y con menos frecuencia en invierno. Cuando cambies el agua, aprovecha a limpiar el recipiente con abundante agua y jabón.  

Cómo plantar un bambú de la suerte en tierra 

Lo más recomendable es pasar el bambú de la suerte de agua a tierra cuando las raíces se vayan poniendo marrones. Aunque puede mantenerse en agua, el tallo puede terminar por pudrirse. Puedes plantarla en una maceta y ponerla en el interior de tu casa o en el jardín si el clima de tu zona es suave. Plántala en sustrato universal con un poco de fertilizante. 

Bambu de la suerte: cuidados

Enfermedades más comunes del bambú de la suerte

Aunque no hay muchas enfermedades que afecten al bambú de la suerte, hay varios problemas que pueden surgir: 

  • Exceso o escasez de luz: las hojas se volverán amarillas. Elimínalas para que no se extienda al resto de la planta y busca una ubicación en la que reciba luz pero sin sol directo. 
  • Pudrición de las raíces: si el tallo del bambú de la suerte está blando o las raíces se han vuelto marrones, es conveniente trasplantarlo a una maceta o al suelo.