Esto es todo lo que una barbacoa de gas puede hacer por ti

Hoy preparas la comida en el jardín: ¡toca barbacoa! Reúnes a la familia y a los amigos y cocinas tú. El lujo del verano es preparar la comida en el jardín y compartir tu afición al frente de la barbacoa con la mejor compañía posible ¡y al aire libre! Siempre has soñado con una barbacoa y ahora es el momento de hacerte con una. Pero, ¿sabías que con las barbacoas de gas te olvidas del humo y de limpiar cenizas? Son muchas las las ventajas que ofrece una barbacoa de gas (y sí, los alimentos tienen el mismo sabor característico de la barbacoa tradicional). Son las más versátiles a la hora de cocinar por todas las posibilidades que ofrecen. Te lo contamos.

Rapidez, control y sencillez, características de las barbacoas de gas

Olvídate de esperar a que prenda el carbón. Si buscas rapidez, necesitas una barbacoa de gas. Con solo colocar el botón en la posición adecuada, la llama sale a través del quemador y a los 5 minutos ya puedes empezar a cocinar. Así no te dará ninguna pereza encender la barbacoa. Además, una vez que alcanza la temperatura es fácil mantenerla constante, lo que es muy útil para cocinar algunos platos. ¿Cómo lo sabrás? Porque la mayoría de modelos de gas incorporan un termómetro.

Barbacoas de gas: las más versátiles a la hora de cocinar

Y tú que estás pendiente del punto idóneo de cocción, tanto cuando preparas arroz como cuando toca carne o verduras, te encantará poder regular la intensidad de la llama en función de las elaboraciones de cada plato. Cuantos más quemadores incorpore la barbacoa, más potencia lograrás y podrás cocinar a la vez varios alimentos que precisen diferentes grados de fuego. Tendrás el control en tus manos. Y sin complicaciones porque las barbacoas de gas son muy sencillas de usar.

A la parrilla o a la plancha

Las barbacoas de gas funcionan a través de los quemadores que calientan la parrilla o la plancha. Muchos modelos incorporan estas dos superficies de cocción. Vuelta y vuelta y elaborarás platos saludables. Las parrillas suelen ser de acero fundido –aunque hay otros materiales-. Y las planchas, habitualmente, de hierro fundido. Algunos modelos incorporan también un quemador extra para colocar un cazo u olla. Así mientras la carne se prepara a la parrilla, cocinarás una sabrosa salsa de verduras para acompañarla.

Barbacoas de gas: las más versátiles a la hora de cocinar

De barbacoa a horno exterior: más formas de cocción

¿Y si preparas un jugoso pollo asado en tu barbacoa de gas? ¿O una pizza? También puedes darle el toque final al arroz. Como lo lees: en la barbacoa. Y es que las barbacoas de gas son las más  versátiles a la hora de cocinar. Por todo lo que te hemos explicado, incluido que puedas usarla como horno. Es posible ya que las barbacoas de gas se convierten en un potentísimo horno al cerrar la tapa. Cocina de manera directa o indirecta, según el menú que te apetezca cada día.

Barbacoas de gas: las más versátiles a la hora de cocinar

Sin humo, pero con el característico sabor ahumado de la barbacoa

Seguro que en alguna ocasión te has sentido en medio de una nube de humo mientras encendías la barbacoa de carbón. Las de gas no producen humo al encenderse y, sin embargo, puedes darle el inconfundible sabor a madera a tus platos utilizando una caja para ahumar o ahumador. Colocas dentro virutas de madera –previamente humedecidas en agua durante 20 minutos- y dejas que con el calor, las virutas desprendan humo. Elige diferentes tipos de madera según mariden mejor con carne, pescado o verduras.

Coloca la barbacoa de gas donde quieras

Este tipo de barbacoas normalmente integran un espacio en la estructura o carro para situar la bombona por lo que no necesitas tener en cuenta nada más. Puedes ubicarla donde mejor te venga sin necesidad de contar con una toma de corriente cerca.

Barbacoas de gas: las más versátiles a la hora de cocinar

Una cómoda limpieza

Como no producen ceniza, no hay que retirarla. La grasa que mancha la cuba o zona de cocción se limpia de vez en cuando, de acuerdo con el uso. La mayoría de modelos tiene una bandeja recoge grasa extraíble. ¿Y sabías que puedes recurrir a la pirólisis (calentar la zona de cocción con la tapa bajada unos 15 minutos) para quemar los restos de barbacoas anteriores? Este proceso facilita el trabajo posterior. El resto de elementos como rejillas, planchas o difusores -en función del material- pueden lavarse en el lavavajillas (consulta las especificaciones).