La biomasa: energía renovable en casa

Desde la tradicional chimenea de leña hasta las modernas estufas de pellet. La biomasa es una alternativa limpia y económica para calentar la casa y disponer de agua caliente. Conoce las claves de esta energía renovable y cómo puedes sacarle partido cada día.

Leña, astillas, huesos de aceitunas, serrín, cáscaras de almendras… Algunos de los restos orgánicos de las actividades agrícolas y de los desechos de las explotaciones forestales o de la industria alimentaria pueden aprovecharse como combustible para generar energía. Son parte de la biomasa. También lo son las briquetas y los pellets, que provienen del triturado y la compresión de los residuos de la madera. La energía de la biomasa es:

Biomasa eficiente y ecológica

Renovable. Porque proviene de fuentes naturales, virtualmente inagotables, siempre que los recursos se gestionen de forma equilibrada y sostenible.

Respetuosa con el medio ambiente. La combustión produce emisiones reducidas, prácticamente neutras, de CO2. Además, al utilizar desechos forestales, ayuda en la limpieza de los bosques lo que puede disminuir el riesgo de incendios. Y contribuye al reciclaje de materiales.

Las tres claves de una combustión limpia

Para que la combustión de la biomasa genere la menor cantidad posible de CO2 y sea lo más eficiente posible (más calor con menos combustible), hay que tener en cuenta:

1. La calidad del combustible. Cuanta más calidad, mayor poder calorífico y menor cantidad de residuos después de la combustión. A medida que se ha ido popularizando el uso de la biomasa, se han desarrollado estándares de calidad. En el caso del pellet, prefiere los que cumplen con la norma ENplus A1: certifica que proviene de residuos de madera no tratada. Además, aseguran el perfecto funcionamiento y mantenimiento de tu estufa o caldera. En este vídeo te damos las claves para elegir pellets:

2. El diseño del aparato. No basta con tener un buen combustible, el aparato ha de tener un diseño que garantice una combustión limpia. Por ello, se han desarrollado normativas europeas de diseño ecológico que pronto serán de obligado cumplimiento. En el caso de estufas y chimeneas de leña, busca el sello Ecodesign: cumplirás con la nueva normativa y ahorrarás combustible.

3. La correcta instalación. Para que el aparato funcione de forma eficiente y segura es fundamental una buena salida de los humos de la combustión. 

Biomasa eficiente y ecológica

¿Monocombustible o policombustible?

Hay aparatos que funcionan exclusivamente con un combustible de la biomasa. Otros, admiten varios. Por ejemplo: existen calderas y estufas que solo funcionan con pellets, mientras que otras también admiten leña, cáscaras de almendras o huesos de aceitunas. Todo viene detallado en las instrucciones del fabricante.

¿Cómo elegir la mejor opción? Conviene tener en cuenta la disponibilidad y el precio del biocombustible en cada zona. Sin embargo, el pellet es el que ofrece el mayor rendimiento.

 En este vídeo, nuestros expertos te dan algunas claves para elegir un combustible adecuado:

Pellet: el “rey” de la biomasa

El pellet es el biocombustible sólido que más se ha popularizado. Brinda un alto poder calorífico de forma estable y es fácil de transportar y almacenar. Dispones de una gran oferta de marcas en todo el territorio español. Además, las certificaciones que incluyen garantizan su calidad.

Aunque el coste de los combustibles varía constantemente, el pellet se mantiene bastante estable. No depende, por ejemplo, de las fluctuaciones en el precio del petróleo. Es una opción económica que te permite ahorros considerables.

1 kilogramo de pellet de buena calidad (con certificación ENplus A1) es capaz de producir 5 kW de potencia.

¿Quieres saber más sobre los distintos tipos de combustibles? Mira este consejo.

Las estufas de pellet

Las estufas de pellet ofrecen un rendimiento calorífico superior al 85% y cuentan con una gran autonomía (una sola carga puede durar varias horas). Se encienden fácilmente y son sencillas de limpiar y mantener. Cuentan con funciones muy prácticas como encendido y apagado programable, suministro de combustible automático, termostato para regular la temperatura, posibilidad de mando a distancia o elementos de seguridad integrados.

Necesitan una toma eléctrica para varias de sus funcionalidades y una también una salida de humos. Es aconsejable la instalación por parte de un profesional y la puesta en marcha con el servicio técnico del fabricante. Así te aseguras un funcionamiento óptimo y disfrutas de la garantía correspondiente.

Existen diversos modelos con distintas características, potencias y diseños. Lo primero que conviene tener en cuenta es qué tipo de solución buscas:

Para calentar un solo espacio: estufas de aire. Las estufas de pellets son una alternativa cómoda, sencilla y económica para calentar estancias diáfanas de hasta 100 m2. Incluso hay modelos de fondo reducido, perfectos para colocar en espacios pequeños.

Para calentar varias estancias: estufas canalizables. Reparten el aire también a espacios contiguos. Un ventilador incorporado impulsa el aire a través de conductos.

Para calentar toda la casa: termoestufas de pellet. Calientan agua y la reparten por el circuito de radiadores o suelo radiante. Así puedes calentar viviendas de hasta 230 m2.

Biomasa eficiente y ecológica

¿Quieres saber más sobre estufas de pellet? No te pierdas este consejo.

Calderas de pellet: calefacción y agua caliente

Las calderas de pellet permiten calentar viviendas de 100 a 200 m2. Además, generan agua caliente sanitaria mediante un acumulador externo. La tolva o depósito que incorporan, además de facilitar la carga de los pellets, sirve también para almacenarlos. Para obtener una mayor autonomía, se puede instalar un silo o almacén y un sistema de alimentación automático. Las cenizas generadas se limpian automáticamente y se almacenan de modo que la caldera no va perdiendo eficiencia con el uso.

Biomasa eficiente y ecológica

Disponen de un sistema de refrigeración para evitar sobrecalentamientos, lo que las hace aún más seguras que las de gas o gasoil.

A la hora de elegir tu caldera de leña y pellet, te en cuenta este consejo.