Calefacción económica

¿Tu objetivo es reducir tu consumo en calefacción y que tu casa esté calentita? ¿O quieres saber qué sistema es más barato en el momento de comprarlo o instalarlo? ¿Te  preocupa el medio ambiente? Aquí te damos algunas pistas para encontrar tu calefacción económica.

Calefacción económica

¿Qué calefacción es la más eficiente y económica?

Si lo que buscas es un sistema que consuma poco, hay que pensar en estos aspectos:

  • Cuál es el coste de esa energía o combustible (con sus impuestos e importes fijos incluidos).
  • Cuál es el poder calorífico de esa energía o combustible.

En términos generales, se puede establecer esta escala, desde lo más económico a lo más caro:

  1. Aerotermia y geotermia
  2. Biomasa (por ejemplo, el pellet)
  3. Gas natural
  4. Gasóleo
  5. Electricidad

Otros factores a tener en cuenta

Además, hay que pensar en el rendimiento de cada aparato o sistema. O incluso en otras variables, como las tarifas disponibles. Por ejemplo:

  • Las bombas de calor (por ejemplo, de los aires acondicionados) tienen un rendimiento del 400%. Por cada kW de electricidad consumida, generan 4 kW de calor.
  • Si tienes acumuladores eléctricos con tarifa valle o similar, el coste de la electricidad consumida durante las horas de carga se reduce a la mitad. Este es un caso interesante: los acumuladores consumen mucha electricidad pero, al existir las tarifas de discriminación horaria, tu bolsillo no lo nota.
  • Hay soluciones de calefacción que incorporan sistemas de ahorro. Por ejemplo, los emisores térmicos eléctricos inteligentes, ofrecen ahorros de hasta el 45% con respecto a emisores tradicionales.

¿Y el medio ambiente? Si quieres contribuir al cuidado del planeta, mediante un consumo responsable, apuesta por las energías renovables. Para la calefacción, las opciones son:

  • Geotermia y aerotermia. Puedes calentar la casa completa, contar con agua caliente sanitaria y tener refrigeración en verano. Obtienen la energía del aire o la almacenada en la tierra. Para el funcionamiento del equipo consumen electricidad (aunque poca). La mejor opción es instalar paneles fotovoltaicos y producir tu propia electricidad a partir de la energía solar.
  • Energía solar. Con paneles térmicos consigues agua caliente de apoyo a tu sistema de calefacción principal.
  • Combustibles de la biomasa. Huesos de aceitunas, cáscaras de nueces, leña, pellet, bioalcohol… Son recursos renovables que sirven para producir calor en una estancia o toda la casa. Eso sí: hay que asegurarse de que el aparato tenga una combustión limpia y eficiente (para minimizar las emisiones contaminantes). Ten en cuenta el diseño ecológico del aparato. Si quieres un sistema independiente de la electricidad, tienes las estufas de pellet sin conexión eléctrica.

¿Y la electricidad? Si piensas en el planeta, plantéate generar tu propia electricidad a partir del sol. O contrata empresas distribuidoras comprometidas con el medio ambiente.

¿Quieres saber más sobre cómo llevar las energías renovables a casa? Mira este artículo.

Conoce más consejos y productos para ahorrar calefacción en casa.

Calefacción económica

¿Qué tipo de calefacción es más barata?

Si lo que te preocupa es la inversión inicial destinada a la compra e instalación del equipamiento, se puede establecer esta escala, de más económico a más caro:

  1. Emisores eléctricos
  2. Acumuladores eléctricos
  3. Caldera de gas con radiadores
  4. Caldera de gasóleo con radiadores
  5. Caldera de pellet o policombustible
  6.  Sistema de aerotermia
  7.  Sistema de geotermia

Así, por ejemplo, los emisores eléctricos simplemente se atornillan a la pared y se enchufan. Puedes hacerlo tú mismo fácilmente. Además, el emisor en sí es bastante económico. Es verdad que los modelos que incorporan sistemas de ahorro tienen un precio más elevado. Sin embargo, esa diferencia la recuperas en el consumo y en confort.

En el otro extremo, se encuentran los sistemas de geotermia. Para su funcionamiento, es necesario excavar y soterrar tuberías para captar el calor contenido en el subsuelo. Además, hay que añadir el coste de la bomba geotérmica y la instalación de suelo radiante y/o radiadores. Sin embargo, una vez hechas la obra y la instalación, la geotermia permite grandes ahorros en el consumo. De forma que la inversión inicial se va amortizando en el tiempo. Por otro lado, este sistema resuelve todas las necesidades de climatización de una casa: calefacción, refrigeración y también agua caliente sanitaria.

En general, se podría decir que los sistemas que menos consumen suelen ser los más caros en el momento de su adquisición e instalación. Sin embargo, todo depende de cada caso en particular. Por ejemplo:

  • Tienes chalet con un sistema de caldera de gasóleo más suelo radiante (en la planta baja) y radiadores en la planta alta. Si te pasas a la aerotermia, puedes aprovechar la instalación del suelo radiante. Y también parte de la instalación de los radiadores: te servirían las tuberías pero te convendría reemplazar los radiadores existentes por unos de baja temperatura. Eso sí, el equipo geotérmico es más caro que una caldera de gasoil. Sin embargo, consume la mitad. Además, no dependerías del suministro del gasoil ni de su coste. Porque la geotermia funciona extrayendo energía del aire exterior. Es una energía renovable: siempre disponible y respetuosa con el medio ambiente. Solo necesita electricidad para el funcionamiento de la bomba de alto rendimiento. Además, los proyectos de energías renovables pueden recibir ayudas públicas o bonificaciones especiales.
  • ¿Has pensado en estufas de pellet? Hay muchos modelos con potencias, prestaciones y precios distintos. Los que no tienen conexión eléctrica suelen ser más económicos y tienen un mantenimiento menor. En total, y contando también que no gastan nada de electricidad, puedes ahorrar unos 2.000€ a lo largo de 20 años de uso. Esto si lo comparas con otra estufa de pellet de la misma potencia pero con conexión eléctrica.

Conclusión: hay varios factores a valorar para ahorrar y para dar con tu mejor sistema de calefacción.  

Si quieres asesoramiento, pregunta en tu tienda LEROY MERLIN. Estudiamos tus necesidades, diseñamos tu proyecto de calefacción y, si quieres, te lo instalamos.

Calefacción económica

Calefacción económica y ecológica: dos casos prácticos

Teniendo en cuenta que el coste de la energía y los combustibles sufren fluctuaciones, aquí tienes ejemplos prácticos de sistemas o tecnologías ahorradoras.

Pellet vs fuentes de energía tradicionales

Si quieres conocer más sobre el pelle te contamos todo sobre este combustible económico, ecológico y de gran poder calorífico.

Aerotermia vs gas o gasóleo

Ejemplo de una vivienda unifamiliar de 120 m2 con demanda de 25 kW térmico para generar agua caliente sanitaria y sistema de calefacción:

  Sistema Gasto anual aproximado
  Caldera de gasóleo                           960€
  Caldera convencional de gas 560€
  Equipo de aerotermia (energía renovable)    460€ (o menos si, además, instalas paneles solares fotovoltaicos)   

 

¿Quieres saber más sobre la aerotermia? Consulta este artículo.

Programar para ahorrar: los termostatos

Cualquier sistema de calefacción que permita regular la temperatura, te ayuda a ahorrar. Cuanto más preciso o “inteligente” sea mejor. Puedes encontrar termostatos para acoplar a tu sistema de calefacción o hacerte con soluciones que los llevan incorporados.

Aquí tienes dos ejemplos con tecnologías muy distintas:

Estufas de gas con termostato de bajo consumo

Si necesitas calentar un ambiente y no quieres gastar en instalación ni tener contratos fijos, las estufas de butano pueden ser una solución económica. Y para reducir el consumo, hazte con una estufa de llama azul con termostato de bajo consumo: gastarás la mitad con respecto a una convencional.

Ejemplo para calentar una habitación de 30 m2, teniendo la estufa encendida 6 horas por día durante 6 meses:

 Tipo de estufa Cantidad de bombonas en todo el invierno    Coste anual (a 12 €/bombona)  
 Convencional 23 276€
 De llama azul con termostato de bajo consumo    10 120€

 

Calderas de condensación con termostato modulante

Las calderas actuales de condensación son más eficientes que “las de antes” (estancas o atmosféricas). Permiten reducir el consumo de gas hasta en un 30%.  Si has decidido apostar por este sistema de agua caliente sanitaria y calefacción (con radiadores o suelo radiante), puedes ahorrar aún más con una caldera con termostato modulante. En lugar de encenderse y apagarse cada vez para mantener la temperatura elegida, el sistema se automodula.

Descubre cómo ahorrar más y tener más prestaciones con las calderas de condensación con termostato modulante.

 

Calefacción económica