Calentar la casa y ahorrar en calefacción: propuestas eficaces y decorativas 

Llegas del trabajo a casa tras un duro día invernal y un calor tibio te recibe con la mejor bienvenida. Te encanta esa sensación placentera que te hace sentir en el mejor lugar del mundo. A fin de mes, sin embargo, un escalofrío te deja helado al comprobar tu factura energética. ¿Seguro que has gastado tanto en calefacción? Quizás no hayas hecho buen uso del calor generado... Toma nota de estos consejos y conseguirás calentar la casa sin poner el termostato al máximo y, lo mejor de todo, sin perder calidad de vida. Ganarás tú y ganará el planeta.

En camiseta de tirantes y con los pies descalzos: así estarías siempre en casa, tanto si en el exterior hay 40º C a la sombra o -5ºC. Cambiar el chip y cultivar los buenos hábitos, por ahí es preciso empezar para rebajar el consumo en climatización y (además) vivir mejor. Ponte un jersey liviano y regula la temperatura a 20-22ºC y disfrutarás de un nivel de confort aceptable y mucho más sano. Si llevas a la práctica estas pautas, vas a notar la diferencia.

  • Ventila la casa, pero hazlo en menos tiempo. Unos 5-7 minutos es suficiente en los meses de invierno. 
  • Cierra las puertas de las habitaciones donde estés (y también en las que no estés para que no haya un flujo de frío hacia las primeras) y no tapes los radiadores con muebles o cubrerradiadores, con el fin de no obstaculizar la circulación del aire caliente.
  • Y, sobre todo, aísla: intenta que la temperatura de fuera se quede fuera y no haya fugas en el interior. Este último punto es de gran importancia. ¿Quieres algunos consejos para conseguirlo sin meterte en grandes  obras? Sigue leyendo.

Ventanas de calidad: por ellas no se cuela el frío

¡Qué maravilloso es poder disfrutar de la luz natural y el paisaje que te ofrecen unas ventanas grandes, una amplia superficie acristalada! Sin embargo, estos huecos de la casa son los que más riesgo tienen de perder calor si no cumplen una serie de características. Mantener la casa a una temperatura agradable y sin oscilaciones es más fácil con unos buenos cerramientos aislantes. El ahorro en calefacción puede llegar a reducirse hasta un 40-50%. ¿Cómo deben ser estos?

  • Con un grosor del perfil aceptable, cierre perimetral y multipunto, lo que garantiza un mayor hermetismo.
  • Imprescindible que tengan doble cristal y cámara de aire o de gas en medio. Una relación de tres cifras, por ejemplo, 6-16-4, indica en milímetros el espesor del vidrio exterior, el de la cámara y el del vidrio interior respectivamente.
  • Tan importante como la ventana es la propia persiana, ya que por el cajón se producen más del 30% de las perdidas energéticas. Debe cuidarse su calidad y correcta instalación; si no el cerramiento perderá gran parte de su efectividad.
Calentar la casa y ahorrar en calefacción

Pon burletes en las puertas y evita corrientes de aire 

Tus hijos pasan horas jugando sobre la alfombra de su cuarto: no hay miedo de que se resfríen. Tu butaca de lectura está junto a la puerta de la terraza: la temperatura es tan agradable en ese rincón como en cualquier otra zona de la casa. Protegidas, caldeadas, así quieres las habitaciones de tu casa; sin molestas corrientes que se filtran a través de resquicios mínimos. ¿El truco? Sella las puertas y las ventanas con burletes y juntas aislantes, una solución tan práctica como económica; además, se instalan de forma fácil, porque estos elementos suelen ir atornillados o son autoadhesivos. Nada más sencillo para evitar que el frío se abra paso y “colonice” tu casa.

Calentar la casa y ahorrar en calefacción

Deja que el sol entre a raudales 

Una buena siesta junto a una ventana inundada de sol mientras el termómetro marca menos cero en el exterior. Todo un placer. Ese calorcito delicioso es mejor que cualquier calefacción del mundo. En España tenemos la suerte de disfrutar de muchas horas de sol también en los meses más fríos del año… así que, ¿por qué no aprovechar la energía que nos ofrece gratis? ¡Abre las persianas durante el día y deja que inunde el interior de tu hogar! Los modelos eléctricos pueden incluso programarse para que no tengas que estar pendiente de subirlas o bajarlas tú a determinadas horas. Pero si no te gusta carecer de privacidad con una ventana demasiado “desnuda”, tampoco tienes por qué renunciar a ella. Recurre en ese caso a los estores de lamas regulables, para que entre la la luz sin que te vean los vecinos. Otra opción son los visillos de lino o de tejidos ligeros y colores claros: blanco, arena, pasteles... Hay un gran abanico de posibilidades, y además de su función práctica, decoran y realzan cualquier ventana.

Calentar la casa y ahorrar en calefacción

Las cortinas calientan y transforman los espacios 

Y si durante las horas del día hay que dejar que el sol caldee los interiores, durante la noche es preferible resguardarlos con cortinas, para evitar que el ambiente se enfríe. Una buena idea es sobreponer unas cortinas “con cuerpo”, de tela más gruesa y pesada, a unos visillos ligerísimos o un estor liviano: así puedes correr y descorrer unos y otras en función de lo que se precise en cada momento. Las cortinas embellecen los ambientes, y la oferta de telas y diseños es infinita: hay un modelo para cada estilo decorativo. Busca el que más le vaya al de tu hogar.

Calentar la casa y ahorrar en calefacción

Alfombras, realmente mágicas 

De lana, de piel natural o sintética, de algodón, de fibras vegetales; de pelo largo o corto; lisas o con maravillosos motivos estampados… Las alfombras son elementos versátiles y ornamentales donde los haya, verdaderas obras de arte que personalizan y calientan las estancias: porque el suelo es el elemento constructivo en el que mayor pérdida energética se produce. El uso de alfombras ayuda a conservar la temperatura ambiente y da carácter a las distintas zonas –el estar, el comedor, el dormitorio–. Por si fuera poco, estos complementos están de moda y la mezcla de modelos clásicos con modernos diseños –de flores, cuadros o geometrías– es “lo más” en decoración.

Calentar la casa y ahorrar en calefacción

Mantas, plaids, cojines… envuélvete en ellos ¡y a disfrutar del domingo! 

En la calle, la “tormenta perfecta” y tú, en tu sillón, viendo llover con palomitas, peli y manta. ¿Hay una imagen que se acerque más a la felicidad? Cojines por todos lados, suaves plaids... no se entiende la decoración actual sin todos estos elementos que visten sofás, butacas, camas. Incluso en el suelo se puede crear un perfecto chill out con unos pufs de punto, unos almohadones de pelo, una esponjosa manta. No solo abrigan, sino que enriquecen cualquier ambiente, el estilo más sencillo se transforma por completo cuando se dispone de textiles alegres que permiten mil y una combinaciones de colores, estampados y tejidos. Qué no falten en tu casa, la llenarán de calor y color.

Calentar la casa y ahorrar en calefacción

Utiliza termostatos y reducirás tu factura a fin de mes 

Si instalas programadores en los sistemas de climatización y colocas cabezales termostáticos en los radiadores, podrás accionar el encendido y apagado automáticos, así como adecuar la temperatura a cada habitación y horas del día. También puedes colocar automatismos en las persianas para subirlas o bajarlas de manera cómoda. Los nuevos dispositivos domóticos son fáciles de instalar y permiten ahorros de hasta un 30% en el gasto energético. Además, puedes manejarlos a distancia mediante una aplicación en el teléfono móvil o el ordenador. Calienta tu casa, ahorra… y olvídate. 

Calentar la casa y ahorrar en calefacción