Calienta agua con el sol y ahorra hasta un 50% en tus facturas

Aprovecha en casa la energía gratis e inagotable del sol. Un equipo solar térmico genera agua caliente para el uso diario, para tu piscina e, incluso, como apoyo de tu sistema de calefacción. Disminuyes el consumo de gas, gasóleo y/o electricidad y reduces las emisiones de CO2.

Calienta agua con el sol y ahorra

Ahorra cada día

Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético), el 26% del consumo energético en los hogares españoles se destina a generar agua caliente. ¿Por qué no disminuir este coste aprovechando la energía del sol? Es gratis, respeta el medio ambiente y es inagotable. Además, te permite reducir tu dependencia de las constantes subidas de gas y electricidad.

Con paneles solares térmicos puedes cubrir hasta en un 80% tus necesidades de agua caliente sanitaria (ACS). Es decir, el agua que sale por los grifos de casa.

Un ejemplo de ahorro. Vivienda unifamiliar de 200 m² con 6 personas. Se calcula un consumo de agua caliente de 61.300 litros anuales (28 litros al día por persona, según el Código Técnico de la Edificación). Es decir: 3.700 kWh al año. Con una caldera de gas natural estándar, el gasto anual sería de 137€. Si se instala una placa solar y un depósito de acumulación se podría proporcionar el 65% de la energía necesaria para calentar el agua. Esto tomando como referencia la radiación solar anual en una zona central de la península española. Es decir, un ahorro de 82€ por año. 

Además, los paneles solares térmicos también pueden generar agua caliente para:

  • Climatizar el agua de tu piscina.
  • Contribuir en tu sistema de calefacción.
 Ahorro de energía total  Ahorro econónico total
 2.230kWh 82 €/año 

Así, tu caldera (de gas o gasóleo) o  tu termo eléctrico  trabaja menos. Y puedes ahorrar hasta un 50% en tus facturas energéticas de gas y electricidad o en la compra de gasóleo.

Aprende más sobre cómo ahorrar con energías renovables.

Cuida el planeta

La energía solar es renovable y limpia: con su uso no se emiten gases contaminantes perjudiciales para la salud. Ni gases efecto invernadero, como el CO2. Por eso si instalas un panel solar térmico en casa contribuyes a cuidar el medioambiente. Y a combatir el cambio climático.

En el ejemplo anterior, con el ahorro energético de 2.230 kWh:

 Ahorro emisiones CO
 560 kg/CO2/año


Además, con toda la energía que generes en casa, evitas la contaminación que produce la extracción, el transporte o la distribución de combustibles fósiles.

 

¿Puedo instalar paneles en casa?

Los sistemas solares térmicos son recomendables en todo tipo de viviendas: unifamiliares, pareadas, pisos… También en oficinas y negocios. Necesitas una superficie exterior para instalar los colectores: habitualmente se colocan en el tejado, ya sea plano o inclinado.

Existen prácticos kits para cubrir las distintas necesidades de agua caliente sanitaria, según el tamaño de la vivienda y su número de habitantes. También hay soluciones que sirven de apoyo al sistema de calefacción y refrigeración existente. Y, si quieres climatizar el agua de tu piscina,  un equipo solar térmico es ideal.

Calienta agua con el sol y ahorra

¿Quieres generar también tu propia electricidad? No te pierdas este consejo.

¿Cómo es una instalación solar térmica?

Una instalación solar térmica para la obtención de agua caliente sanitaria se compone generalmente de:

  • Paneles solares. Son los componentes fundamentales del sistema. Captan la energía solar y la transmiten a un fluido que circula en su interior.
  • Acumuladores. Entran en funcionamiento según la demanda en momentos de poca o nula radiación solar.
  • Intercambiadores de calor. Se colocan cuando se quiere transferir el calor de un fluido a otro sin que se mezclen. Así se independizan los dos circuitos.
  • Bombas de circulación. Accionadas por un motor eléctrico, impulsan el fluido a través del circuito.
  • Aislamiento. Evita las pérdidas caloríficas hacia el exterior.
  • Vaso de expansión. Absorbe las dilataciones del fluido contenido en un circuito cerrado, producidas por aumentos de temperatura.

¿Y los equipos solares de termosifón? Son sistemas muy sencillos de instalar, incluso en viviendas donde ya existe otro sistema de generación de agua caliente.

Tienen muchas ventajas: no necesitan alimentación eléctrica ni bomba de circulación, no ocupan espacio en el interior de  la vivienda y son fáciles de montar. El depósito se encuentra justo encima del panel para recibir el agua caliente. El secreto está en que el agua caliente sube sola, no hace falta impulsarla con una bomba.

Calienta agua con el sol y ahorra