Cámaras IP: mucho más que una solución de seguridad

Las cámaras IP son una parte fundamental de los más actuales sistemas de seguridad: son cómodas y permiten ver lo que sucede en tu hogar o negocio en tiempo real. Pero también hay modelos diseñados para vigilar el exterior de tu hogar, que están dotados con reconocimiento facial o que te avisan con notificaciones push en tiempo real. Descubre cómo una cámara IP puede ayudarte en tu día a día.

Una cámara IP es un dispositivo, conectado a una dirección IP de Internet, que permite ver lo que sucede desde una aplicación instalada en el smartphone, tableta u ordenador. Pero, además, los nuevos modelos vienen dotados con novedades que las hacen más útiles, seguras y fiables, permitiendo funciones como saber si un desconocido accede a tu hogar o jardín, cuando tus hijos entran por la puerta de casa o que funcionan de manera inalámbrica. Entre sus principales ventajas, destaca su facilidad de instalación, además de ser un elemento domótico fundamental para prevenir y garantizar la seguridad en tu hogar o negocio.

Características de las cámaras IP

Las cámaras IP tienen cada vez más funciones que las convierten en dispositivos que permiten la comunicación con las personas que están junto a la cámara o, incluso, reconocen las caras. Estas son algunas de sus características:

Micrófono y altavoz: las cámaras IP también sirven para mantener a tu familia y mascotas seguras. Los dispositivos dotados con altavoz y micrófono hacen posible que puedes hablar con las personas mayores o con movilidad reducida que tienes a tu cargo o con tus hijos cuando se queden solos en casa, además de asegurarte de que están bien cuando lo necesites o recibas una notificación. Los hay que sirven como vigilabebés y pueden reproducir música y nanas y canciones para bebés. 

Características de las cámaras IP

Reconocimiento facial:

  • Existen modelos para interior con reconocimiento facial, así cuando tus hijos lleguen a casa, el teléfono recibirá una notificación para que te quedes tranquilo. Puedes configurarlo también para que te avise cuando llegue el personal que tengas contratado y con acceso a tu hogar. Si colocas la cámara en dirección a la puerta de entrada te avisará también cuando detecte la cara de un extraño. Además, guardan un registro al que puedes acceder posteriormente. Sirven para comprobar si tus hijos han vuelto del colegio, si se abre la puerta a una persona desconocida o a qué hora llegan tus empleados.
  • También los hay para exterior (con protección IP65 o 66 para protegerlas de la intemperie), de manera que cuando detectan a un extraño en el ángulo de la cámara, envían una notificación push, así como imagen y sonido de lo que está pasando en cada momento. Podrás ver si llega la entrega de un paquete o, por el contrario, es una alerta de seguridad.

Cámaras IP Inalámbricas. Garantizan la seguridad en todo momento gracias a su batería. Hay modelos tanto para interior como para exterior que, con una sola carga, funcionan los 365 días al año. Son ideales para segundas viviendas, almacenes o zonas del jardín en las que la instalación eléctrica no es accesible. También siguen funcionando en el caso de que haya un corte de luz o se empleen inhibidores de frecuencia, además de continuar almacenando y grabando las imágenes que capta en una tarjeta micro SD –que tendrás que adquirir a parte de la cámara IP– y que podrás consultar con posterioridad.

Notificaciones push: las cámaras IP se controlan mediante una app instalada en tu teléfono móvil. En ella se pueden configurar las notificaciones push para que te avisen de cualquier problema o incidencia al instante. Para ello, además de configurar las notificaciones, comprueba los ajustes de tu teléfono.

Características de las cámaras IP

Con grabación: las dotadas con detección de movimiento pueden grabar también lo que sucede –además de avisar con una notificación push–. Ten en cuenta que, en el caso de que un intruso haya accedido a tu casa – o a tu jardín, terraza o patio si es de exterior–, pueden servir a las fuerzas de seguridad en el marco de una investigación policial o judicial.