Cenefas decorativas: un plus para tus ambientes. Un toque diferente y personal fácil de lograr. 

Las cenefas decorativas de cerámica son la solución que buscas para dar un estilo propio a tus paredes y suelos de interior o exterior. Como remates de zócalos, para enmarcar alicatados, generar vistosos contrastes... O como simples elementos ornamentales que merece la pena lucir al máximo. Déjate seducir por estas piezas.

Propuestas para cualquier ambiente de casa

Los ambientes de casa donde predominan los revestimientos cerámicos se vuelven más especiales al introducir en ellos cenefas decorativas de idéntico material. Estas piezas te permitirán romper con la monotonía, lograr cambios de imagen sutiles o muy acentuados, y dar una nueva dimensión a zonas puntuales de suelos y paredes. A la hora de elegir podrás encontrar una gran variedad de modelos, estilos y tamaños, no solo ideados para el baño y la cocina. También hay elementos que se integran a la perfección en salones, comedores y dormitorios donde predominan las superficies cerámicas.

Cenefas decorativas un plus para tus ambientes

Piezas actuales, de inspiración clásica, de estética artesana, más urbanas con diseños geométricos, motivos florales, letras y mensajes… En las habitaciones y baños infantiles estas cenefas son capaces de poner una nota de humor con dibujos de animales, como por ejemplo simpáticos delfines, o dibujos que recrean confetis multicolores. Mientras que los diseños con impresiones fotográficas de platos y cubiertos o frutas son un guiño estético lleno de encanto para comedores y cocinas.

Cenefas decorativas un plus para tus ambientes

Cenefas planas o con relieve, algunas con acabados que imitan la imagen desgastada de materiales nobles como la piedra y la madera. Otras inspiradas en la belleza de las antiguas baldosas hidráulicas y la cerámica de siempre. Con estos elementos conseguirás añadir interés estético a tus espacios, llenar de detalles suelos y paredes y encontrar el estilo justo que quieres.

Colores y diseños muy inspiradores

Entre las nuevas propuestas hay cenefas muy sencillas y monocromáticas, disponibles en una rica paleta de colores y medidas. En ocre, arena, barro o marengo, están llenas de posibilidades, como rematar zócalos añadiendo un toque elegante y actual. O simplemente usarlas para crear una sutil división en una pared revestida por completo con cerámica en una cocina moderna o de líneas minimalistas. Si te apetece enriquecer tus ambientes con detalles más alegres y vivos, existe una gran variedad de piezas llenas de fuerza cromática por sus tonalidades, muy acertadas para subir de color espacios demasiado uniformes.

Cenefas decorativas un plus para tus ambientes

También destacan las series de cenefas de aire nostálgico esmaltadas en blanco; quizá el detalle que buscas para reforzar esa atmósfera en el conjunto decorativo de tu baño. Y los modelos de originales estampados a rayas verticales con distinto grosor y una misma tonalidad cromática. Inspirados en los códigos de barras se presentan en azules, marrones y grises. Úsalos para rematar algunos frentes cerámicos del baño y verás cómo esa zona se vuelve más estilosa.

Mil maneras de colocarlas

Las cenefas decorativas cerámicas no solo añaden belleza y singularidad al espacio por sus formas, dibujos y tonalidades. La forma de colocarlas también es clave para que desplieguen toda su belleza o pasen más desapercibidas. Lo ideal es que armonicen con los colores de paredes y muebles de la habitación donde vayas a exhibirlas. Muchas veces forman parte de series completas que coordinan motivos y gamas cromáticas, para plantear con ellas decoraciones coordinadas. En concreto, en pavimentos continuos cerámicos, queda muy bien introducir cenefas de idéntico color pero de un tono más o menos intenso. Ahora bien, si te apetece generar un golpe de efecto, lo mejor es jugar con estas piezas de manera individual y así obtendrás resultados más personales, a tu gusto. Por ejemplo, eligiendo piezas de intensos colores o estampados que contrasten mucho junto a superficies lisas.

A la hora de colocarlas en paredes y otro tipo de frentes, como el de una barra de cocina o la zona bajo los armarios altos, ofrecen una gran versatilidad. Una opción es ponerlas en vertical y formar así llamativos hileras, sobre todo si lo que quieres es delimitar un alicatado con dos tipos de azulejos, tal vez en la zona del lavabo y la ducha. Otra alternativa muy atractiva es disponerlas en horizontal y así jugar con ellas de muchas maneras. Por ejemplo, como un recurso fantástico para rematar el borde superior de un zócalo, a 1,20 o 1,40 m del suelo. Mejor aún si una parte de la pared va pintada o con papel pintado y la otra alicatada. Esta colocación también te permitirá dar visibilidad a la unión entre paredes y techos, lograr perímetros más bonitos estéticamente. O bien incorporar cenefas decorativas en tabiques totalmente revestidos de cerámica para romper una excesiva homogeneidad: a media altura  quedarán perfectas.

Cenefas decorativas un plus para tus ambientes

Cuando se trata de separar visualmente varias zonas dentro de una misma habitación, pueden ser de gran ayuda para remarcar determinadas superficies, como frisos altos. Y si te apetece crear composiciones más dinámicas en tus paredes atrévete a intercalarlas de forma asimétrica, escalonada, haciendo siluetas geométricas, etc.

En el suelo, te sorprenderá qué bonitas quedan para crear alfombras cerámicas o adornar sus bordes. Dispuestas como si fueran ribetes pueden funcionar como vistosos pasilleros o realizar divisiones muy ornamentales para acotar visualmente pavimentos cerámicos que van seguidos de tarimas de madera u otros materiales. Especialmente si son ambientes abiertos, como una cocina abierto al salón.

Decoraciones cerámicas, el complemento perfecto

Junto a estas cenefas, las llamadas decoraciones cerámicas son una excelente alternativa para acentuar la personalidad de superficies muy concretas. El aliado perfecto de estas piezas ornamentales. Plantean una forma innovadora de mirar las paredes y otras superficies de las habitaciones, a veces con una visión artística, y otras más cosmopolita y sofisticada. A diferencia de las cenefas, son piezas de mayor tamaño porque suelen estar concebidas para formar parte de murales que van suelo a techo, con un mayor o menor número de elementos. Entre ellas, existen composiciones muy elegantes y actuales, que combinan dibujos de azulejos lisos con otros desdibujados, siempre en una misma gama de color. En tonos plateados, marrones o crema, lograrán acaparar toda la atención visual y muchos recuerdan la belleza de los mosaicos de épocas pasadas.

Cenefas decorativas un plus para tus ambientes

Estas decoraciones cerámicas también pueden servir para acentuar el carácter de ambientes más personales, como son los dormitorios. Desde versiones con patrones geométrico o gráficos que añadirán dinamismo a las paredes, a conjuntos que recrean escenas a color de naturaleza o urbanas, geniales para añadir vida y realismo a estas habitaciones.

Cenefas decorativas un plus para tus ambientes

También en tus espacios exteriores

En tu terraza o en el jardín de casa las cenefas decorativas pueden cumplir un gran papel en suelos, tabiques exteriores, patios, e incluso mobiliario, como la mesa de un comedor de verano. Hay modelos que son aptos para dentro y fuera de casa y por tanto puedes usarlos indistintamente. Para que soporten bien estar expuestos a la intemperie, deberán tener unas características técnicas específicas: que sean antideslizantes, antihielo y en definitiva una cerámica altamente resistente. Piezas con cantos rodados, de imitación a las hidráúlicas de toda la vida, con acabados más rústicos, motivos mitológicos, etc. Encuentra tu estilo y añade a tus exteriores un toque más personal.