Cocinas pequeñas con barra

¿Crees que tu cocina es demasiado pequeña para poner una barra? ¡Todo lo contrario! Ya sea alargada, con forma de L , de U o compartida con otra estancia hay una barra para tu cocina –y sin perder nada de espacio–. 

Seguro que, cuando te levantas por las mañanas, no te sobra ni un minuto y eres de los que desayuna de pie. ¡Pues no hay nada menos recomendable! El desayuno es la comida más importante del día y hay que darle el tiempo que se merece. Por eso una barra en la cocina puede ser la solución para que tengas dónde sentarte tranquilamente mientras disfrutas de una tostada y un café. El desayuno, ¡mejor con calma!

Cocinas pequeñas con barra

Las barras de cocina son un extra muy útil tanto para desayunar, comer o cenar como para disponer de una superficie más en la que preparar los alimentos. Y las cocinas pequeñas no están reñidas con esta gran idea para que aproveches el espacio al máximo y, además, consigas un plus en comodidad. Tanto si tu cocina te permite colocar una pequeña mesa con un par de sillas como si no, plantéate antes poner una barra de cocina: son cómodas, ocupan muchísimo menos espacio y aportan un original toque de modernidad. 

Si hay una pared despejada en tu cocina en forma de L, ¡úsala! Elige un tablero de un buen grosor –también puedes escoger un estante que te guste o con el mismo acabado que tu cocina–. Asegúrate de elegir unas escuadras o soportes que aguanten bien el peso, así como el tipo de anclaje que necesites para la pared. Ante todo, la seguridad. ¡Ya tienes barra de cocina! Y lo mejor es que no ocupa mucho espacio y cumple perfectamente con su función para poder comer en la cocina.

Cocinas pequeñas con barra

Colocar la barra de la cocina bajo una ventana es también una alternativa ideal para aprovechar cada milímetro de tu cocina pequeña. Incluso, si andas muy falto de espacio, puedes plantearte colocar una barra plegable. Ábrela cuando la vayáis a utilizar y, cuando terminéis, vuelve a plegarla. ¡Cómoda, discreta y con un extra de funcionalidad!

Cocinas pequeñas con barra

Si tu cocina tiene forma de U, puedes aprovechar uno de los laterales y “alargar” la encimera –sostenida por una pata–. Con esta solución, conseguirás sensación de continuidad en la zona de trabajo, gracias a que luce un mismo acabado, y un efecto óptico muy atractivo. ¿Y lo mejor? Que puedes aprovechar el espacio de debajo de la barra para colocar las banquetas, por ejemplo.

Cocinas pequeñas con barra

Cuando la cocina y el salón –o el comedor– comparten estancia, una barra de cocina servirá no solo como superficie para comer, sino que también cumplirá una función de separador de ambientes. En estos espacios compartidos, es habitual sacrificar espacio de cocina a favor de la zona de estar. Por eso, colocar los taburetes “fuera de la cocina” acentuará su función para diferenciar los espacios y no ocuparán sitio. 

Cocinas pequeñas con barra

¡Las mini cocinas también tienen la posibilidad de presumir de barra! Si es muy muy pequeña, eliminar la pared –si la cocina ya está abierta, mejor– y convertirla en una barra americana es la mejor opción para sacarle al espacio todo el provecho. ¡Ya no estarás solo en la cocina cuando tengas invitados! Con una barra americana con un par de taburetes, podrás estar cocinando mientras disfrutáis de una amena conversación. Eso sí, ahora, ¡todos juntos! 

Cocinas pequeñas con barra

Las cocinas alargadas también tienen lugar para una cómoda barra de desayuno. Colócala a una altura algo superior a la del resto de muebles y de la encimera. Después elige unos taburetes que puedas guardar debajo para que no te molesten y que aporten un toque chic y decorativo. ¡Parecerá la barra de un bar y disfrutarás de unos desayunos y cenas muchos más cómodas! 

Si eres un manitas y te gusta el bricolaje, ¡no lo dudes y haz tu propia barra de cocina! Tan solo necesitas un tablero de madera y unas patas resistentes del mismo estilo que el resto de tu cocina. Si quieres que tenga un estilo rústico, elige madera maciza y unas patas con un diseño original y en negro. Hay modelos de patas plegables para que coloques tu barra a la altura que mejor se ajuste a lo que necesitas. Las puedes poner a unos 70 cm del suelo, como las mesas de comedor normales, o más altas, a modo de barra.

Cocinas pequeñas con barra