Cómo decorar con colores neutros sin morir de aburrimiento 

¿Recuerdas los mil colores que decoraban las casas en los años 80? La combinación de amarillo y azul, el omnipresente salmón… Eran tonos de tendencia que ahora quedan lejos. En los 90 pasamos al minimalismo total del blanco con matices de negro y gris, y ahora (por fin) parece que las casas han encontrado el equilibrio gracias a los tonos neutros. Son tendencia y han llegado para quedarse, pero seamos sinceros: pueden ser algo aburridos. Dar vida a la decoración de tu casa está en tu mano, a través de ideas ingeniosas y toques maestros que les devolverán todo su esplendor. 

Protagonismo estelar para una pared. Elige tu favorita y hazla destacar

Una casa luminosa, alegre y clara suele tener siempre un denominador común: la presencia del blanco en paredes y techos. Este color (más bien no-color) lleva décadas siendo el rey indiscutible de los tonos neutros, pero por sí solo puede llegar a crear espacios de esos que “no dicen nada”. No renuncies a tu pasión por el blanco: llévalo a todos los rincones del salón o del dormitorio… Menos a uno. Seguro que hay una pared que tiene todo el protagonismo y se merece que la vistas para deslumbrar. ¿Cómo? Con ese color que estás deseando incluir, pero no te atreves porque crees que es demasiado estridente.

Pasión por los colores neutros

De eso, nada: rojo caldero, púrpura, azul petróleo, amarillo mostaza, verde esmeralda… Son colores maravillosos y más lo serán rodeados de paredes blancas. ¡No te cansarás de mirar tu pared favorita al tiempo que el blanco de alrededor gana puntos!

Pasión por los colores neutros

Levantar la vista al cielo es un acto relajante que descansa la mente y eleva el espíritu. Dentro de casa, cuando miras arriba te encuentras… un techo blanco. Y paredes blancas. Pues atrévete a darle color al techo y más si se separa mucho del suelo. Prueba el efecto en pasillos y salones luminosos, te convencerá.

El secreto está en la mezclan. ¡Mix de texturas y materiales! 

Si adoras los colores neutros y no quieres más intensidad cromática en tu casa, adéntrate en el mundo de las texturas y los materiales. ¿Cómo? Revestimientos, mobiliario, accesorios y textiles. Madera, ladrillo, piedra, cerámica… Todos aportan matices que enriquecen con sus texturas y colores. Anima ese salón blanco o ese dormitorio gris con un mural de ladrillo envejecido, un friso de madera lavada o un gran panel de pizarra. Combina acabados en los muebles y textiles de colores y tejidos variados.

Pasión por los colores neutros

Más opciones: frisos de tablas machihembradas, revestimientos vinílicos e incluso piedra natural autoadhesiva. Tienes a tu disposición todo un mundo de posibilidades en materiales y texturas, detalles llenos de carisma que convertirán tus paredes en sensuales lienzos.

Paredes neutras para salpicar de elementos 

Fotos, dibujos, cartas, un “te quiero, mami” que te escribió tu hijo pequeño con sus primeras letras… Son recuerdos llenos de vida, testigos de momentos especiales. ¿No crees que es una pena tenerlos guardados en el fondo del armario? Hazte un café, siéntate sobre tu alfombra favorita y saca la “caja de los secretos”. Poco a poco, ve colocándolos en marcos discretos de madera, metal o resina (mejor, finitos y de colores neutros). Busca una pared especial, blanca, y cuélgalos formando una composición bonita. Una pared en un color neutro es perfecta para salpicarla de… ¡lo que imagines!

Pasión por los colores neutros

También puedes añadir un detalle original enmarcando un trozo de tela, un recorte de papel pintado, ¡o incluso ese tapete de ganchillo que hizo tu abuela para el brazo del sofá! Esta maravillosa composición llenará de vida cualquier ambiente.

Brillos y reflejos… ¡Apuesta por el metal y el cristal! 

La superficie pulida y brillante del latón, la textura aristocrática del bronce envejecido, la vibrante transparencia de un globo de cristal… Durante años, los brillos del metal y los destellos del vidrio quedaron desterrados de la decoración en favor de los acabados mates y las texturas naturales. Pero el paso de los años ha actuado con sabiduría, mezclando las cualidades de ambas opciones y dejándote jugar con sus fantásticos efectos. Alegrarás un espacio decorado en tonos arena, grises y blancos, añadiendo lámparas de metal cromado, espejos enmarcados con molduras de pan de oro, pantallas de cobre y superficies de cristal. 

Pasión por los colores neutros

Los objetos encontrados en rastros y mercadillos tienen un alma muy especial y se convierten automáticamente en focos de atención en las habitaciones. Busca una camarera de latón de los años 80, una mesita de bronce y cristal o un espejo tipo sol, y utilízalos para llevar a tu casa ese toque de metal y brillo sin renunciar a la personalidad. Ten cuidado porque cuando encuentras esa pieza que te enamora, automáticamente te vuelves adicto al vintage

Chapa y pintura para tu pieza favorita y más vida al neutro 

Seguro que tienes en casa algún mueble, accesorio o pieza muy especial que te resistes a tirar porque guarda dentro parte de ti. Ese aparador oscuro heredado de padres o abuelos, la mesita en la que hacías los deberes, aquella mesa de comedor donde la familia se reunía en Nochevieja… Durante años, la pasión por lo nuevo hizo que muebles maravillosos con mil posibilidades acabasen en los contenedores de basura. Afortunadamente, las cosas han cambiado y la decoración de hoy venera el alma de las piezas con carisma.

Una mano de pintura de color, unos tiradores nuevos, unas ruedas para hacerlo más actual o un poco de papel pintado en el frente de los cajones convertirán ese mueble que no sabías dónde poner en la pieza más admirada de tu salón o tu comedor. Renovado, lucirá orgulloso su nuevo look; mientras tanto, en su interior seguirá guardando tus recuerdos más entrañables.

Pasión por los colores neutros

Y lo mejor de todo, puedes convertir tu pieza preferida en foco de atención gracias al poder del neutro de la pared. Sobre ella, su amarillo o rojo quedará impecable, casi lo enmarcará, sin miedo a convertir la pared en un estridente juego de colores.