Una casa a tu medida. Toques de ingenio que harán que parezca más grande

La mente necesita espacios amplios para relajarse, para soñar. A veces no dejamos volar a la imaginación lo suficiente y quizá sea posible lo que descartas en tu cabeza. Aunque tu casa sea pequeña no renuncies a mirar más allá. Puedes hacer que parezca mucho más grande gracias a unos aliados que pondrán todo su potencial a tu servicio: el color, el estilo y el ingenio.

Todo es según el color… ¡También el tamaño de tu casa!

Día sí, día también, los colores que nos rodean ejercen una influencia casi mágica en nosotros. Pueden alterar estados de ánimo, transformar los ambientes, hacernos viajar en el espacio y el tiempo… Su poder es tal, que también pueden regalarnos espacio vital; si no físico, sí visual. Una paleta de colores en armonía, elegantes y sutiles, es clave para lograr que los salones, dormitorios y entradas parezcan más amplios e invitadores. Abusa del blanco en paredes y techos. Neutros, arenas y grises suaves son perfectos. Los tonos suaves y luminosos multiplican los metros.

Una casa a tu medida

Amarillo limón, verde pistacho, rosa fresa o chicle, turquesa tropical. Las notas de color están permitidas pero dosificadas. Haz que predomine el blanco. Y es importante la intensidad de los colores, los tonos empolvados y suaves dan como resultado espacios más amplios que los vibrantes o intensos.

Patilargos, elegantes y discretos. Muebles que se elevan y te elevan 

Míralos, tócalos, siente cómo ocupan el espacio. Tus muebles no son solo meros objetos funcionales que utilizas para sentarte, comer o guardar cosas. Son compañeros del día a día que pueden, y deben, aportar belleza y equilibrio a los ambientes. Un estilo de líneas rectas, formas ligeras, materiales como el cristal… detalles del mobiliario que harán que ganes espacio visualmente.

Una casa a tu medida

Descarta los muebles más pesados y opta por piezas bajas, que dejen despejadas las paredes o muebles volados, por ejemplo, que dejan el suelo también libre. Y usa complementos y accesorios para decorar pero sin saturar.

Una casa a tu medida

Una idea: una mesa de quita y pon. Los diseños abatibles son perfectos para ganar espacio cuando se necesita.

Espejo, espejito… ¿Quién es la más amplia y luminosa? 

Seguro que adoras los espejos. Todos los adoramos. Son un invento milenario que a día de hoy sigue despertando la misma fascinación que hace siglos. De artículo de lujo a utensilio cotidiano, el espejo guarda el poder de duplicar todo lo que tiene a su alrededor: es precisamente esta cualidad lo que le convierte en un objeto con reminiscencias mágicas y alquímicas. Los espejos reflejan el espacio que los rodea, creando la ilusión de que las estancias son mucho más grandes de lo que realmente son. También tienen el poder de duplicar la luz: colócalos frente a una ventana o una lámpara intensa, y verás cómo despliegan todo su potencial.

Una casa a tu medida

Un collage de espejos en la pared de un baño XS aumentará visualmente el espacio y formará un mural digno de un artista contemporáneo. Los muebles de pared con espejo te ayudan a guardar los artículos de aseo, mientras que los espejos con marcos ovalados de color blanco llevan un toque romántico y misterioso a cualquier baño. ¿Qué tal si combinas las dos opciones? Deja que sus láminas plateadas reflejen azulejos, muebles, cerámica y mullidas toallas, aumentando al mismo tiempo la luz.

Los espejos son como ventanas a otros mundos. ¡Por eso es tan buena idea unir las dos ideas! Es lo que hizo Carmen: construyó un espejo tipo ventana con el que dio un estilo muy mediterráneo a su salón y aumentó su luminosidad. Te va a encantar…

Una casa a tu medida

Une y vencerás. Dos en uno. 

La clave está en abrir, nunca en cerrar. Aunque aquí puede que sí tengamos que contemplar una obra. Abrir un vano, tirar un tabique o delimitar con fijos de cristal en lugar de con ladrillo. A no ser que ya tengas la cocina integrada en el salón, sí implicará obra. Pero si cuentas ya con espacios diáfanos y conectados no los compartimentes, Opta por una distribución que deje las zonas de paso despejadas y no pongas muebles altos que impidan que la vista se pierda de un lado a otro de la planta. 

Una casa a tu medida

¡No pongas cortinas al campo! Y que la luz te acompañe… 

Camina por tu nueva casa. Sí, esa que antes se te caía encima y ahora se abre ante ti, regalándote luz y espacio a raudales. Te encanta, pero todavía sientes que falta algo… Mira tus cortinas ¿Son gruesas y pesadas?  ¿Tal vez te impiden ver esa parcelita de jardín que cada primavera te deslumbra con unas rosas llenas de color? Puede ser el momento de retirarlas y dejar que la calle entre en la casa. 

Una casa a tu medida

No renuncies a tu intimidad. La puedes mantener con ligeros visillos blancos. 

Vuelve a mirar a tu alrededor, solo un vistazo más. Ahora sí que parece otra: más grande, más bonita, más personal. ¿A que ahora sí la sientes como tu casa?