Cómo reciclar en casa

Súmate a la economía circular para preservar los recursos naturales y disminuir la contaminación. Consume solo lo que necesitas, reutiliza todo lo que puedas y recicla siempre. Aquí te contamos cómo reciclar y cómo se traduce tu esfuerzo en beneficios para el planeta.

Cómo reciclar en casa

Cómo y por qué reciclar

En este artículo te contamos cómo reciclar los residuos en casa. Si en el día a día te surgen dudas, puedes resolverlas en el momento: entra en la web de la asociación Ecoembes. Allí te encuentras con un asistente virtual inteligente (A.I.R.-e) que te da inmediatamente la respuesta. O descárgate la app A.I.R.-e en tu móvil. Por ejemplo, escribes “bolígrafo” y el asistente contesta: “Los bolis una vez acabados al contenedor gris (basura normal). Aunque quizás tu duda es sobre el blíster que los cubre. ¿Es eso? Pregúntame y te ayudo”. Un apunte: el contenedor de los restos no reciclables de basura normal suele ser de color gris (con tapa naranja en Madrid, por ejemplo), pero varía en algunas comunidades o municipios.  

Reciclar bien merece la pena. Tu granito de arena cuenta. Y mucho. ¿Aún tienes que convencer a alguien de los beneficios medioambientales del reciclaje? Las cifras hablan por sí solas. Estas son de Ecovidrio, la asociación que gestiona el reciclado de envases de vidrio en España. Según esta entidad, gracias al vidrio depositado en los contenedores verdes, en España se ha conseguido en 2019:

  • Evitar la emisión de más de 556.000 toneladas de CO2. ¡Equivalente a 141 vueltas al mundo en avión!
  • Evitar la extracción de más de 1.150.000 toneladas de materias primas, como arenas, sosa o caliza. ¡Es el peso de 114 torres Eiffel!
  • Ahorrar más de 684.000 Mwh de energía: es el consumo energético de todos los hospitales de España durante dos meses.

Y esto es solo con el vidrio. Para muestra, un botón.

¿Un buen consejo? Antes de tirar tarros de cristal, latas de conservas, cajas de frutas o corchos, piensa en convertirlos en objetos útiles y decorativos... Recicla, disfruta... Vive. Y para organizar mejor los residuos hazte con cubos de basura y reciclaje.

Cómo reciclar plástico

Separa los envases de plástico junto con las latas, briks y otros envoltorios. Cada vez que reciclas 6 latas o briks contrarrestas las emisiones de 10 minutos de un tubo de escape.

Solo tienes que llevarlos a un contenedor amarillo. Recuerda:

  • Gran parte de los envases y envoltorios, sean de plástico u otros materiales (nunca los de vidrio), se reciclan juntos.
  • El contenedor amarillo no es para cualquier objeto hecho de plástico.

Aquí tienes algunos ejemplos prácticos de lo admite el contenedor amarillo:

  • Sí. Botellas de plástico, latas (de cerveza, de conservas…), tapas y tapones de plástico, metal y chapas, bandejas de aluminio (habituales, por ejemplo, en comidas precocinadas) y de corcho blanco, papel film y papel de aluminio, aerosoles vacíos, envases de desodorantes (de bola o barra),  bolsas de plástico, tarrinas y tapas de yogur, briks (de leche, zumo, sopa…), tubos de pasta de dientes…
  • Depende… ¿Qué pasa con los papeles plastificados de la carnicería o pescadería? Si ves que están hechos mayoritariamente de plástico, puedes depositarlos en el contenedor amarillo. Si, por el contrario, tienen más papel que plástico, su destino es el contenedor azul. Con las cápsulas de aluminio de café, consulta al fabricante si ofrece un sistema de reciclaje. Si no, al contenedor de los restos.
  • No. Moldes de silicona para cocinar, juguetes (si están en buen estado, ¡dónalos!), biberones, chupetes, utensilios de cocina… Todo esto va al contenedor de los restos porque no se puede reciclar. Tampoco las cintas (de audio o de vídeo) o cds y sus cajas… que debes llevar a un punto limpio.
Cómo reciclar en casa

¿Qué se hace con los envases reciclados? Con los envases reciclados se pueden fabricar nuevos envases, pero también otros productos. Por ejemplo, de 80 latas de refresco puede nacer una llanta de bici y con 40 botellas de plástico se puede tejer un forro polar. O con solo 17 botellas de plástico se fabrica una cortina. Descubre las cortinas recicladas y sostenibles, una colección que cuida el planeta.

Te sorprenderá la diversidad de productos para el hogar que se hacen con envases y otros materiales reciclados: muebles, textiles, tuberías… Algunos los tienes en tu tienda LEROY MERLIN.

Antes de llevar los envases al contenedor…

Como estos residuos son los más voluminosos, necesitan mucho espacio en casa. Pliégalos bien después de escurrirlos y vaciar su contenido. Para estos residuos son recomendables cubos de entre 15 y 25 l, en los que se pueda colocar la bolsa cómodamente.

Tienes varias opciones para colocar el cubo de los envases de tu cocina:  

  • Módulos extraíbles. Se fijan en el interior del mueble y se extraen como si fueran un cajón. Pueden tener uno o más compartimentos para separar la basura, por ejemplo los orgánicos y los envases. 
  • Cubos que se fijan a la puerta del mueble. Algunos llevan un sistema muy práctico que levanta la tapa cuando se abre la puerta del mueble. Hay modelos muy sencillos: una simple estructura que permite fijar la bolsa de residuos.
  • En un cubo exterior, con distintos compartimentos para depositar los distintos residuos.
Cómo reciclar en casa

Cómo reciclar papel

Antes de tirar papel, piensa si puedes reutilizarlo tú mismo. Los folios que están usados por una sola cara o los papeles de regalo te pueden servir. Y con cartones se pueden hacer manualidades y juegos ingeniosos. Cuando ya no sea posible utilizarlos, recuerda que el papel y el cartón van al contenedor azul. Así se pueden reciclar: por ejemplo, con 8 cajas de cereales se puede fabricar un libro.

¿Qué va y que no va en el contenedor azul?

  • Sí. Papeles periódicos, papeles de envolver, cajas de huevos y cajas de zapatos y alimentos.
  • No. Los envases briks van al contenedor amarillo porque está compuesto por tres materiales: cartón, plástico y aluminio. Las servilletas usadas van con los residuos orgánicos si en tu municipio hay contenedores marrones. Si no, al cubo de los restos. Esto es porque pueden tener restos de aceite que entorpece el reciclado del papel. Y, por supuesto, no tires en este contenedor los pañales: no son reciclables y van en el contendor de los restos.

¿Qué se hace con el papel y el cartón de los contenedores?  Se llevan a las plantas de recuperación donde se limpian, clasifican y prensan. Las fábricas de papel transforman este material en nuevas bobinas de papel.

Cómo reciclar en casa

Antes de llevar los residuos al contenedor…

Comprime al máximo las cajas de cartón para ahorrar espacio, tanto en casa como en el contenedor. Puedes hacerte con un cubo compartimentado para facilitar el reciclaje. Los hay de distintos tamaños, incluso para poner dentro del mueble de la cocina.

También puedes colocar una caja en un lugar que no utilices mucho, como en la despensa o la terraza, e ir depositando ahí los papeles para reciclar.

Cómo reciclar en casa

Cómo reciclar vidrio

Plantéate primero dar a los envases de vidrio una segunda oportunidad. Existen un montón de usos creativos y decorativos: lámparas, especieros, macetas, adornos… Si ya has descartado este punto, lleva los envases de vidrio al contenedor verde. Con ese simple gesto puedes hacer mucho por el planeta. Por ejemplo, reciclando 10 botellas de vidrio evitas que se emitan a la atmósfera emisiones contaminantes equivalentes a 15 km de trayecto en coche o 42 km en motocicleta. Si lo miras desde el ahorro de energía es la que usarías para cargar tu móvil 300 veces.

Pero, ¿qué puedes exactamente depositar en el contenedor verde? Solo los envases de vidrio. Lo demás, no. Así de simple:

  •  Sí. Tarros, frascos, botellas y botellines de vidrio. Quita antes las tapas o tapones: van al contenedor amarillo.
  • No. Vasos o copas de cristal. ¿Por qué? Porque la composición del vidrio es diferente a la del cristal y perjudicaría el proceso de reciclaje. Tampoco la vajilla de cerámica, objetos de porcelana o barro. Todo esto va al contenedor de los restos. Y los objetos más grandes, como espejos, ventanas o vitrocerámicas, a un punto limpio. ¿Las bombillas? ¡Nunca! Solo las antiguas de filamentos se depositan en el contenedor de los restos. Las demás, hay que llevarlas a un punto limpio o a un contenedor especial. Los hay en ferreterías, supermercados, grandes superficies…  Encuentra el más cercano a tu casa en la web de la asociación Ambilamp. O cuando vengas a tu tienda LEROY MERLIN, deposítalas en sus contenedores.  
Cómo reciclar en casa

¿Qué se hace con los envases de vidrio reciclado? Una vez limpios, los envases se trituran hasta obtener un polvo grueso (calcín). Se somete a altas temperaturas y se funde junto a arena, hidróxido de sodio y caliza. Este material se utiliza como materia prima para fabricar nuevos envases con la misma calidad y propiedades que los originales. ¡El vidrio puede reciclarse infinitas veces y no pierde ninguna de sus propiedades!

Antes de llevar el vidrio al contenedor…

Los frascos y botellas de vidrio son el residuo que más cuesta almacenar, por su volumen y porque pueden romperse. Si consumes muchos productos en recipientes de vidrio, lo mejor es que cuentes con un cubo específico para depositar estos residuos.

Cómo reciclar en casa

Cómo reciclar pilas

Las pilas son muy contaminantes. Llévalas a un punto limpio o busca un pequeño contenedor específico cerca de tu casa. Nunca las tires a la basura. Muchos comercios o instituciones tienen recolectores de pilas. Seguro que encuentras más de uno cerca de tu casa. Es muy fácil: en la web de la Fundación Ecopilas hay un buscador. Escribes tu dirección y te indica el punto de recolección más cercano.

O cuando visites tu tienda LEROY MERLIN, aprovecha y deposítalas en los contenedores de pilas y baterías cerca de la entrada.

Todas las pilas de estos contenedores se llevan a las plantas de reciclaje: allí se clasifican por tipos para darles el tratamiento específico.  

¿Por qué es tan importante reciclar las pilas?

  • Separándolas de la basura se evita que se derramen sus compuestos (níquel, cadmio o mercurio) que contaminan el medio ambiente.
  • Reutilizando sus componentes, se disminuye la extracción de recursos naturales escasos en la naturaleza, como el hierro, zinc, cobalto o níquel.
Cómo reciclar en casa

¿Y los residuos orgánicos?

Muchos ayuntamientos han habilitado contenedores marrones para el reciclaje de estos residuos orgánicos. Después se convierten en compost y pueden ser utilizados de nuevo como abono o enmienda orgánica para cultivos y jardines. O, incluso, para generar energía.

¿Y si fabricas tu propio compost? Es muy fácil si cuentas con un compostador. Así tendrás abono de calidad y completamente ecológico a partir de los residuos orgánicos de casa.

¿Qué va y que no va en el contenedor marrón?

  • Sí. Peladuras de frutas y verduras, sobras de comida, desperdicios de pescado, huesos y restos de carne, servilletas o manteles de papel con restos de materia orgánica, restos de café, tapones de corcho natural, palillos, bolsitas de infusiones, restos de poda pequeña, flores…
  • No. Arena y excrementos de mascotas, pelos, polvo de barrer, colillas de cigarrillos, chicles, toallitas húmedas, objetos de cerámica, pañales… Todo esto va al contenedor de los restos no reciclables.
Cómo reciclar en casa

Antes de llevar la basura orgánica al contenedor…

Alrededor de un 35% de la basura que se produce en los hogares es orgánica. Una opción muy práctica es tener un cubo encastrado en la encimera, junto a la zona de preparación de alimentos. Estos cubos suelen tener una capacidad de unos 10 litros.

Si no puedes colocar un cubo encastrado en tu encimera, utiliza un recipiente más pequeño para desechar los residuos orgánicos mientras estás cocinando. Al terminar, deposítalos en el cubo de basura. No tiene que ser muy grande, ya que lo recomendable es tirar los restos orgánicos en el contenedor todos los días. Así evitas malos olores.

¿Qué hago con el resto de residuos?

Con la implementación de contenedores marrones para residuos orgánicos en muchos municipios, necesitarás un nuevo cubo para lo que se denomina “resto”. Ubícalo junto con los demás recipientes que tienes para el resto de residuos y vacíalo frecuentemente para evitar olores. Estos residuos son todos aquellos que no encajan en ninguno de los anteriores: polvo de barrer, arena de mascotas, compresas, pañales, colillas, cerámica, etc. Es decir, lo que no se puede reciclar.

¿Qué hacer con el aceite de cocina usado? Almacénalo en una botella de plástico que vayas a tirar. Y, si has descartado hacer tu propio jabón, lleva la botella llena a un punto limpio. Es posible que tengas un pequeño contenedor específico para aceite de cocina usado no muy lejos de tu casa.

Cómo reciclar en casa

LEROY MERLIN te ayuda a reciclar

Aprovecha tu visita a la tienda para llevar algunos elementos de reciclaje. Cerca de la entrada te encuentras multicontenedores para: pilas y baterías de portátiles, pequeños electrodomésticos y aparatos electrónicos (como teléfonos o batidoras), y bombillas de bajo consumo, tubos fluorescentes y leds.

Cómo reciclar en casa