¿Miedo al color? Ideas para pintar con color solo zonas concretas

Es cierto, a veces utilizar el color en decoración da respeto. Nos entran dudas y no nos atrevemos a pintar todas las paredes de un mismo tono, ¡aunque nos encante! La solución es usar ese color tan apetecible en zonas concretas de una habitación y no en todas las paredes. De esta manera conseguirás juegos visuales muy atractivos, resaltar un área o delimitar ambientes. Te damos ideas para jugar con el color y perderle el miedo. Seguro que después, quieres más.

Una franja de color para delimitar espacios

Entre los tonos neutros de este espacio destaca una intensa franja en naranja que sirve para delimitar la cocina y el salón. Es como si el color tiñese todo lo que encuentra a su paso. Un punto focal de atención que sirve además de barrera entre ambientes, pero solo visual, sin restar espacio. El suelo, el techo, la pared y hasta la propia barra de desayunos, que marca la transición, se colorean en naranja. Una opción muy apropiada cuando las habitaciones son diáfanas y varios ambientes comparten los metros.

Crea focos de atención con pintura

Detalles sutiles que aportan dinamismo

Quizá es justo lo que necesita tu casa: poner algo de dinamismo, que no se vea tan parecida una habitación a otra con el mismo color en las paredes. Juega con el tono que prefieras en pequeñas dosis y marca los vanos entre habitaciones, el filo o la contrahuella de los escalones de una escalera, enmarca los interruptores de la luz o un cuadro en la pared… Solo tendrás que incorporar algún detalle del mismo tono a la decoración (una mesita auxiliar, un cojín o una lámpara) y se verá todo equilibrado ¡y tan alegre!

Abre puertas al color

¿Qué te parece esta idea? Es perfecta si además no acabas de sentirte a gusto con tus puertas. Una mano de pintura o laca para las puertas de la casa y alegrarás toda la estancia. Puedes escoger el mismo color para ambas caras de la puerta o jugar con dos tonos, según los colores que hayas elegido en cada habitación. Por ejemplo: amarillo por un lado y azul por el contrario.

Crea focos de atención con pintura

Efectos ópticos muy divertidos 

Y si dejamos volar la imaginación cromática… Con el color se pueden conseguir divertidos efectos visuales. Y sino mira esta idea. ¡Rompe con la simetría y crea movimiento! Solo tienes que dibujar la puerta con color fuera de su lugar real. Deja que las estanterías la acompañen y parecerá que la ráfaga de viento imaginaria que entra por la ventana lo mueve todo.

Crea focos de atención con pintura

Una cocina mini y, aún así, con color

Precisamente el color es una opción muy recurrente en decoración cuando los ambientes se integran o se comunican. La ausencia de puertas concede amplitud pero en ocasiones se hace necesario marcar los límites de los ambientes. Es ahí donde el color aparece. Mira esta idea: se mantienen los tonos claros en las paredes de la cocina, un espacio mini que así gana amplitud y luminosidad, pero se añade color a modo de marco en los tabiques que delimitan su espacio. 

Crea focos de atención con pintura

Color en un juego geométrico 

Casi a modo de sombras que se proyectan, pero cada una con su color. Juega con los tonos que más te gustan y atrévete con esta idea. Quédate con tres colores. Aquí, es el color el que delimita la zona de estar y el comedor, pero integra ambas a través de los tonos y cómo se combinan: el techo del salón se colorea como el suelo del comedor, coordinados con la pared del pasillo. Y el azul predominante en el salón se proyecta incluso en un detalle del aparador.

Crea focos de atención con pintura

Brocha, cuatro botes de pintura y cinta de pintor para marcar el dibujo. En unas horas tendrás una pared decorada a tu gusto con mucho color. Esta solución es perfecta para convertir un frente en protagonista. Acaparará todas las miradas. La pared del cabecero, la del comedor, la principal del salón, la del office en la cocina… ¿Con cuál te quedas? El resto de las paredes, encajarán en un tono suave.

Crea focos de atención con pintura

Un bloque de color que aporta profundidad a la habitación

Según cómo apliques el color conseguirás diferentes efectos. Se trata de jugar con la perspectiva y el efecto visual que produce. Puedes pintar solo la pared de la puerta o una parte y la puerta o prolongar unos centímetros el color a la pared contigua y al techo y al suelo, como ves aquí. Conseguirás más profundidad en la habitación solo con pintar dos triángulos del mismo color en el techo y en el suelo, como te proponemos en esta imagen.

Crea focos de atención con pintura

Convertir en especial un rincón funcional

Siempre hay rincones que se pueden aprovechar en casa para ganar espacio y crear, por ejemplo, una librería entre columnas, un office junto al frigorífico o una zona de trabajo debajo del hueco de la escalera. Son espacios reducidos y prácticos que convierten en algo especial con color. Pinta la trasera de la librería, la mesa y las sillas del office o la pared del estudio y las baldas del interior. De esta manera marcas el espacio, le concedes protagonismo y lo decoras.

Crea focos de atención con pintura

Juego de color para alargar o acortar

 

Con brocha y pintura es posible disimular aquellos aspectos que menos te gusten de un espacio. Si tienes un pasillo muy largo, pinta una de las paredes más estrechas o las dos de un tono intenso y acortarás visualmente su tamaño. Si el techo es alto, también puedes pintarlo de color para acortar la distancia con el suelo y que así resulte más acogedor el espacio. El toque de color en el recibidor personaliza y es un ambiente perfecto para perder el miedo al color. Piensa que es la tarjeta de presentación para las visitas, así que ¡sorpréndelas!

Crea focos de atención con pintura

Todo coordinado

Color en suelos, paredes, mobiliario y textiles. Puedes empezar por darle color al suelo y a las paredes. Es un buen recurso para actualizar la imagen. Después, cuando tomes carrerilla seguro que te animas con muebles, cortinas y cojines en los tonos más vibrantes que encuentres.

Apuesta por una pared 

Escoge solo un frente, el más largo, el más luminoso, el que se vea más desde la puerta de entrada… y hazle protagonista con color. Pinta la pared y coloca elementos deco del mismo tono o cortinas, como aquí se ha hecho con el estor. ¿Te has fijado en el juego de este ambiente? El techo se decora a rayas en las mismas tonalidades.

Crea focos de atención con pintura