Cuelga tus prendas en ramas

¿Y si volvieras a dar vida a unas humildes ramas de árbol? Imprime un estilo totalmente natural a tu recibidor o salón colgando en la pared unas pequeñas ramas que harán las funciones de perchero. Solo tienes que cortar la madera con una caladora, darle la forma que más te guste y pelar la corteza ayudándote de un cúter. Remata el trabajo, fijando las ramas a la pared con unas simples argollas. ¿A que no se te había ocurrido hacer un perchero tan económico y resultón?