Cuida tu jardín durante el otoño: 10 consejos para mantenerlo

El otoño es la época del año en la que las plantas y los árboles se preparan para el invierno. Las hojas se secan y caen, el huerto cambia... Es una estación llena de belleza, pero también necesita trabajo si quieres que tu jardín luzca en todo su esplendor la próxima primavera. Desde el compostaje hasta la poda, pasando por los trasplantes y las medidas de protección frente a las próximas heladas, son muchas las tareas que puedes realizar. Nosotros, por nuestra parte, te damos 10 consejos para a que no te olvides de nada. ¡Prepara tus útiles de jardinería!

1. De hojas secas a alimento para tus plantas

La caída de las hojas es probablemente la imagen típica del otoño. Pero esta imagen tan atractiva no es nada buena para nuestro jardín... ¿O sí? En cuanto empiecen a amontonarse, recógelas para evitar que absorban la humedad. Pueden terminar haciendo que el césped y el resto de las plantas se pudran. Hazte con un soplador-aspirador y todo será mucho más sencillo: las tendrás recogidas en un santiamén.

Cuida tu jardín durante el otoño

Y ahora, ¡no las tires! Esparcidas por la hierba, las hojas no son buenas; pero en forma de compost son estupendas. Las hojas, los restos de la poda y las ramas son una fantástica fuente de materia orgánica, perfecta para crear compost: un compuesto de carbono equilibrado con nitrógeno. El compost es uno de los mejores abonos que hay, es gratis y es ecológico. Si utilizas una compostadora, será mucho más fácil y rápido tener tu propio abono ecológico para el jardín.

Cuida tu jardín durante el otoño

 

2. Poda árboles y arbustos, ¡y dales forma!

El otoño es también el momento para podar tus arbustos. Sobre todo, hay que prestar especial atención a las ramas dañadas y desviadas de los setos y árboles de hoja perenne. ¿Se han empezado a poner amarillas? Esa es la señal de que la planta se llena de vida; es el momento de aligerarla, eliminando las hojas o ramas periféricas.

Cuida tu jardín durante el otoño

Llegado el mes de noviembre, nos dedicaremos a podar las ramas torcidas o con malformaciones de los frutales, los caducifolios (ya desnudos) y los rosales trepadores. No olvides revisar las sujeciones de estos y de cualquier otro arbusto trepador. Evitarás que el viento y la lluvia los derriben, sobre todo si los agarres se han deteriorado con el sol del verano. Pero cuando vayas a cortar las ramas, cuidado no es cuestión de cortarlas todas. A veces ni siquiera es necesario podar los arbustos para que crezcan bien. Hazlo en función de lo que quieras conseguir: darle profundidad, aumentar su potencial de floración o aligerarlo. De hecho, lo mejor es intentar conservar todo el follaje posible para mantener su frondosidad.

Cuida tu jardín durante el otoño

Lo que sí tendrás que hacer es eliminar las flores viejas y secas todos los días; sobre todo de rosales y dalias. Es la mejor manera de conseguir que nazcan nuevas flores de forma constante. Una vez finalizada, recuerda que los restos de la poda acumulan humedad y pueden causar pudrición, parásitos, hongos... No esperes al día siguiente para recogerlos. Si los dejas en el suelo del jardín, el césped y el resto de las plantas corren el riesgo de ser atacados por enfermedades o plagas. No olvides que las ramas y las hojas son estupendas para el compost, ya que favorecen la aireación y la fermentación.

Cuida tu jardín durante el otoño

Retirar los frutos de los árboles decorativos jóvenes (olivos, granados, cítricos...) es fundamental en esta época del año. Los frutos consumen gran parte de la energía de las plantas, que destinan a ellos sus nurtientes. Si los quitas a tiempo, el árbol conservará esos nutrientes para sí mismo; le vendrán genial favorecer su crecimiento, de cara al año siguiente. 

Cuida tu jardín durante el otoño

Por  último, no mires solo hacia las ramas de los árboles. Nuestro césped y nuestros parterres también necesitan atención. Sobre todo, asegúrate de eliminar todas las plantas no procedentes (un nombre más adecuado que "malas hierbas") para que no les quiten nutrientes, agua y sol a las especies del jardín. Si las retiras, conseguirás un efecto mucho más estético y decorativo. Elimina todas las que puedas intentando arrancarlas de raíz; y para las que no te sea posible, existen productos y herramientas manuales que facilitan su erradicación.

Cuida tu jardín durante el otoño

3. Trasplanta y abona para que pasen un buen invierno

El otoño no solo es tiempo de poda o recogida. En esta época del año las plantas empiezan a ralentizar la circulación de la savia; esto hace que sea el mejor momento para trasplantar. Anímate a cambiar de lugar a todas aquellas especies que hayan crecido de forma espontánea, aquellas que hayan crecido mucho en su maceta y necesiten ser traspasadas al suelo, o las que no estén en el lugar adecuado. ¡Cuidado! No arranques las raíces de la tierra, ni las limpies. Es mucho mejor que conserven el cepellón. Para saber si lo estás haciendo bien, calcula que el volumen de este debe ser similar al de la mitad de la copa o las ramas.

Cuida tu jardín durante el otoño

El otoño y el invierno son estaciones en las que los nutirentes escasean. La lluvia los arrastra, el suelo se endurece... Por eso, no dudes en abonar las plantas para prevenir estas carencias. A diferencia de los abonos destinados a favorecer el crecimiento y la floración, en este caso los compuestos deben tener menos nitrógeno y más potasio. Pero como cada especie es un mundo, estos consejos te ayudarán con las diferentes plantas de tu jardín:

  • Todavía es buen momento para abonar los cítricos, tanto naranjos como limoneros. Usa un abono específico.
  • Es preciso limpiar los geranios y quitarles las hojas y tallos que se vayan secando Abónalos.ligeramente.
  • Si tienes alcorques o zonas con plantas tapizantes, acláralas y quita las partes secas. Después, abónalas.
  • Trata las acidófilas (hortensias, camelias, etc.) con sulfatos o quelatos de hierro, y riega abundantemente. También se puede añadir un sustrato ácido para reforzarlas.
  • Las plantas en macetas o jardineras, abónalas con fertilizantes líquidos. Riégalas mucho para reforzarlas.
Cuida tu jardín durante el otoño

4. Un césped siempre verde y sano

El verano y sus altas temperaturas no son precisamente buenos para el césped. Por eso, es en otoño cuando hay que dedicarle mimos y cuidados, que le ayudarán a reponerse y a mantenerse bonito durante los meses más fríos. Recuerda que las hojas secas que caen estos días no solo lo afean, sino que pueden estropearse y generar plagas o pudrición en las finas briznas de hierba. Recógelas y úsalas para el compost.

Cuida tu jardín durante el otoño

Esta estación es también un buen momento para escarificar el césped (cavar pequeños agujeros para oxigenar la tierra), resembrar áreas despobladas donde hayan surgido calvas y mezclar la tierra con un poco de mantillo (sin excederse). En septiembre, no dudes en abonarlo con fertilizantes de liberación lenta: estos productos aportan nutrientes de manera uniforme durante 2 o 3 meses. Si añades un poco de  fertilizante potásico en octubre, ya no tendrás que volver a abonar hasta febrero.

Cuida tu jardín durante el otoño

¿Qué hacemos con el riego? Como es lógico, el descenso de temperaturas hace necesario reducir la frecuencia. Sin embargo, no dejes de regar: sigue haciéndolo de forma ligera para combatir la escarcha. Después de regar, evita pisotear pisoteo del césped mojado. Y mientras lo haces, permanece atento para evitar que se formen charcos permanentes que favorezcan la proliferación de musgo y líquenes.

Cuida tu jardín durante el otoño

¡Aún hay más! El otoño es la mejor estación para segar el césped; concretamente entre mediados y finales de octubre, que es cuando las temperaturas bajan y las noches son más frías. En ese momento, el césped entrará en estado de hibernación y su crecimiento se detendrá.. Es mejor no cortarlo por debajo de 5 cm para permitir que reciba bien la luz del día. Una vez cortado, recógelo lo antes posible para evitar problemas de pudrición y enfermedades causadas por los hongos.

Cuida tu jardín durante el otoño

5. Toma precauciones, ¡y que venga el frío!

La escarcha y las bajas temperaturas son enemigas de tus plantas. Protegerlas antes de que lleguen los días y las noches más fríos te ahorrará trabajo y preocupaciones. ¿Qué puedes hacer? Muy sencillo: cambiar las plantasde lugar y proteger las copas y las raíces. Empieza trasladando las macetas: llévalas junto a una fachada que esté orientada al sur. Estarán protegidas de las corrientes y recibirán la mayor cantidad de luz solar. Las más delicadas estarán mejor en la terraza, bien protegidas, o incluso en una habitación con buena ventilación. 

Cuida tu jardín durante el otoño

Velos de protección y acolchados. Envuelve las plantas más delicadas con una tela o velo y protege la tierra con un mantillo espeso, corteza de árbol o montículos de tierra. Cuando acolches las raíces, ten cuidado de no tapar el cuello de la planta: el exceso de humedad podría favorecer la aparición de hongos.

Cuida tu jardín durante el otoño

Protege los rosales. ¡Seguro que son tus favoritos! Se merecen una buena protección para pasar el invierno. Tendrás que acollar el arbusto, es decir, cubrir bien con tierra el pie del rosal. También hay que proteger la tierra que los rodea para evitar las heladas: cúbrela con paja, corteza, estiércol o compost. No retires la capa protectora hasta que estés seguro de que la época de las heladas ha quedado atrás.. Para estar bien seguro, espera hasta abril o mayo.

Cuida tu jardín durante el otoño

Cuidados del huerto. La tierra del huerto también está expuesta a heladas. Si no quieres perder tu cosecha invernal, acólchala con una capa de protección de al menos 10 cm de grosor. Y no olvides proteger tus cultivos y planteles de las bajas temperaturas con invernaderospor lo menos, hasta que llegue la época de recolección. No lo dues: son tus mejores aliados.

Cuida tu jardín durante el otoño

Los bulbos de verano (azucenas, agapantos, gladiolos, nardos...) han pasado ya su época de esplendor. Pero seguro que todavía tienen muchas flores "guardadas" para alegrar tu jardín en los próximos veranos. Para protegerlos y garantizar que conservan todos los nutrientes, desentiérralos y guárdalos en una caja bien ventilada, en un lugar oscuro (el sótano, el garaje o un armario ventilado en la terraza).

Cuida tu jardín durante el otoño

¡Ojo con las plagas! Al abrigo de la humedad ambiental y las temperaturas suaves, las plagas, enfermedades y hongos como el oídio (blanquilla o mal blanco) encuentran un "terreno abonado" para proliferar... y nunca mejor dicho. También debes tener precaución con el mildiu (muy típico en los rosales) y la mancha negra (manchas de color oscuro). Puedes prevenur su ataque, por ejemplo, aplicando aceite mineral sobre el tronco y las ramas de los árboles. ¿Ya es tarde? Cuídalos y trátalos con  un un producto a base de azufre. 

Cuida tu jardín durante el otoño

El momento de entutorar algunas plantas ha llegado. Si quieres que crezcan erguidas, orientadas a la luz y que soporten el peso de los frutos cuando crezcan, coloca tutores y guías. Ayudarán a los tallos más delicados a soportar las inclemencias de las estaciones frías y lluviosas.

Cuida tu jardín durante el otoño

6. Un "hotel" para tus mejores aliados

En la lucha contra las plagas, los insectos serán tus aliados a la hora de controlar a los enemigos de tu jardín. Es la manera más ecológica para proteger a los frutales, el huerto y las jardineras del ataque de estos indeseados visitantes. Gracias a su colaboración, podrás limitar en lo posible el uso de productos químicos. Hay especies que se alimentan de "insectos plaga"; por ejemplo, las babosas o los pulgones. Si les regalas un hotel de insectos, se instalarán en él encantados. Colócalo a unos 2 metros del suelo, para que no lo alcancen los depredadores (por ejemplo los gatos), al abrigo de corrientes de aire y protegido del mal tiempo. Si es posible, intenta que esté orientado al sureste.

Cuida tu jardín durante el otoño

7. En primavera, explosión de color

Para que tu jardín se convierta en una explosión de colores con la llegada de la primavera. tenemos la solución perfecta: planta bulbos de otoño (jacinto, narcisos, tulipanes, crocus…) y plantas anuales . También puedes optar por plantar flores de temporada, como pensamientos (muy resistentes al frío), crisantemos o brezos o begonias y gardenias. ¿Te apetece llenar de flores tu jardín? Entonces, hazte con un plantador y ahorrarás tiempo y trabajo.

Cuida tu jardín durante el otoño

Los bulbos que plantes este otoño necesitarán mucha humedad para mantenerse hidratados. Eso sí, evita encharcarlos; se pueden pudrir. Antes de plantarlos, es importante preparar la tierra o sustrato. No dejes de deshacer los terrones y de abonarla después con mantillo. Y deja siempre una distancia entre plantas de aproximadamente dos veces el diámetro del bulbo. En cuanto a la profundidad, entiérralos a una distancia de la superficie equivalente a dos veces y media la altura del propio bulbo.

Cuida tu jardín durante el otoño

8. Tiempo de cosecha: almacena para el inverno

¿Eres de esos afortunados que tienen huerto y frutales en el jardín? Pues no esperes más. Los meses de septiembre  y octubre invitan a recoger la cosecha y guardar las frutas (manzanas, uvas, peras...) que hayan sobrado del verano. Lo mejor es almacenarlas en cajas bien ventiladas, en un lugar fresco y seco. Guárdalas bien y se conservarán casi hasta el mes de enero. Si tienes espacio, no dudes en montar una caseta resistente y con ventilación: coloca unas baldas en las paredes y habrás construido el almacen perfecto para tus exquisiteces.

Cuida tu jardín durante el otoño

9. Siembra las exquisiteces de la primavera 

La primavera parece lejos... pero cuando menos te lo esperes, estarás recolectando esas deliciosas y frescas  verduras y hortalizasde temporada. Eso sí, antes las tendrás que sembrar; y el otoño es el momento adecuado. En octubre, limpia y prepara tu huerto para recibir semillas y plantones de judías, guisantes y espinacas. Es un mes en el que el terreno está aún caliente; acogerá bien a semillas y esquejes, permitiendo su germinación y crecimiento.

Cuida tu jardín durante el otoño

10. Y de premio, ¡regálate un árbol!

Tanto si tienes un terreno reducido (pero suficiente) como si se trata de un jardín, los árboles siempre son un fantástico regalo. El otoño es la estación perfecta para plantarlos, aunque es importante seguir ciertas normas para asegurarte de que aguantarán bien los días más fríos. Asegúrate de que tienen terreno suficiente para prosperar, y una vez plantados, enriquécelos con estiercol para aportarles nutrientes. Si vas a plantar más de un árbol, respeta siempre las distancias de separación y alcanzarán su tamaño adulto sin problemas. En el caso de los frutales, apunta estas distancias:  12 metros para los nogales, 8 para manzanos y perales, y de 5 a 8 metros para ciruelos, cerezos, melocotoneros y albaricoqueros.

Cuida tu jardín durante el otoño

Con estos 10 consejos para cuidar el jardín durante el otoño, ya no tienes excusa para dar la bienvenida a la primavera con un vergel lleno de flores, hortalizas y alegría. ¡Tenlos en cuenta!