Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

La piedra natural es el material que más luce para la decoración exterior y que no puede faltar en cualquier proyecto de paisajismo. Es, además, el mejor elemento que combina siempre a la perfección con las plantas y sirve como plataforma excelente para infinidad de rincones y espacios que se convierten en mucho más agradables. Los cantos rodados y la grava también son también ideales para que un espacio plano cobre vida y se llene de estilo. Te contamos todas las claves para que puedas decorar tu hogar con piedra natural, cantos rodados y grava. 

PIEDRAS, CANTOS Y GRAVA

Cambia la decoración de los espacios exteriores con un toque de estilo

Ver productos

Principales características

Cantos rodados, bolos, grava y gravilla

Son piedras de mediano o pequeño tamaño, de perfil irregular o redondeado que se encuentra en diferentes colores, desde el blanco al negro, los rojos, grises o verdes, que puedes combinar entre sí para adornar todo tipo de espacios. Pueden servir también de base para caminos o plataformas de aparcamiento, por ejemplo, con los correspondientes estabilizadores.

Piedra natural

Son baldosas, lajas, planchón o planchoncillo de piedra natural de diferente procedencia y tamaño, desde las pizarras al mármol, para revestir tanto las paredes exteriores como los suelos, en paseos, pasillos, pasos de jardín, terrazas, jardineras, etc. También encontrarás piedra natural de varios tonos, acabados y colores.

Hay que atender a las características impermeabilizantes de la piedra, cuando se coloca junto a edificaciones y a su porosidad o rugosidad, cuando se necesitan plataformas que sean más antideslizantes, si son de paso habitual de personas, por ejemplo.

Ventajas para los jardines

Una de las grandes ventajas de los cantos rodados y la grava para los jardines es que ayuda a un buen drenaje del terreno, mejorando la vida de las plantas, al mismo tiempo que se racionaliza y evita el exceso de consumo de agua de riego. Se evitan encharcamientos y también la proliferación de malas hierbas o especies invasoras si se coloca bajo la piedra las correspondientes mallas antihierbas. 

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

¿Dónde colocar las piedras, los cantos y la grava?

Las posibilidades de colocación de los cantos rodados y la piedra natural son infinitas. Estos son solo unos ejemplos de los más habituales que podrás encontrar. Pero hay una solución para cada caso particular, por pequeño que sea. Incluso unas simples macetas o jardineras se pueden decorar y armonizar con cantos rodados, grava o piedra.

1. Aceras. Para las aceras lo más apropiado es emplear planchón o planchoncillo de piedra natural del tono que más combine con el exterior o en el jardín. Se fijan directamente sobre el terreno bien estabilizado o sobre previas losas de hormigón armado. Se coloca con morteros de cemento y arena o con cemento cola flexible para exterior si es sobre solera de hormigón. Para delimitar las aceras puedes colocar bordillos de piedra natural o combinar directamente con césped, grava o gravilla con o sin estabilizadores.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

2. Patios, pasillos y paseos. En estas zonas puedes combinar espacios, hacer el diseño más particular. Dependiendo de su tamaño puedes combinar cantos rodados con grava y con planchón o planchoncillo de piedra natural y también piedras de distintos colores. Los bordillos de piedra natural te pueden ayudar a delimitar los espacios, en los que también puedes integrar jardineras levantadas con lanchas o planchón de piedra. En los paseos, puedes fijar directamente sobre la grava, el terreno o el césped piezas especiales como pasos de jardín.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

3. Pasos de jardín. Entre los jardines o para acceder de unas zonas a otras del mismo, se puede colocar piedra natural como pasos de jardín. Estos son planchones irregulares, rectangulares, triangulares, trapezoidales o circulares que se asientan sobre la grava, gravilla, el césped o el terreno sirviendo de paso seguro para las personas al mismo tiempo que se van configurando paseos decorativos, rectos, curvos, en zigzaz, serpenteantes…

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

4. Bajo pérgolas, zonas de relax y en terrazas. Estas son otras áreas en las que se pueden poner tanto cantos o grava como piezas de piedra natural. El terreno aquí debe estar especialmente estabilizado, pues serán zonas de estancia y de paso continuo de personas y ocasionalmente de otros elementos como barbacoas móviles, bicicletas, carretillos, etc. Puede ser un suelo uniforme o combinación de grava y piedra, alternando colores, según sean los tonos de las paredes o muros cercanos o el revestimiento de la madera. Los suelos continuos de filita y pizarra son también siempre una buena alternativa.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

5. Junto a la piscina. En los bordes de las piscinas, como coronación de la misma, se pueden fijar baldosas o lajas de piedras naturales, escogiendo siempre las que sean menos resbaladizas. Pero también puedes colocar cantos rodados, gravas o gravillas de distintos colores estabilizados con estabilizadores para evitar los corrimientos de la tierra. Otra opción apropiada puede ser realizar un borde perimetral con pavicésped. El drenaje en estas zonas debe estar siempre garantizado, especialmente si se colocan duchas de exterior.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

6. Junto a árboles, alcorques, terrazas y jardineras. Alrededor de las plantas, de los árboles, en alcorques, en terrazas, en gaviones rellenos con cantos rodados, piedras o troncos de madera… se pueden lograr los mejores efectos decorativos en un jardín, patio o terraza con la combinación de cantos rodados, grava, gravilla o piedra natural. Tanto la textura, como el tamaño de las piezas y, fundamentalmente, el color son la base para conseguir el diseño más llamativo y duradero en un espacio abierto. No hay límites para conseguir los mejores efectos, nada más que el de la imaginación y el de los dominios de la combinación de colores.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

7. En zonas de aparcamiento. Con cantos rodados, gravas y gravillas puedes conformar zonas de aparcamiento, incluso para vehículos pesados. Es siempre recomendable poner estabilizadores o geoceldas para compactar las piedras o piedrecillas y evitar hundimientos o corrimientos. También se debe colocar malla antihierbas. De esta manera garantizas un buen drenaje. El grosor recomendado para zonas de aparcamiento que deban admitir grandes pesos es de un mínimo de 10 cm. También se puede garantizar la firmeza del terreno colocando las piedras sobre soleras previas de hormigón armado. 

Los colores de la piedra

La gran gama de colores que puedes encontrar en las piedras es uno de los principales aportes decorativos. Tanto en los cantos rodados, en la grava y en la gravilla como en las baldosas, lajas, planchón y planchoncillo de piedra natural existe una gran variedad de colores, los que aportan la procedencia de las piedras, sean calizas, volcánicas, mármoles, pizarras o filitas.

Encontrarás así desde el más puro blanco de la caliza al negro de la pizarra o de la lava volcánica, pasando por la gran variedad de colores y grises de los mármoles. No faltan el llamativo rojo o los ocres.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

La granulometría

Esto no es más que el tamaño y grosor de los cantos rodados, la grava y la gravilla. Junto con el color es muy importante, pues con los distintos tamaños de las piedras o piedrecillas se consiguen combinaciones decorativas que no tienen límite. Es una buena manera también para delimitar los distintos espacios.

También suma en la decoración el acabado de las piedras, más pulidas, como las procedentes de mármoles, o más rugosas, como la arlita o las piedras procedentes de lava volcánica.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

¿Qué cantidad necesitas?

La cantidad de grava o cantos que se necesiten está relacionada con el grosor o profundidad de la superficie que se quiere cubrir. Para una decoración que no necesite el paso de vehículos pesados un grosor estándar puede ser el de hasta los 5 cm. Bien estabilizada permitirá el paso de personas, carretillos y de bicicletas, por ejemplo, y será suficiente para hacer paseos. Para esta profundidad son ideales las gravas y los cantos rodados de pequeño tamaño.

Para utilizar cantos rodados de grandes tamaños harán falta profundidades superiores, hasta de 10 cm. Cuando va a haber paso de vehículos pesados se necesitarán capas de grava o cantos de 10 cm o más, bien estabilizas con estabilizadores o geoceldas y sobre terreno estable o sobre losas de hormigón armado de unos 10 cm.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

Para calcular las necesidades de grava o cantos rodados únicamente hay que multiplicar la superficie por la profundidad media que se desee para cada lugar. Esto dará una cantidad en metros cúbicos, que serán los que hay que comprar, en sacos o en sacas, cuando las superficies de relleno son muy grandes.

Para la cantidad de baldosas o planchón para suelos o paredes únicamente hay que calcular la superficie que se va a cubrir y sumar un 10 por ciento para desperdicio de material.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

Su tratamiento, protección y limpieza

Tanto los cantos, los bolos, la grava o la piedra natural son muy duraderos. Pero se pueden mejorar sus propiedades con tratamientos que eviten manchas o ayuden a su limpieza. Existen barnices especiales para la piedra, productos tapaporos que la impermeabilizan dejándola transpirar y también limpiadores específicos que conservan el material y refuerzan su valor decorativo.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

Cómo colocar y fijar la piedra

1. Los cantos rodados y la grava

Se colocan directamente sobre el terreno, bien estabilizado y asentado. Es recomendable, especialmente si el terreno que se cubre es grande, poner estabilizadores o geoceldas y añadir después las distintas capas de cantos rodados, grava o gravilla. Esto facilita el drenaje, evita los encharcamientos y los corrimientos de piedras además de los atascos de agua en los desagües, por ejemplo; al mismo tiempo que aportan fortaleza a las plataformas, muy útil en zonas que sean de aparcamiento.

2. Las baldosas y planchón de piedra natural

Estas piedras, de diferente tamaño y forma fija o irregular, se pueden poner directamente sobre el terreno, estabilizándolas sobre la grava o gravilla, sobre la tierra de los jardines o sobre el césped. Previamente el terreno debe estar acondicionado y estabilizado, para evitar hundimientos y corrimientos de tierra.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava

En zonas en las que haya que soportar mucho peso, sea un lugar de paso frecuente o donde se deba garantizar una impermeabilización especial, como junto a las casas en las aceras, es recomendable hacer una solera de hormigón armado de 10 cm que garantice la durabilidad de la obra.

Las baldosas, planchón o planchoncillo se fijan con la propia tierra, con mortero de cemento semihúmedo o con cementos cola flexible para exterior cuando se asientan sobre soleras de hormigón bien niveladas.

Las baldosas y el planchón se separan unas de otras, dejando una huella según gustos, para rellenar posteriormente las juntas con mortero de cemento y arena. La arena para las juntas es recomendable que sea más fina que para la fijación de las piezas; se puede cribar con un tamiz o criba con el agujero adecuado. Según el color de la arena y la mezcla que se haga con los cementos, se consigue un tono u otro de la junta. También se pueden añadir tintes naturales a la arena, el cemento y el agua de los morteros.

Decora con piedra natural, cantos rodados y grava