Cómo ahorrar agua caliente

¿Uno de tus grandes propósitos para los próximos meses es ahorrar en el agua caliente que utilizas en tu vida doméstica? ¿Sabes que es el segundo consumidor de energía de las viviendas, alrededor de un 25% del gasto energético total? Solemos estar más alerta con el consumo de calefacción y nos olvidamos del gasto que se puede reducir en agua caliente. Si quieres saberlo todo y dar con las soluciones más adecuadas a tus necesidades sigue leyendo.

Hay muchos factores que importan antes de elegir: el tipo de instalación con la que cuentas –de gas o eléctrica–, el tamaño de tu casa, el número de personas que hacen uso del agua y la apuesta por una grifería que será tu mejor aliada para ese ahorro tan esperado. El último eslabón para hacer de tu hogar un espacio más sostenible, eficiente y económico.

Cómo ahorrar agua caliente

Cómo ahorrar con un termo eléctrico programable

Tu estudio es tu paraíso particular, no lo cambiarías por nada del mundo, es el espacio en el que siempre habías soñado vivir con tu pareja. Pero no tiene instalación de gas y te gustaría ahorrar más en los gastos domésticos, sobre todo en el consumo de agua caliente porque el recibo se dispara mes a mes. Un térmico eléctrico programable puede ser la solución que estás buscando: este tipo de aparatos –por cierto, también ideales para viviendas que son segundas residencias– ofrecen la posibilidad de ahorrar un 20%, así que no dudes en optar por él.

Te estarás preguntando como alcanzar ese ahorro en el consumo. Muy fácil. Sólo tendrás que programarlo para que se active en las franjas horarias en las que necesitarás agua caliente, así el resto del día se mantendrá apagado. Esa ducha milagrosa al levantarte para cargar pilas, o el baño relajante de la noche….

En el caso de las viviendas que ya tengan un termo pero que no sea programable, no hay problema: la solución pasa por agregar un temporizador digital que desempeñe las mismas funciones. Tendrás en consideración el tiempo que tarda el termo en calentar el agua para programarlo con suficiente margen de antelación.

Cómo ahorrar agua caliente

Otra opción muy acertada es utilizar su función eco, pensada para seleccionar automáticamente la temperatura de confort que desees, garantizando el menor consume posible. ¿A que es genial? Además hay termos eléctricos que incorporan un material aislante altamente eficaz para reducir las fugas de calor y disminuir de este modo el consumo hasta en un 40%. Si te estás planteando dónde instalar el termo, no dudes en que sea cerca del baño o de las estancias donde más consumes ese agua, si puedes permitírtelo por espacio. Además de práctico, evitarás pérdidas de calor. Pero puede que el espacio disponible se encuentre en la cocina. No hay problema. Será de gran ayuda contar con un buen aislamiento en los depósitos de almacenamiento y también instalar aislantes térmicos en las tuberías, pensados para evitar pérdidas de energía.

Características ideales de un termo eléctrico

Todos los termos no son idóneos para todas las casas. Seguro que también te has preguntado con qué capacidad elegir el aparato. Este dato es clave para lograr tu objetivo de eficiencia, porque tener un termo eléctrico de mayor tamaño del que realmente necesitas conlleva mantener agua caliente que no usarás, con su correspondiente gasto innecesario. De modo que toma nota: para una persona es suficiente un termo de 50 litros; en cambio, para dos lo más cómodo es que sea de 80 litros; y para una pareja con un niño, por ejemplo, hay que apostar por los termos de 100 litros. Y recuerda, para más de 4 personas, la capacidad recomendada es de 200 litros.

Cómo ahorrar agua caliente

La ubicación del termo eléctrico también es determinante para su optimizar su eficiencia. Es mejor que el termo se instale en el interior de la vivienda para que no tenga que trabajar más de la cuenta y hacer frente a los cambios de temperatura de la intemperie. Solo con esta decisión se puede ahorrar un 30% de energía. Si obligatoriamente tienes que colocarlo en una zona exterior, aísla lo máximo posible el espacio con una caseta por ejemplo forrada con lana de vidrio para que pierda el calor mínimo en esas condiciones.

Y como hemos comentado, cuanto más próximo esté de la zona a la que tiene que suministrar el agua caliente, mejor. Normalmente el lugar de abastecimiento principal es el baño, de modo que colocándolo cerca se evita que el agua pierda calor en su recorrido.

Cómo ahorrar agua caliente

Grifos monomando y termostáticos, qué grandes aliados 

Abrir el grifo y sentir en tu piel el placer y el relax que proporciona el agua caliente en su justa medida de temperatura. Tienes muy claro lo importante que es la grifería para sentir confort en tu casa, pero tal vez no has reparado en su valiosa ayuda para conseguir reducir el consumo de agua caliente. Es un auténtico descubrimiento. Además de revisar los grifos periódicamente para comprobar que no tengan pérdidas y controlar la apertura de su caudal colocando un reductor, puedes apostar por modelos específicos que te harán muy fácil alcanzar ese ahorro. Los monomando, por ejemplo, son excelentes aliados para regular la temperatura de una manera sencilla y eficaz, sin malgastar agua caliente.

Un consejo: procura dejarlo siempre cerrado en la posición en la que el agua sale fría. O bien apuesta directamente por los monomando de apertura central fría: al abrirlo en esta modalidad te dará agua fría en lugar de templada.

Cómo ahorrar agua caliente

Tu momento en la ducha también puede convertirse a partir de ahora en una oportunidad excelente para consumir agua ahorrando. Sobre todo si te decides por un grifo termostático. A través de sus dos mandos –uno controla la temperatura en grados y otro regula el caudal– este grifo logra mantener la temperatura constante aunque se abran otras griferías en casa de forma simultánea. Es la solución que estás buscando. Podrás ahorrarte todo ese agua que normalmente dejas correr hasta lograr regular la temperatura ideal (entre 30 y 35° C), pues tarda bastante menos en calentarse. Sin duda su elección es un éxito.

Después de todos estos consejos, te animamos a que continúes tomando medidas en tu hogar para hacerlo más eficiente en otros aspecto de la casa con estas ecoopciones prácticas y ahorrativas. Si tienes alguna duda, echa un vistazo al siguiente vídeo donde nuestros expertos te dan algunas claves sobre el agua caliente en termos y calentadores: