Cómo disfrutar de una iluminación ideal en tu casa durante el invierno 

El otoño y el invierno son tus estaciones preferidas para disfrutar más de la casa. Hacer más vida de hogar puesto que el cambio de horario es inevitable y los días son más cortos. Sobre todo los fines de semana. Adoras sentir el agradable sol que baña las habitaciones, apreciar la luz de otoño que se filtra a través de las ventanas… La iluminación de invierno es una valiosa compañera para lograr grandes dosis de calidez y bienestar. Es cuestión de rentabilizar al máximo las horas de luz solar y a la vez descubrir el encanto de las luces artificiales. Saber cuáles son las más adecuadas para rodearte de confort visual y, de paso, ahorrar en el consumo de energía. ¿Por dónde empezar? Con estas propuestas conseguirás esa iluminación ideal para tus días de invierno. No querrás salir de casa.

Luz natural a raudales ¡Qué maravilla!

En los meses de invierno, las horas de luz que regala el astro rey son un lujo para que tus estancias sean más cálidas y luminosas y el día a día en ellas se vuelva más hogareño. Así que aprovéchalas al máximo y piensa de qué manera podrías disfrutar aún más de estos momentos privilegiados reorganizando algunas de tus rutinas. Los fines de semana son perfectos para hacer la prueba: date ese baño relajante, que hasta ahora era un plan reservado para la noche, durante la mañana, a plena luz del día. ¿Por qué no? Sentirás que una atmósfera envolvente se apodera de la estancia. Relájate y prolonga ese momento placentero todo el tiempo que te apetezca, porque además habrás logrado un ahorro energético considerable.

Disfruta de una iluminación ideal en invierno

En esta época del año disfrutar de una cocina bañada por luz natural y caldeada por los rayos del sol es un privilegio que quieres vivir en primera persona. Es mucho más sencillo de lo que piensas. Nada como dejar la mayor parte del tiempo las ventanas despejadas, con las persianas recogidas, convertirlas en una valiosa fuente de luz natural gran parte del día. Piensa en ellas como si fueran miradores que alimentan el espacio interior de una iluminación privilegiada, de manera que rentabilízala, disfruta de ella al máximo y observa cómo esa luz refuerza la sensación de plenitud espacial en tu cocina.

Disfruta de una iluminación ideal en invierno

A la hora de vestir sus ventanas, muy fácil. Apuesta por cortinas y estores de tonos suaves, excelentes para potenciar el brillo de los rayos solares y sentir su calidez más cerca. Si te apetece controlar más y mejor el aprovechamiento de la luz y el calor del sol en toda la casa, no dudes en instalar motores de persianas automatizadas con sensores solares/crepusculares. Son una maravilla para beneficiarse de los primeros rayos y de la tenue luz del atardecer, proporcionando a las habitaciones una iluminación rica en matices.

Paredes y techos que irradian luminosidad 

El comedor, tu dormitorio, el cuarto de los niños… Quieres que irradien luminosidad, que sean espacios acogedores y alegres, aunque sea pleno otoño o invierno y el paisaje exterior sea melancólico. Pinta sus paredes y techos de blanco, en un tono radiante, roto… O bien en otros colores claros. Verás qué efecto tan fantástico producen, sin importar el estilo decorativo de las estancias, por modernas que sean, luzcan un aire más clásico o estén inspiradas en el más puro diseño escandinavo. Son el fondo ideal para acoger con éxito cualquier tipo de decoración.

Disfruta de una iluminación ideal en invierno

Te encantan cómo han quedado las habitaciones. Con ese fondo blanco , tan resplandeciente y neutro. Unas gotas de color en la decoración y quedarán de cine. ¿Qué tal introducirlo en las lámparas, en muebles auxiliares o en los complementos textiles? Los tonos pastel, como el aguamarina, continúan siendo tendencia. Una opción genial para añadir una chispa fresca y luminosa a estos escenarios vestidos de blanco inmaculado.

Disfruta de una iluminación ideal en invierno

Luces que generan confort visual 

Observa detenidamente cada espacio de tu casa, qué actividades habituales realizas en las habitaciones, cuáles son esos rincones donde disfrutas leyendo, cosiendo, escuchando música… La iluminación directa es tu gran aliada para obtener ese confort visual que necesitas sentir en muchas tareas y momento del día. Y más en esta época del año durante la cual tu casa es tu refugio. Una luz cercana es perfecta para trabajar, estudiar, cocinar… e incluso para dar énfasis a puntos concretos, especiales para ti, ya que produce una iluminación rica en contrastes. Además con ella el ahorro de energía está garantizado, otro motivo más para  apostar por ella. Podrás obtenerla fácilmente con flexos, lámparas de pie, de sobremesa, de techo, con focos, etc. Dale más protagonismo a esta iluminación y reserva las luces indirectas,  más suaves y difusas, para crear ambientes íntimos y relajantes. 

Disfruta de una iluminación ideal en invierno

Una bombilla para cada ambiente y situación 

La idea de ahorrar en el gasto de luz al iluminar tu casa este invierno te resulta muy tentadora. Una decisión tan sencilla como cambiar de tipo de bombillas te permitirá reducirlo considerablemente.  Además, quieres jugar con distintas luces para dar vida a esos entornos acogedores que tanto te gusta disfrutar en tu hogar, plantear diferentes intensidades lumínicas. ¿Por dónde empezar? Con las bombillas led. Te enamorarás de su eficiencia, sus luces, tonalidades y colores. Consumen un 90% menos que las incandescentes de toda la vida y puedes elegirlas regulables en intensidad y temperatura de color: la más alta proporciona una luz fría y la más baja una luz cálida. Si te apetece conocer más opciones que también proponen un consumo responsable, puede que en sintonía con tu espíritu ecofriendly, acuérdate de las bombillas fluocompactas, capaces de ahorrar hasta un 80%, y las llamadas halógenas eco, que dan una luz muy natural y consumen un 30% menos que las incandescentes. Elijas la que elijas, te encantará su vida útil y el color de luz que emiten.

Disfruta de una iluminación ideal en invierno

¿Te apetece saber en qué espacio usar cada bombilla? Anímate a utilizar por toda la casa las llamadas led, sin duda las más eficientes, y también las halógenas eco: su luz natural de encendido instantáneo te cautivará. Y en especial disfruta de la luz de estas bombillas en zonas de paso, como la entrada o los pasillos, pues resisten muy bien los típicos apagados y encendidos.

Disfruta de una iluminación ideal en invierno

Reserva las bombillas fluocompactas para esas estancias donde la luz permanece encendida mucho tiempo. Tu estudio de trabajo, el taller de bricolaje, la cocina si te declaras un cocinillas sin remedio… En estas situaciones se rentabilizan al máximo, ya que alargan su vida útil. ¡A disfrutarlas!

Pequeños gestos que suman 

El ahorro energético te interesa a muchos niveles, y en la iluminación de tu casa te encantaría poder aplicar pequeñas acciones que te ayuden a vivir de una manera más eficiente y sostenible. Cada día puedes realizar pequeños gestos que te acercarán más a esa meta. Tan sencillo como apagar las luces al salir de las habitaciones y limpiar regularmente las bombillas para no reducir su eficacia. Introducir dispositivos inteligentes también es una excelente alternativa. Como los detectores de movimiento, pensados para encender y apagar la luz de forma automática al detectar una presencia, y los reguladores de luz: un auténtico descubrimiento para disminuir o aumentar la intensidad lumínica a tu gusto.

Disfruta de una iluminación ideal en invierno