Ducha adaptada: 7 factores a tener en cuenta

Una ducha adaptada es aquella que está especialmente diseñada para personas con alguna diversidad funcional o necesidad específica debido a una movilidad reducida. Cumple la función de dar seguridad, independencia y confort a personas mayores.

En LEROY MERLIN te asesoramos acerca del tipo de instalación más conveniente tanto en la elección del plato de ducha como en la de la mampara. Además del servicio de cambio de bañera por ducha, contamos con platos de ducha que quedan enrasados en el suelo y de materiales con un grado alto de antideslizamiento. Por otra parte, la fabricación de mamparas a medida nos da la posibilidad de configurar un diseño cómodo y seguro tanto para aquellas personas que pueden ducharse solas como para las que necesitan asistencia durante el baño.

SALVAR BARRERAS

Si ya cuentas con un plato de ducha y necesitas salvar un desnivel, opta por una rampa de ducha

Ver rampas de ducha

Ducha adaptada: ¿qué es?

Se trata de aquel espacio de ducha diseñado para personas que necesitan unas características concretas, bien porque cuentan con alguna diversidad funcional o lesión o por tener alguna enfermedad que les limita los movimientos. Puede que la persona precise acceder a la zona de ducha con una silla de ruedas u otros aparatos de asistencia como grúas de techo. Tanto el plato como la mampara deben facilitar la rutina de aseo.

Pero también las duchas adaptadas son una buena opción para personas mayores ya que les ofrece seguridad y autonomía, minimizando caídas o tropiezos. Esto se traduce también en una mayor confianza, lo que aumenta su autoestima.

Un baño seguro

Te enseñamos los accesorios y productos que te ayudarán a lograr un baño más seguro y accesible.

VER TODOS LOS PRODUCTOS

Ducha adaptada: factores a tener en cuenta

En LEROY MERLIN podemos acometer la reforma del baño para adaptarlo a la situación concreta que precises. Por supuesto, un plato de ducha es más cómodo y accesible que una bañera, pero además hay otros elementos como el inodoro o lavabo que puede que debas adaptar. En el caso de las duchas adaptadas, estos son los factores que debes tener en cuenta:

  1. El espacio de acceso a la ducha adaptada. Si en cualquier situación el acceso debe ser cómodo y seguro, en el caso de una ducha adaptada ha de ser posible acceder con una silla de ruedas, un andador u otro sistema de asistencia. Incluso ese espacio debe ser óptimo para dos personas en el caso de los que necesitan ayuda a la hora del baño.
  2. El plato de ducha debe quedar instalado a ras de suelo (lo que se denomina enrasado), es decir, sin escalón. Son platos ultrafinos con los que evitarás tropiezos y mediante los que podrás acceder con una silla de ruedas -siempre que el ancho del acceso lo permita-.
  3. El tamaño del plato de ducha ha de asegurar un uso cómodo para la persona. Cuanto más espacioso mejor. Lo habitual es optar por platos de ducha rectangulares o cuadrados de dimensiones a partir de 80 cm de ancho. Ten en cuenta si necesitas ubicar en el interior algún accesorio como un asiento para ducha.
  4. El nivel de adherencia del plato de la ducha adaptada. Es importante que sea antideslizante por seguridad. En LEROY MERLIN encontrarás platos de diferente nivel de adherencia.
  5. Asientos dentro de la ducha adaptada. Puede ser fijo, una silla móvil o un asiento plegable que se instala en la pared.
  6. Asideros. Son los agarradores en forma de barra que se instalan en las paredes interiores del plato de ducha para evitar resbalones. Es un elemento que concede seguridad en el momento de la ducha. Un buen lugar para instalarlos es junto al asiento abatible.
  7. Una ducha adaptada cuenta con una mampara específica que, por lo general, será a medida para que se adapte perfectamente a las necesidades con un acceso ancho, sin perfilerías inferiores, incluso con divisiones para la asistencia desde el exterior.
Ducha adaptada: 7 factores a tener en cuenta

Mamparas para duchas adaptadas

Se trata de un producto a medida porque, casi con seguridad, requerirá una medida especial de ancho para que el acceso sea especialmente cómodo (al menos 80-90 cm de ancho para personas con diversidad funcional y mayores). Igualmente habrá que analizar qué tipo de apertura es la más conveniente por el tamaño y distribución del baño, si corredera o abatible. Al ser corredera, si el tamaño de la ducha adaptada lo permite, evitamos un elemento que “llena” el espacio de acceso y que hay que salvar al entrar.

Ducha adaptada: 7 factores a tener en cuenta

Siempre que la puerta de acceso sea corredera habrá que evitar cualquier perfil o guía inferior que sobresalga del plato (tanto por el acceso de una silla de ruedas como para evitar tropiezos). No tiene sentido instalar una ducha adaptada con un plato a ras de suelo si sumamos un perfil inferior que habrá que salvar.

En una mampara de ducha adaptada hay que priorizar la accesibilidad y la seguridad. Es fundamental que la estructura sea estable y con vidrio templado de seguridad de gran grosor.

Puede resultar útil en una ducha adaptada instalar una mampara de las que llevan una división en medio, de manera que se puede dejar la parte inferior cerrada (y evitar que el agua se salga) y la superior se abre para asistir desde fuera a una persona durante la ducha.

Lo hacemos por ti

En LEROY MERLIN podemos ayudarte con el cambio de bañera por una zona de ducha adaptada

Solicita presupuesto