El corazón de la cocina

Fregadero, grifo y encimera tienen un gran potencial estético: con solo cambiar estos elementos puedes dar un giro decorativo a tu cocina. Aunque los fregaderos más habituales son los de acero inoxidable, otros materiales han ganado su espacio. El secreto está en que coordinen con la encimera.

En acero inoxidable

Una sola cubeta generosa y circular que se adapta a casi cualquier encimera. Una opción muy práctica y con espíritu minimalista.

El corazón de la cocina

Integrado con la encimera

Parecen una sola pieza pero, en realidad, solo comparten color. El fregadero no tiene borde visible porque está colocado bajo la encimera.

El corazón de la cocina

Marcando contraste

El dúo blanco y negro es una apuesta segura, incluso en la cocina. Para acentuar el contraste, el fregadero oculta su borde bajo la encimera.

El corazón de la cocina

Amplio y metalizado  

Los acabados sintéticos ofrecen una gran cantidad de acabados: desde los metalizados, como este fregadero, hasta una interesante paleta de vivos colores.

El corazón de la cocina

Amplio y metalizado

Los acabados sintéticos ofrecen una gran cantidad de acabados: desde los metalizados, como este fregadero, hasta una interesante paleta de vivos colores.

Con ducha extraíble

Dos grifos con una cualidad muy útil: la ducha extraíble permite lavar los alimentos, fregar y llenar cubos con mayor comodidad.

El corazón de la cocina

Abatible

Perfecto para colocar debajo de una ventana y abrirla sin obstáculos.

El corazón de la cocina

Diseño vanguardista

Acabado brillante y muy decorativo: ideal para cocinas modernas.

El corazón de la cocina

Encimeras que marcan estilo

El color, acabado y diseño de la encimera influirá, sin duda, en el estilo de tu cocina. Escoge una que combine bien con las puertas de los muebles. Además, ten en cuenta el material de fabricación.

  • Maderas laminadas. De aglomerado (o láminas de madera) recubierto con una lámina sintética que imita casi cualquier material. Son las más económicas.
  • Madera maciza. Con toda la calidez del roble, el nogal o la haya… Para mantener sus virtudes (impermeabilidad, resistencia a elevadas temperaturas…) y evitar las manchas, es conveniente tratarlas con un producto específico.
  • Piedra natural. De mármol, granito… Aportan belleza a cocinas de cualquier estilo. Son muy resistentes a golpes, ralladuras, calor… Sin embargo, al ser porosas, toleran peor los ácidos y productos abrasivos.
  • Compuestos de cuarzo. Acabados originales, en un material muy resistente y fácil de limpiar. Al no ser porosas, no se manchan y son antibacterianas. Tienen una resistencia media al calor.
  • Porcelánicas. Atractivas superficies de colores homogéneos y planos, sin poros. Tienen un excelente comportamiento frente al calor, aunque resisten peor los golpes. Son muy fáciles de limpiar.
El corazón de la cocina