El rincón perfecto para los peques

La habitación de los niños es su espacio, su refugio, el lugar en el que aprenden, juegan y descansan. Un universo particular creado por y para ellos, a su medida. Con ideas y elementos que despierten su imaginación, que los hagan soñar, que resistan su ritmo trepidante e incansable y les acompañen en la maravillosa aventura que es crecer. Descubre cómo es el cuarto perfecto para los más pequeños de la casa.

Los niños son espíritus libres. Son indómitos, creativos, valientes, vitales, con ganas de descubrir el mundo y de hacerlo suyo. ¿Sabes cómo fomentar estas cualidades tan valiosas y especiales en casa? Creando para ellos un espacio a su medida, donde puedan dar rienda suelta a esa imaginación desbordante, a su afán descubridor, a sus ganas de inventar.

Decorar el cuarto infantil es un reto que te hará disfrutar al máximo. Una aventura que vivirás con ilusión tanto si vas a diseñar la habitación para tu bebé, como si te has propuesto actualizar el dormitorio para tu peque que está creciendo a pasos agigantados. Sea como sea, prepárate para pasarlo bien mientras compones un mundo lleno de magia e ilusión en el que tu hijo pueda sentirse como en ningún sitio.

Paredes que lo dicen todo

Abres la puerta de la habitación de los niños y te adentras en un mundo de color. Azules mágicos, amarillos brillantes, rojos y rosas que despiertan mil emociones, el cálido naranja, toda una paleta fresca y jugosa de verdes… Así es el universo infantil, multicolor y lleno de matices. Y las paredes se convierten en el lienzo perfecto para pintar una historia divertida, ¿no crees?

Elige entre los cientos de propuestas que te ofrece el arco iris y plasma mil sensaciones en las paredes. ¿Qué te parece pintar una de ellas en un tono más intenso? ¿Y si trazas rayas o formas geométricas combinando los colores?

También existen otras alternativas para decorar las paredes del cuarto de los peques. Puedes elegir un papel pintado de lo más inspirador, hay miles de estampados que les encantarán. Colócalo en una sola pared… ¡O en todas! Tú eliges.

El rincón perfecto para los peques

O crea un friso a media altura con un revestimiento de lamas de madera. No solo conseguirás un efecto decorativo y original, sino que protegerás la pared de las trastadas de tus tiernos infantes.

Dale alas a su pasión por dibujar

De las miles de posibilidades que existen para decorar la habitación de los niños, esta será una de sus favoritas: crear una pizarra en la pared con pintura especial. Y es que no hay nada más entretenido que coger una tiza y dibujar hasta el infinito y… ¡más allá!

El rincón perfecto para los peques

Lo tienes realmente fácil: solo has de delimitar una parte de la pared que prefieras y pintarla con pintura de pizarra. O también puedes cubrir la superficie de muebles y otros elementos: una mesa, las puertas del armario, los cajones de la cómoda, etc. Aquí tienes una forma sencilla y divertida de fomentar la pasión por el arte.

Su mundo, en orden

Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa. Sabes que esta frase resume uno de los pilares del bienestar en casa, porque no hay mejor sensación que entrar en una habitación y ver que en ella reina el orden. Puedes repetirlo como un mantra y tratar de hacérselo entender a los más pequeños, pero todo será más fácil si les ayudas un poco. ¿Cómo? Organizando su cuarto con espacios para guardar pensados para ellos.

El rincón perfecto para los peques

Cajas de almacenaje para tenerlo todo a mano, muebles de fácil acceso que puedan abrir y cerrar fácilmente, estanterías a su altura, percheros y ganchos de pared, etc. Hay cientos de elementos que les ayudarán a mantener todo ordenado. Igual que después de la tormenta llega la calma, ellos solos podrán conseguir que, tras una divertida tarde de juegos, la habitación vuelva a ser el espacio sereno que tú has creado para ellos.

Ideas únicas hechas por ti

Tus peques son especiales, no hay nadie como ellos. ¡Qué mejor manera de hacerles saber lo mucho que les quieres que con un juguete hecho por ti! Solo necesitarás madera, pintura de colores y un poco de imaginación. Su habitación no podrá estar más bonita, y les regalarás horas y horas de diversión. Una cocinita de madera para jugar a ser mayores, una casa de muñecas hecha con una estantería y papel pintado, un tipi indio para vivir mil aventuras o una carpa de circo. ¡Qué comience el espectáculo!

El rincón perfecto para los peques

La comodidad ante todo

¿Quieres convertir el cuarto de los niños en un espacio cómodo y acogedor? Tienes muchas formas para conseguirlo, y renovar los textiles es una de las más interesantes. Cortinas y estores que decorarán las ventanas y modelarán la luz, alfombras para hacer más cálidos los suelos y servir de escenario perfecto para los interminables juegos infantiles, colchonetas que les proporcionen el mejor rincón de lectura y un amplio panorama de cojines con diseños y formas divertidas para decorar su cama: cangrejos, tortugas, pingüinos, estrellas, nubes…

El rincón perfecto para los peques

Detalles que dan vida a su mundo

Has decorado las paredes, personalizado los muebles y creado juguetes únicos. También has vestido las ventanas y añadido elementos textiles que aportan color y comodidad al espacio. Ya solo te queda poner algún complemento decorativo para que la habitación de tus niños esté perfecta.

¿Y si añades un detalle de color con un sticker? O puedes colocar alguna foto de vuestros mejores momentos en familia. Y si tu peque es un artista en potencia le encantará que enmarques algunos de sus mejores dibujos para exponerlos en la pared. ¡Una idea genial!

El rincón perfecto para los peques