Enciende la luz que ilumina tu casa bien y de forma eficiente 

No subestimes su poder. Las lámparas transforman los espacios con sus luces y sombras, delimitan zonas de una misma estancia, destacan un ambiente en una habitación y ayudan a crear atmósfera. Su elección debe tener en cuenta tanto las condiciones del espacio como su uso y tus necesidades.

Tanto para dar luz general como puntual, las luminarias son parte esencial de la vivienda actual. Las de techo y pared llevaban cierto tiempo en un segundo plano, debido al protagonismo y al empleo de los halógenos empotrados. Sin embargo, ahora son las niñas bonitas de la deco, por su capacidad para iluminar con estilo cualquier estancia. Hay modelos que son verdadera esculturas, ya que suman a su función práctica, una puramente decorativa, llena de brillos. También hay diseños que buscan fundirse con el espacio en el que habitan, compartiendo estética y color, intentando iluminar sin entrometerse en el interiorismo. Y todas ellas no pierden de vista el consumo. Los led están a la orden del día, ya que rebajan la factura eléctrica sin perder potencia lumínica y tienen una vida útil muy larga.

Lámparas: aliados decorativos 

Es conveniente elegir productos de calidad y con una temperatura de color idónea al empleo que vayamos a darle, buscando siempre el equilibrio entre la luz cálida y la fría, para que no sea ni uniforme ni llena de contrastes. A la hora de elegir un modelo u otro, piensa que, si tus paredes son claras, lo ideal es una iluminación cálida y suave; mientras que si son oscuras, mejor brillantes, que multipliquen y potencien la luz. De la misma manera, en habitaciones pequeñas no pongas muchas lámparas ni las enciendas a la vez, ya que empequeñecerán las dimensiones. También es importante el tamaño, que debe ajustarse a las dimensiones del espacio. Por ejemplo, combina una gran mesa de comedor con una lámpara pequeña y el resultado incluirá zonas de algunos comensales sin iluminar y un efecto algo deslucido.

Enciende la luz e ilumina tu casa

Además, un buen proyecto lumínico no puede basarse en una sola lámpara, incluso cuando se trata de una muy especial, es necesario que esté bien acompañada de otras auxiliares, situadas en rincones estratégicos: en una esquina, sobre la encimera de la cocina, en el escritorio o la zona de lectura.

Proyecto lumínico a la medida 

Como norma general, debe haber una iluminación ambiental o general y otra puntual, que permita trabajar en la cocina, leer en un rincón del salón, maquillarse perfectamente en el baño... Es importante porque al combinar distintos tipos, el espacio adquiere dimensión y deja de ser plano.

Enciende la luz e ilumina tu casa

Huye del efecto feria, pero también de la oscuridad más absoluta. Iluminar bien es difícil, ya que es igual de malo una vivienda sin luz que una mal iluminada, por lo que debes tener en cuenta la actividad de cada habitación y la atmósfera que quieres crear. Y no te olvides de poner luz en los rincones (lectura, relax o descanso). Eso sí, antes de ponerte manos a la obra, es necesario prever los puntos que vas a necesitar, para evitar problemas después. Otro aspecto al que no se le suele prestar especial atención, cuando es decisivo para la factura, el confort y el ambiente, es la integración de la luz natural. Inclúyela en el proyecto y poténciala evitando colocar muebles altos frente las ventanas o instalando tabiques de cristal, para independizar tus estancias.

Zonas públicas: zonas de paso, salón y cocina 

La iluminación debe adaptarse tanto a las condiciones del espacio, como a tus necesidades y usos, algo que repercutirá no solo en una mayor comodidad sino también en una elevada eficiencia. Y cada estancia, por sus propias peculiaridades, necesita soluciones a su medida. A la hora de iluminar un salón, es preciso emplear luces distintas en el estar, el comedor y el rincón de lectura. En la zona de los sofás, sitúa una de pie o de sobremesa a los lados, que hará las veces de puntual para leer o escribir. En el comedor sobre la mesa, a unos 75 cm del sobre, para que no moleste a los comensales. 

Enciende la luz e ilumina tu casa

Las zonas de paso deben iluminarse adecuadamente, especialmente los pasillos y las escaleras, que deben ser seguras, para no dar un paso en falso. En los pasillos de planta alargada, pon dos o tres de 20 w. En la cocina, por su parte, debe haber una iluminación para casa uso y también una general, normalmente con focos empotrados. A la hora de colocarlos, instala uno cada metro cuadrado. Al iluminar cada área de forma independiente, no tendrás que encender la ambiental y reducirás el consumo. En la superficie de trabajo una idea es ponerlas bajo los módulos altos, así manipularás los alimentos más cómodamente y de forma segura. En la encimera, mejor que sea fría, mientras que en el office, cálida (3.000ºK). En este sentido y para hacer la vida más fácil, existen soluciones muy versátiles que permiten personalizar la temperatura y la intensidad de la luz con un simple toque en el interruptor. Si el área de fuegos está situada en una isla, recuerda que la campana ya incorpora luz, por lo que te será muy útil, actuando como otra lámpara más.

Descubre los focos LED Manoa en este vídeo:

Zonas privadas: dormitorios y baños 

En el dormitorio es necesaria una luz cálida, que favorezca el descanso. De esta manera, puedes optar por una iluminación general, bien con focos empotrados, bien con una lámpara de techo, porque, aunque se trate de un espacio para descansar, nunca viene mal ver lo que te rodea. Después, es importante colocar dos apliques o dos lámparas de sobremesa a ambos lados de la cama. Si las vas a usar para leer, mejor flexo o con brazo extensible. Una en la zona de escritorio y, por supuesto, en el interior del armario, para ayudarte a localizar y buscar la prenda que quieres.

Enciende la luz e ilumina tu casa

En el baño, los leds son una buena opción. En el espejo, coloca dos a ambos lados, para evitar sombras a la hora de maquillarte o una sobre él, que cubra, al menos, la mitad del mismo. Y si necesitas en la ducha, opta siempre por modelos de seguridad.