Erica gracilis o brezo rosa, una planta de invierno fácil de cuidar

La Erica gracilis, también conocida como brezo rosa, es una de las plantas de invierno más preciadas por la belleza y colorido con la que llena jardines y terrazas. Este género de plantas pertenece a la familia de las Ericaceae y está formado por más de 800 especies, la mayoría originarias de Sudáfrica (El Cabo), pero también hay algunas especies en Europa y las islas Canarias. 

La Erica gracilis es una planta arbustiva que puede llegar a medir hasta 1 m de altura, aunque en maceta suele alcanzar unos 25-30 cm. Es de rápido crecimiento. Una de sus mayores virtudes es que es resistente al fuego. Sus hojas son muy pequeñas, en forma de agujas delgadas y puntiagudas. Son perennes y de un color verde oscuro. Mientras, sus flores crecen hacia abajo y son muy pequeñas, en forma de campana globosa. Crecen agrupadas en los extremos de los tallos y pueden ser de color rosado, crema o blanco. Es una de las flores invernales más apreciadas debido a su floración otoñal y que se mantienen durante todo el invierno. Después de la floración, entra en reposo y es mejor no abonarla y regarla menos.

Erica Gracilis cuidados y cultivo

Erica Gracilis: cuidados

El brezo rosa es una planta que requiere unos cuidados sencillos, aun así, necesita ciertas condiciones de luz, temperatura, sustrato y riego para crecer frondosa. 

  • Sustrato: se desarrolla mucho mejor en suelos ácidos, con un pH entre 4 y 6. Si la tienes en maceta, emplea un sustrato especial para plantas acidófilas. Para evitar los encharcamientos, asegura también un buen drenaje. Para ello mezcla el sustrato con un 10% de perlita. 
  • Luz: requiere altas dosis de sol, tanto si la tienes en el exterior, como en el interior. 
  • Temperatura: el brezo rosa es una planta de invierno, por lo que resiste muy bien las temperaturas por debajo de los cero grados, pudiendo resistir heladas esporádicas.
  • Riego: si la Erica gracilis está en una maceta, su riego debe ser moderado, aunque manteniendo el sustrato ligeramente húmedo. En invierno se recomienda una vez a la semana, mientras que en verano se pueden intensificar hasta dos. Son muy sensibles al exceso de riego, por lo que es importante no encharcar la planta. Para evitarlo comprueba siempre la humedad de la tierra antes de regar. Al igual que no le gustan los sustratos calcáreos, tampoco el agua que no sea ácida. La más adecuada es el agua de lluvia. Si no es posible, se puede acidificar con unas gotas de vinagre o zumo de limón en el agua de riego.
  • Poda: retira las flores secas tras la floración. También recorta el extremo de los tallos al final del invierno y principios de la primavera para que la planta se mantenga compacta.
Erica Gracilis cuidados y cultivo

Cómo plantar Erica Gracilis 

La Erica gracilis se reproduce fácilmente por esquejes. La mejor época para hacerlo es al principio de la primavera o al final del verano. Coge un esqueje de unos 5 cm de largo de las ramas laterales y plántalo en un sustrato húmedo mezclado con un poco de arena fina, lo que garantizará un buen drenaje. Trata de mantener al sustrato húmedo y a una temperatura constante entre 18 y 24 ºC en un sitio sombrío hasta que empiecen a salirle nuevos brotes. Para mantener la temperatura, puedes colocar la maceta dentro de una bolsa plástica transparente y mantenerla cerrada. Eso sí, ábrela durante varios minutos al día para renovar el aire interior y evitar que aparezcan hongos. 

Cuando los esquejes tengan un tamaño aproximado de 7 cm, plántalos en una maceta o en el jardín en un sustrato a base de turba y arena fina. 

Otras especies del género Ericaceae

  • Erica arborea: también llamado brezo blanco. Esta especie de brezo es originaria de la cuenca mediterránea y puede llegar a superar los 5 m de altura. Sus flores son terminales –tras la floración se marchitan y caen– crecen en espigas al final de los tallos, son ligeramente perfumadas y pueden ser de color rosa o blanco. A diferencia de otras especies de brezo, florece a finales del invierno y principios de la primavera. 
  • Erica multiflora: se le llama también brezo de invierno, bruguera o cepeyo. Es originaria del mediterráneo occidental y central, de hecho puede encontrarse en las Baleares, Cataluña, bajo Aragón y la Comunidad Valenciana. Puede llegar a medir 2,5 m y sus flores se agrupan en inflorescencias y son rosáceas. 
  • Erica erigena o brezo de Irlanda: esta especie de brezo, además de proceder de Irlanda, puede encontrarse en Francia, Portugal y España. Se caracteriza por tener un pedúnculo de las flores muy corto y crecer cerca de aguas intermitentes, generalmente rodeada de juncos y otras plantas de ambientes húmedos. Florece en invierno. 
  • Erica hyemalis: conocida también como brezo del Cabo, puede ser de porte erguido o colgante, con hojas muy pequeñas y flores tubulares en racimo de color blanco rosado. Su floración es invernal.