Espejos que reflejan tu estilo

Dorados, de madera, oscuros, sin marco, antiguos, biselados… Hay tantos estilos de espejos como tendencias y épocas decorativas. Como recurso decorativo, nunca han dejado de vestir las paredes más atractivas. Las nuevas tendencias recuperan el encanto de los años 60 y 70, y fusionan épocas para crear nuevos y sorprendentes diseños. Te damos todas las claves para elegir los espejos de tu casa y acertar de pleno.

De lo vintage a lo industrial: materiales que marcan tendencia 

Llevamos ya tiempo viendo cómo renace la estética retro. Aquellos espejos que todos recordamos de nuestras casas, con forma redonda y rodeados de hojas doradas, se cotizan hoy como piezas exclusivas. ¡Y eso que hubo un tiempo en el que no le gustaban a nadie! La estética de los “espejos sol” no puede ser más nostálgica: las casas de las revistas los muestran, orgullosas, en rincones llenos de encanto. Este año, la tendencia se mantiene y va un paso más allá, combinando el estilo industrial con las formas vintage. Los marcos de los espejos imitan tuberías o metales envejecidos, recuperando las formas de los diseños de los 70. Nos encantan las nuevas propuestas de varillas de latón moldeadas, inspiradas en las lámparas de las fábricas… Y para colgarlos, tenlo claro: cuerdas gruesas y cadenas vistas. 

Espejos que reflejan tu estilo

Combina materiales para un efecto colonial 

En las últimas temporadas, la tendencia mid-century ha irrumpido en la decoración con una potencia inesperada. Los años 50 del Hollywood más glamuroso se reproducen en los ambientes, con sus brillos de bronce, sus espejos biselados y sus muebles rotundos y potentes. Los espejos inspirados en la época nos invitan a viajar en el tiempo, vistiendo marcos de mimbre trenzado o finas molduras de latón. Cuélgalos juntos creando composiciones por tamaños y añade unas plantas grandes, como las que estuvieron de moda en los años 70 y 80: kentias, monsteras… Será tu rincón preferido. 

Espejos que reflejan tu estilo

Con relieve y marco de latón: el estilo manda 

Los espejos son pura profundidad. Abren puertas a mundos de reflejos que aumentan la luz de las habitaciones. Además, si pones un espejo en una pared estratégica, duplicarás visualmente el espacio y verás cómo tus ambientes respiran. Los nuevos diseños juegan también con la tridimensionalidad y el relieve, una tendencia muy de moda. Espejos como este parecen salir de la pared para irrumpir en los espacios… y en nuestras vidas. El marco de latón pulido de este modelo es un homenaje a los años 50 y 60, y su forma hexagonal se enmarca en las tendencias geométricas que hoy inundan tejidos y papeles pintados. Si has decidido pintar una pared de un color intenso u oscuro, un espejo así le dará el toque de luz perfecto.

Espejos que reflejan tu estilo

En la entrada, ¡que no falten! 

Cuando sales de casa, lo buscas para ese último vistazo que te reconcilia con tu imagen mañanera. Cuando vuelves, te recibe con un cálido resplandor en el momento en el que enciendes la luz del recibidor. El espejo de la entrada es un must en cualquier casa, una pieza que no debe faltar: intenta buscar un diseño con personalidad, que hable de ti y del lugar en el que vives. Los espejos circulares crean armonía e invitan al relax; los cuadrados hablan de equilibrio y solidez, afianzando el estilo del espacio. Nos encantan los diseños con forma “de reloj”, que tan de moda estuvieron hace décadas…

Espejos que reflejan tu estilo

¿Tres son multitud? De eso, nada. En la entrada apuesta por colgar varios espejos, buscando una composición que despierte armonía. Los diseños hexagonales permiten crear combinaciones equilibradas, siempre que mantengas sus lados paralelos entre sí. También puedes lograr un efecto parecido enmarcando modelos rectangulares y cuadrados con finas molduras blancas, negras o en madera. Encárgalos a tu gusto, con los tamaños y formas que hayas imaginado, para un lograr efecto personal e intransferible en tu recibidor.

Espejos que reflejan tu estilo

Por los cielos, o por los suelos. Cuando los cuelgues, ¡sé original! 

¿Colgados de la pared? Por supuesto. Es donde normalmente colocamos los espejos, y bien colocados están. Pero también puedes salirte de tu zona de confort y buscar nuevas posibilidades. Si tienes una pared con un espacio amplio por delante, donde sepas que no va a causar problemas, prueba a apoyar un espejo rectangular y grande directamente sobre el suelo. El efecto te sorprenderá (a ti y a quienes lo vean), y más aún, si lo combinas con todo un mural reflectante formado por espejos de varios tamaños. Un consejo: intenta unificar la composición escogiendo marcos del mismo estilo y material. Como ves, el gris plateado genera un look a medio camino entre minimalista e industrial, perfecto para casas contemporáneas.

Espejos que reflejan tu estilo

Una idea de lo más original. En lugar de colgar los espejos con una escarpia oculta, puedes buscar un diseño con cadena que nos recuerda a los de los años 70. Estos espejos son súper decorativos, sobre todo si los colocas por parejas y creas composiciones originales. El marco que divide la superficie crea un estilo muy personal. Por ejemplo, pueden quedar genial en la entrada o en algún rincón de la casa que quieras alegrar.

Espejos que reflejan tu estilo

Los espejos son imprescindibles si queremos conseguir atmósferas evocadoras, funcionales y de tendencia en la decoración de nuestras casas. Puedes comprarlos en tiendas de segunda mano, aprovechar los que has heredado o buscarlos entre las nuevas colecciones. En la mezcla está el acierto… ¡Deja que reflejen tu personalidad!