La magia de la renovación. Cambia las puertas y mira cómo tu casa renace

El protagonista de la novela El Gatopardo, el Príncipe de Salina, vivía bajo el lema de “cambiar todo para que nada cambie”. ¡De eso, nada! Para que tu casa experimente un renacer total y la veas con otros ojos a partir de ahora, te proponemos un cambio efectivo: renovar las puertas. No podrás parar de transitar por la casa. Las puertas son elementos discretos, pero cuando las prestas atención te das cuenta del peso decorativo que tienen en el conjunto. Renuévalas y todo cambiará a su alrededor.

Una puerta para cada sitio… Y un sitio para cada puerta

Mira a tu alrededor. Estés donde estés (menos en la playa o en medio del campo), seguro que ves alguna puerta cerca. De entrada o de jardín, antiguas o modernas, plegables o correderas, las puertas acompañan a las personas desde que se empezó a vivir en casas y descubrimos la necesidad de silencio e intimidad. Una puerta es la mágica barrera que separa el descanso y la vorágine, el trabajo y el ocio, la casa y el exterior…

Cambia las puertas y mira cómo tu casa renace

Además de ayudarnos a “organizar” nuestro espacio, las puertas son imprescindibles en decoración. Piensa en tu casa con las puertas tal y como están, y luego imagínatelas lacadas en blanco, con paneles de cristal o en lugar de una puerta una hoja corredera en su lugar. ¿A que el cambio es impresionante?

Mágica madera, etéreo cristal 

Las sensaciones que transmiten los materiales serán claves para escoger las puertas de la casa. Cada material tiene un alma, un espíritu, que puede ser cálido y acogedor o rebelde y contemporáneo. Haz tuyo el sentir de tu casa y elige las puertas en consecuencia. ¿Se nota el aliento de la naturaleza, la calidez de los bosques y el aroma del pan recién hecho? Imaginas un espacio hogareño y cálido. Unas puertas de madera maciza serán perfectas. En tu mente ¿triunfa el blanco acompañado de metal cromado y asientos de piel negra? Tanta modernidad invita a escoger puertas de cristal templado traslúcido. ¿La elegancia acompaña a tu día a día y te encanta sentir una mullida alfombra de pelo bajo los pies desnudos? Entonces, ¡seguro que unas puertas lacadas quedarán preciosas!

Cambia las puertas y mira cómo tu casa renace

¡Ábrete, Sésamo! La clave está en la apertura… 

La magia del material te envuelve: ya estás empezando a imaginar las nuevas puertas de tu casa… Pero espera, porque todavía no es el momento de decidirte. Antes, piensa un poco en el lugar que cada puerta ocupa en el espacio. ¿En un dormitorio en el que la cama deja poco sitio para transitar? ¿En una cocina donde casi todo el tiempo permanecerá abierta? ¿Sirve de división entre dos ambientes? No lo dudes: la forma en la que tus puertas se abran y cierren es importante porque resta más o menos espacio a la estancia. Merece que le dediques un rato de reflexión. Estas son tus opciones:

  • Apertura abatible. La clásica de siempre, esa en la que la puerta se abre de lado gracias a unas bisagras. Requiere espacio para poderla abrir y cerrar. Es importante que tengas en cuenta el sentido de la apertura de la puerta antes de que te la instalen.
  • Apertura corredera. Las puertas correderas levantan pasiones. Son cómodas, no ocupan espacio, quedan preciosas y hay diseños súper bonitos. Las más modernas y llamativas son las correderas con guía exterior; si quieres un efecto muy actual, escoge guías de acero y hojas de cristal templado. Otra fantástica idea es aprovechar una puerta abatible que tengas para convertirla en corredera. Y si lo tuyo es lo auténtico, el estilo rústico y la pasión por el material más natural, una gran puerta corredera de madera con guías vistas seguro que te enamora.
Cambia las puertas y mira cómo tu casa renace

¿Eres de los que adoran el minimalismo y la sencillez en decoración? Si es así, las puertas correderas empotradas serán tus preferidas. Las hojas se esconden dentro del tabique, desapareciendo y apareciendo como por arte de magia. Eso sí, su instalación requiere obra para empotrarlas en el tabique. 

  • Apertura plegable. Si escoges una puerta plegable de buena calidad, sólida y con un acabado moderno, añadirás al espacio ese toque original que estabas buscando… ¡Y no perderás ni un centímetro!
Cambia las puertas y mira cómo tu casa renace

Chapa y pintura: acabados que te enamorarán 

La sutileza del vidrio y la calidez de la madera crean texturas inigualables, pero a veces necesitamos que el color esté presente en nuestras vidas (y en nuestras casas). Las puertas nos dan la oportunidad de incluir colores. ¿Te atreves? Resultará muy personal una puerta pintada en un único color o con estampados, por ejemplo, geométricos. Para conseguirlo, ayúdate con cinta de pintor para crear el dibujo que quieras, como por ejemplo, en zigzag.

Cambia las puertas y mira cómo tu casa renace

Otro truco: empapela una puerta lisa con un papel elegante, con un estampado a juego con los colores de la habitación. Te sorprenderá el efecto que se logra. Si la puerta de la cocina o del cuarto de los niños lleva paneles o cuarterones, píntala de blanco y decora los paños con pintura negra de pizarra. ¿Hay algún lugar mejor para la lista de la compra, las alturas de los peques o ese mensaje de cariño mañanero?

Cambia las puertas y mira cómo tu casa renace

Pintar y lacar, ¡todo es empezar! 

Una casa donde se nota el toque creativo de quienes viven en ella es una casa muy especial. Toques de pintura, tapizados delicados, muebles recuperados… Las puertas son un gran lienzo para la creatividad, un lugar perfecto para que te expreses mediante el color y la pintura.

Si pintas tú mismo las puertas te sorprenderás contemplándolas después durante horas. ¡Quedan tan bonitas! Un poco de lija, una mano de imprimación y dos capas de esmalte satinado aplicado con rodillo lograrán esa magia artesanal y creativa que buscabas. Las puertas blancas quedan bien en cualquier casa, desde las más recargadas hasta las más sencillas; las puertas de color (mejor todas del mismo, o tu casa parecerá un arco iris) son ideales para casas con paredes blancas y muebles ligeros. ¡imagínatelas en un turquesa clarito!

Cambia las puertas y mira cómo tu casa renace

Reserva los colores intensos y atrevidos para una sola puerta o para lograr efectistas combinaciones.

Nueva vida a una puerta vieja 

¡Adiós a las puertas viejas! O mejor, ¿qué tal “hola, otra vez”? Una puerta antigua se puede reaprovechar, como puerta batiente, como puerta de un armario o transformarla en una corredera con historia. Rodamientos, guías, una mano de pintura o un bonito acabado decapado y podrás usarla para abrir o cerrar ambientes contiguos. 

Cambia las puertas y mira cómo tu casa renace

Las puertas son parte del alma de la casa, conviven con tu rutina y tu intimidad y potencian la belleza de los espacios. No te olvides de ellas cuando renueves la decoración: verás cómo las habitaciones vuelven a la vida gracias a su personalidad.