Focos para disfrutar de la iluminación ideal en cada estancia

La luz tiene un efecto fascinante: convierte espacios, los transforma e, incluso, tiene la capacidad de diferenciar ambientes en una misma habitación. Y los focos, empotrables y de superficie, son la herramienta perfecta para conseguir esa iluminación general tan necesaria en tu hogar: ambiental para el salón, unos focos en el baño para ver con claridad mientras te arreglas, luz general para cocinar y ver bien los alimentos y, también, una cálida para el dormitorio y propiciar ese descanso tan deseado. ¡Nunca tu casa había resultado tan acogedora!

¿Dónde coloco mis focos?

Los focos son una fuente de luz que se encaja en el techo. Eso sí, antes de decidirte por un modelo u otro, ten en cuenta qué estancia quieres iluminar y qué tipo de luz quieres que proporcionen. Para esto los focos, empotrables y de superficie, son una magnífica alternativa. La mayoría proyecta un ángulo de luz de 38º a 60º, lo que los hace perfectos para destacar un cuadro o una estantería, por ejemplo. Pero si quieres una luz más difuminada y un ángulo de apertura mayor (hasta 180º), son más recomendables los downlights. Lo más importante es que nunca te falte la luz que necesitas.

Las zonas de paso, mejor con luz

Los focos son ideales para iluminar zonas de paso y proporcionarles esa imprescindible luz ambiental. De hecho, son perfectos para dar luz a pasillos largos. ¡Convertirás un frío y monótono espacio en otro por el que pasar sea todo un placer! Y para que esta luz cenital cumpla con todos sus objetivos, ten en cuenta la longitud del pasillo y el ángulo de luz que proporcionan los focos: colócalos a una distancia equidistante y evitarás que queden espacios en sombra o que la iluminación se superponga entre sí.

Focos para iluminar tu hogar

Los orientables (van empotrados en el techo) serán la opción idónea si lo que quieres es destacar esa colección de cuadros que tanto te costó reunir, o las fotos que rememoran todas y cada una de tus vacaciones. ¡Tu pasillo parecerá una auténtica galería de arte! ¿Te lo imaginas? Los focos dirigibles son perfectos también para el salón, si lo que buscas es resaltar una zona en concreto de la habitación. Podrás convertir esa preciosa pintura que adquiriste en el Rastro en el centro de todas las miradas.  

Focos para iluminar tu hogar

¡Luz para el chef!

¿Has visto alguna vez una cocina con poca luz? Todo chef necesita que se vean bien los alimentos para calcular el tiempo de cocción correcto y ofrecer así los más exquisitos manjares. Para eso la luz general es fundamental. ¡Y qué mejor manera que con focos downlight! Ofrecen una luz difuminada perfecta para que tu cocina transmita las mejores vibraciones y cocinar sea una delicia, al igual que degustar tus riquísimos platos.

Focos para iluminar tu hogar

Ni una sombra en el baño

Las mañanas en el baño pueden ser una auténtica batalla. Sobre todo, si lo comparten varios miembros de la familia: uno que quiere lavarse los dientes, alguien por detrás intentando robar un trozo de espejo para verse mientras se peina y un tercero lidiando con el ritual diario de ponerse las lentillas. La luz en el baño es básica. Y la mejor manera de conseguirlo es con focos en el techo. Eso sí, ¡complétala con una luz puntual en el espejo! También recuerda que el índice de protección (IP) de la luminaria tiene que ser adecuada para zonas húmedas, es decir, de, al menos, un IP44.

Focos para iluminar tu hogar

Forma y fondo lo dicen todo

Al elegir los focos con los que conseguirás esa buscada iluminación general hay varias características a tener en cuenta: su tecnología, la forma y el tipo de instalación. Según su tecnología puede ser downlight, que ofrecen una luz más difuminada, o un casquillo, cuyo ángulo de luz es más cerrado, y también pueden ser orientables, ideales para destacar una zona concreta o variar su dirección cuando cambies la decoración. La elección según su forma dependerá, sobre todo, de tus gustos y preferencias decorativas: pueden ser cuadrados o redondos.

Focos para iluminar tu hogar

De empotrar y de superficie, ¿cuál me conviene?

Hay un elemento que hará que te decantes por unos focos con un tipo de instalación u otra. ¿Tienes techos falsos? Entonces puedes instalar ambos tipos de focos: empotrados y de superficie. Pero si no tienes techo falso en tu casa, tendrás que decantarte por los de superficie: ofrecen las mismas prestaciones y no es necesario hacer rozas en el techo para instalarlos.

iluminación

Cómo instalar focos downlight

Proporcionan una luz homogénea y están recomendados para todas las estancias.

Ver paso a paso

Cálida, neutra o fría, ¿cómo debe ser la temperatura de mi foco?

Ya sabes cómo quieres tus focos, has decidido instalar varios en el techo para proporcionar luz ambiental en la estancia, pero, ¿cuál es la temperatura del color de la luz ideal para cada estancia?

La luz cálida (de 2200 a 3500 K) es esa que tiene un color amarillento, casi ámbar, y es perfecta para habitaciones, salones y zonas de estar. De hecho, recuerda un poco a la luz del atardecer, lo que la hace perfecta para llegar a ese estado de relajación tan necesario antes de irte a la cama. La neutra (de 3500 a 5000 K) es la que imita a la luz natural: en la cocina y en el baño reproducirá a la perfección los colores y creará una atmósfera superacogedora. Y la luz fría (de 5000 a 6500 K) activa: estimula la actividad y despierta los sentidos, por eso es habitual en zonas de trabajo.

Focos para iluminar tu hogar

¿Pero qué pasa si no quieres elegir entre fría, cálida o neutra? ¿Hay focos que pueden ofrecer varios tipos de luz? ¡Pues sí! Hay algunos modelos que son regulables. Imagínate un relajante baño tras un larguísimo día bajo la cálida luz de unos focos empotrables. Pues esos mismos focos pueden ofrecer una luz neutra por la mañana, cuando necesitas toda la ayuda posible para despertarte y encarar la jornada con energía y vitalidad.   

ILUMINACIÓN

Cómo instalar focos empotrables

Existen soluciones regulables para que adaptes el tipo de luz al momento del día.

Ver paso a paso