Fregaderos rústicos para tu cocina: pura inspiración

Todos los detalles importan a la hora de diseñar una cocina. Y si se trata de lograr un ambiente de un estilo decorativo concreto, con más razón hay que cuidar la elección de cada una de los elementos que lo configuran. En este artículo queremos poner el énfasis en los fregaderos rústicos, ese elemento que pondrá una nota campestre a tu cocina, de manera que logres potenciar el efecto del mobiliario o definir su tendencia con este elemento. Solo necesitarás, por ejemplo, sumar una campana de estilo rústico y algún otro accesorio para disfrutar de la cocina que imaginas.

Delinia 50 x 51 cm

Un fregadero rústico para cocinas pequeñas

Ver productos

¿Cómo es un fregadero rústico?

Un fregadero rústico es aquel que encaja en una cocina como sacada de la típica casa de campo, aunque la planifiques para tu piso en el centro de la ciudad. Son elementos de línea campestre y retro, que recuerdan a las antiguas pilas de las casas de pueblo. Además de convertirse en un elemento estético clave en una cocina ya que puede marcar o definir su estilo, el fregadero debe resultar cómodo y duradero por su función para lavar platos y alimentos.

Inspírate

Descubre fregaderos rústicos en diferentes cocinas. ¿Qué opción imaginas en tu casa? De un seno, doble, en blanco, neutro o en un llamativo tono pizarra.  

VER FREGADEROS

El fregadero rústico es de una cubeta o dos, generalmente cuadrado o rectangular. Puede o no tener escurridor. Es grande y profundo, recordando a las antiguas piletas de lavado. Aunque puedes escoger un diseño de material sintético en una acabado que imite piedra o granito o, incluso, una pieza joya de piedra; la tradicional cerámica en color blanco también es una opción. ¿Buscas un rústico actualizado? Opta por un diseño campestre en negro. En cuanto a su instalación, lograrás la tendencia rústica con un fregadero que sobresalga de la encimera por la parte frontal. Su complemento perfecto es una grifería de cocina de acero, latón o bronce y diseño retro.

Materiales de los fregaderos rústicos

En líneas generales, un fregadero rústico puede ser de cualquier material de los habituales en la fabricación de este elemento de la cocina. Son más su diseño y forma los que harán que encaje en un estilo rústico. Pero aún así, repasamos los materiales habituales en los que se fabrican los fregaderos y los más afines al estilo rústico.

  • Fregaderos de acero inoxidable. Son los más comunes y con buena relación calidad-precio.
  • A base de resinas, que hace que estén disponibles en variedad de colores y texturas.
  • De cuarzo, como el material de la encimera y generalmente se integran en esta, logrando continuidad.
  • Cerámica. Este es el material que más encaja en el estilo rústico porque recuerda a los fregaderos rústicos de las casas de nuestras abuelas.
  • Mármol o granito. Fregaderos resistentes, que también pueden encajar en el estilo rústico. También se suelen integrar en la encimera.
  • Sintético. Suelen ser materiales más asociados a diseños actuales. Se pueden integrar en la encimera.

Cuando escojas el material, también estarás determinando otras prestaciones del fregadero como su tolerancia al rayado, su resistencia al impacto, al calor y la tolerancia a la cal. Los fregaderos cerámicos, que son perfectos para una cocina rústica, tienen una tolerancia alta al rayado, media al impacto, muy alta al calor y a la cal.

Fregaderos rústicos para tu cocina

¿Cómo elegir el fregadero rústico para tu cocina?

En líneas generales, se trate de un fregadero rústico o de otros estilo, cuando vaya as a escoger este elemento para tu cocina, deberás tener en cuenta lo siguiente:

Su instalación: ya que puede ser encastrado, bajo encimera, enrasado o de sobreponer. Este último estilo de fregadero, que se sobre bastidor o mueble, pudiendo sobresalir de la encimera o quedar integrado; encaja bien en el estilo rústico.

Fregaderos rústicos para tu cocina

Su forma. Una cubeta redonda o cuadrada, una cubeta y media, una y escurridor, una y media y escurridor, dos cubetas, dos cubetas y escurridor o en rincón. Aunque la mayoría de los fregaderos rústicos son cuadrados o rectangulares, algunos redondos acompañados de una grifería retro logran reproducir la tendencia.

Debes saber que al escoger el tamaño del fregadero, has de tener en cuenta el lugar en el que irá colocado en la encimera para escoger un fregadero a izquierda, a derecha o apto para ambas posiciones. Y conocer el ancho y fondo del mueble. Mientras que el fondo estándar es 60 cm, el ancho del mueble puede ir desde los 40-45 cm hasta los 80-90 cm. Por lo general, los fregaderos rústicos son grandes.

¿Cómo dar un estilo rústico a la cocina?

Por supuesto, la elección del mobiliario de cocina es fundamental para lograr una cocina de estilo rústico. Los muebles blancos con frentes con molduras o los de madera, ya nos transportarán al estilo deseado. Pero también se puede potenciar el efecto o generar si la base de muebles es más neutra, con otros elementos adicionales.

El fregadero rústico y una grifería ad hoc harán que la zona de lavado quede equipara, completa y muy decorativa.

Con una campana extractora de obra o vista de estilo rústico con tiro a la vista y forma piramidal. La placa también ayudará a poner la nota rústica con, por ejemplo, una zona de cocción con gas. Y en esta zona, un horno de línea retro es perfecto.

Accesorios de cocina de estilo rústico. Como el dispensador de jabón o las barras que ayudan a aprovechar las paredes de la zona de trabajo.

Fregaderos rústicos para tu cocina

Lámparas y apliques. Una lámpara de techo con pantalla de porcelana o cerámica puede dar un efecto rústico muy interesante. También apliques de metal y diseño retro.

Tiradores. En un estilo rústico los de media concha encajan. Pero en LEROY MERLIN encontrarás una gama con diferentes modelos que harán que los muebles se acerquen más al estilo decorativo que quieres conseguir.

Revestimientos. En paredes y suelo. Con baldosa hidráulica (o revestimiento vinílico que imita este acabado), azulejos tipo metro en blanco con bisel –muy retro- o cualquier diseño cuya terminación recuerde el barro o sea imperfecto y con carácter artesanal.

Fregaderos rústicos para tu cocina