Habitación infantil con todo incluido

¿Te imaginas un espacio ordenado y divertido para dormir, jugar y aprender a estudiar? Con el nuevo sistema modular SPACEO HOME, organizar la habitación de tu hijo es casi un juego. Además, puedes irlo adaptando a medida que el peque crece.

Habitación infantil con todo incluido

No es magia, la clave está en que tienes mucho para elegir… ¡Y  todo encaja! La serie SPACEO HOME te ofrece módulos en un montón de medidas y acabados. Con puertas y cajones a juego. Además de complementos y accesorios compatibles. ¡Puedes crear tus muebles como si fuera un mecano!

Un armario que crece con el peque

Con el sistema modular SPACEO HOME puedes componer un práctico armario. Tan amplio como quieras, tan solo tienes que añadir más módulos. 

Además, puedes cambiar la distribución interior cuando necesites. Así se adaptará a las distintas etapas del crecimiento de tu hijo. Es muy fácil: los módulos tienen en su interior un sistema de cremallera que permiten poner y quitar complementos y accesorios. Por ejemplo, puedes reubicar baldas y cajones o añadir un pantalonero o cestas extraíbles. 

Con módulos más pequeños de la misma serie puedes sumar una zona de almacenamiento extra. ¡Y que parezca un solo mueble!  

Con SPACEO HOME las posibilidades de combinación son casi infinitas. Mira qué sencillo es hacer una composición como la de la foto.

  • Escoge dos módulos de 240 x 60 x 59 cm. Con esto tienes suficiente para un armario de dos cuerpos. Vienen en cuatro acabados distintos: roble, blanco, gris y textil.
  • Hazte con complementos y accesorios de interior. Así sacas todo el partido posible al armario: baldas, cajones, zapateros, barras abatibles…
  • Elige módulos más pequeños. Para fijarlos suspendidos en la pared. Así tienes el espacio de abajo disponible. Esta zona de almacenamiento te resultará muy práctica para guardar ropa fuera de temporada, juguetes que ya no se usan, etc.  Agrupa varios módulos cuadrados de 40 x 40 cm. Si quieres, juega con distintas profundidades: los hay de 30, 45 o 59 cm. 
  • Completa con las puertas. Si quieres una superficie totalmente lisa sin tiradores, elígelas con el sistema de apertura push open: empujas un poquito y se abre. Las puertas vienen a medida de los módulos y en distintos acabados.

¿Y los juguetes?

Habitación infantil con todo incluido

Cuando los niños son pequeños conviene que tenan los juguetes a su altura. Así aprenden, con mayor facilidad, a guardar y ordenar.

Puedes poner módulos SPACEO HOME directamente en el suelo. Y conformar, por ejemplo, un mueble a lo largo de toda una pared. Para esto son perfectos los módulos de solo 40 cm de alto. En su interior, añade cajas o cestas. Las hay de distintos materiales y colores.

Y cuando el peque crezca, puedes fijarlos en la pared. A la altura que quieras.

Para dibujar… o hacer los deberes

Tener un espacio montado para las tareas escolares te facilitará el día a día. Puede comenzar casi como un juego: un mini despacho para dibujar. Y, con el tiempo, convertirse en una zona de estudio en toda regla. Hazte con un tablero y unos caballetes o una simple mesa. Otra opción: una balda grande de fijación invisible. El resto, lo completas con la serie SPACEO HOME.

  • Crea una cajonera. Hay cajones con 3 alturas, 3 anchos y 3 profundidades distintas. Escoge, por ejemplo, la medida más amplia para los cajones inferiores. Así, cuando tu hijo es aún pequeño puede guardar los juguetes y recoger la habitación rápidamente. Cuando crezca, servirán para guardar desde ropa hasta material de estudio. Y recuerda que puedes modificar la composición cuando quieras. ¡Son todo módulos! Por ejemplo: la cajonera de la foto está conformada por 4 módulos en acabado roble de 60 cm de ancho y 40 de alto. Más 2 cajones blancos de 40 cm de alto y 4 de 20 cm de alto (2 en blanco y 2 en roble).

Y  un detalle importante: todos los cajones de la serie se abren totalmente, hasta el fondo. Y tienen un sistema de cierre suave… ¡Adiós a los golpes!

  • Cuelga pequeños módulos en la pared. Son útiles y muy decorativos. Los de 30 cm de fondo bastan para ordenar cuentos y pequeños juguetes. En su momento servirán para colocar carpetas y archivadores. Escoge puertas a juego con los cajones y colócalas en algunos módulos. El resto, déjalos abiertos.
  • Aprovecha el espacio alrededor de la cama. Rodea la zona del cabecero: la sensación es acogedora. En habitaciones pequeñas es un recurso muy útil: incluso se puede montar allí un pequeño armario para la ropa. En la composición de la foto, un módulo alto de solo 40 cm de ancho sirve para guardar las prendas de uso más habitual. Y, en la parte superior, 3 módulos pequeños conforman un altillo.
Habitación infantil con todo incluido