Paredes. ¡Hay vida después de la pintura y el papel pintado!

¿Por qué hay paredes que reclaman toda nuestra atención? ¿Qué tienen? La respuesta: encanto. ¿Y cómo se consigue? Con pinturas, pero también con los lisos y los estampados de los papeles pintados. Y con mucho más. No solo de papel pintado y de pintura vive una pared. Existen otras opciones que aportan volumen y textura. Revestimientos de pared que causan sensación y ofrecen acabados muy interesantes. Atrévete a desterrar de alguna de tus paredes el imperio de la pintura y el papel para dar una oportunidad a otros materiales llegados al mundo del revestimiento mural. ¡Estos materiales están que se suben por las paredes!

Piedra parece…

Una pared de piedra invita a tocarla, a sentir sus diminutas irregularidades, a percibir los sutiles cambios de color que la acción de millones de años ha generado en las entrañas de la Tierra. Una pared de piedra en una casa es un auténtico tesoro (¡y tan personal!), y también lo es un muro de ladrillo envejecido, como esos que nos enamoran en los lofts de Nueva York o Londres.

Hay vida después de la pintura y el papel pintado

Ladrillo rojo o blanco, nuevo o envejecido; piedra arenisca o lajas de pizarra; bloques de madera con pequeños cambios de nivel, que crean revestimientos en relieve donde la luz juega con las sombras… Son opciones llenas de encanto y atractivo para vestir paredes del máximo protagonismo. Y todo a través de materiales sintéticos o de piedra artificial. Revestimientos que se presentan en formato de baldosa, plaqueta o paneles que se fijan sobre las paredes lisas y crean ambientes llenos de originalidad.

Hay vida después de la pintura y el papel pintado

Mármol para un baño de lujo

Un revestimiento de mármol bien elegido puede ser clave para dotar de vida propia y original a cualquier espacio. Visualízalo en la pared del baño pero también en la cocina, en una encimera. Hoy encontrarás no solo mármol para llevártelo a casa sino otros materiales que imitan su acabado.

Hay vida después de la pintura y el papel pintado

Deja que la madera te envuelva

¿Te gustaría hacer un viaje sin moverte del sofá? Déjanos acompañarte. Sitúate en una cabaña, rodeada de bosques. En las paredes, el tacto de la madera. Más suave o áspero pero encantador. La madera en las paredes tiene la capacidad de transformar allá donde se coloca en un sitio cálido, te envuelve.

Hay vida después de la pintura y el papel pintado

Los revestimientos de madera natural crearán esa sensación en tus ambientes. Y tienes más opciones, porque también puedes recurrir a nuevos materiales vinílicos que imitan el tacto y los colores de la madera. ¿Su ventaja? Son sencillos de poner por lo que podrás transformar una estancia solo con revestir una pared en un día.

Hay vida después de la pintura y el papel pintado

De vuelta a principios de siglo. La nostalgia de las baldosas hidráulicas

Actualmente es una de las reinas indiscutibles de la decoración, pero antaño fue una de las doncellas más humildes. Hablamos de la baldosa hidráulica, un bellísimo revestimiento que lleva ya unos cuantos años en el Olimpo de los materiales.

Escoge una zona de la cocina, el baño o incluso el salón o la entrada y diseña un zócalo o un detalle con baldosas hidráulicas para decorar la pared. También puedes utilizar azulejos de gres que imitan el acabado y los estampados. Tanto en las paredes como en el suelo, las baldosas hidráulicas viven una nueva etapa de esplendor.

Hay vida después de la pintura y el papel pintado

Cemento en las paredes, el encanto de un material en bruto

¡Cemento en la pared! Pulido o rugoso, el cemento es un material de tendencia en decoración. Empezó asomando tímidamente en los suelos, para luego quedarse y subir a las paredes. De aire industrial y permitido en espacio contemporáneos, es un material que cobra vida cuando se mezcla con otros materiales más cálidos como la madera o las fibras naturales.

Hay vida después de la pintura y el papel pintado

Puedes optar por el revestimiento de cemento o por otros productos que reproducen en acabado.

En el cuarto de baño, el cemento o microcemento encaja y se usa para revestir el suelo, las paredes e incluso crear elementos de mobiliario como el mueble del lavabo.

Hay vida después de la pintura y el papel pintado