Haz una cama-refugio y regálasela a los peques de la casa. Se convertirá en su rincón favorito

A los niños les encantan los refugios: son perfectos para esconderse, vivir aventuras y dejar volar la imaginación. En cuanto se cierre la cortina, esta cama doble se convierte en un barco pirata, una cabaña en un árbol o un igloo del Polo Norte... ¡Construye una para su habitación!

Las cabañas y los refugios forman parte de la infancia. Cualquier lugar es susceptible de convertirse en uno: las faldas de la mesa camilla, el edredón de la cama, un armario grande… Porque, ¿a qué niño no le gusta esconderse? Con esta cama-casa o cama-refugio, los peques tendrán sitio para dormir y un lugar inmejorable para vivir todo tipo de aventuras. Con una estructura sólida de madera, una litera superior y unas cortinas que les aportan intimidad, es un diseño fantástico para la habitación infantil. Pide ayuda para construirla y no lo dejes para mañana: se convertirá en su lugar favorito de toda la casa.