Haz una caseta con un rascador para el gato de la familia: un refugio lleno de diversión

Los gatos adoran meterse en los sitios más insospechados y rascar las telas, los sillones… Con esta caseta-rascador, le darás al tuyo el escondite perfecto y salvarás las tapicerías de la casa. Construirla es tan sencillo como divertido: te quedará genial en cualquier rincón.

Los gatos siempre buscan las rendijas más estrechas para “colarse” por ellas. Les encantan los escondites, los lugares acogedores… ¿Por qué no hacerles un sitio especial para que se sientan a gusto? Esta caseta con rascador incluido es perfecta para ellos. Construirla es muy fácil, ya que se parte de una caja de madera ya hecha a la que solo hay que añadirle algunas piezas. Las patitas cónicas le dan un aire muy actual, y hacen un poco más difícil el acceso (para darle más emoción). Y el rascador te ayudará a salvar los sillones de casa de sus uñas.