Haz una casita-pizarra para el cuarto de los niños y deja que desplieguen su creatividad

Una pizarra siempre es bienvenida en el cuarto de los más pequeños. Además de ser una idea práctica (¡olvídate de que pinten las paredes!), si eliges un diseño bonito también te servirá para decorar la habitación. Te proponemos esta idea tan divertida, sencilla pero con mucho encanto.

Si cuando eras pequeño tenías una pizarra, seguro que la recuerdas con cariño. Las tizas, el borrador… Escribir, dibujar y hacer garabatos era todo un placer. Recupera esos momentos con esta casita-pizarra para la pared, un diseño súper sencillo con mucho espacio para dibujar. Además de la pizarra en sí, lleva un marco de madera que le da un toque elegante y  un “tejado” de vinilo con un estilo muy actual. Te divertirás tanto construyéndola, como los niños dibujando. Busca una pared vacía y dedícale una o dos horas: el resultado te encantará.