Crea tu taller de bricolaje en una caseta de madera

¿Eres un amante del bricolaje pero no tienes un espacio en el que dar rienda suelta a tu creatividad? ¿Necesitas una zona propia en la que desarrollar tu faceta de manitas? Una caseta de madera puede convertirse en ese taller de trabajo que tanto anhelas. 

Una caseta de madera es el espacio idóneo para tener no solo todas tus herramientas ordenadas y accesibles sino también para no molestar al resto de tu familia cuando estás “creando”. Este tipo de instalaciones tienen muchísimas posibilidades. Habilitar una caseta de madera para que sea un taller de trabajo puede ser un proyecto genial para los apasionados del bricolaje. ¡Verás cómo disfrutas cuando tu propio espacio para realizar tus proyectos!

Hazte un taller en tu caseta

Lo primero que tienes que hacer es buscar el emplazamiento idóneo para tu caseta. Tanto si es prefabricada como si la vas a construir desde cero, tendrás que tener varias cosas en cuenta. Busca una zona de tu jardín en la que el suelo esté firme y nivelado. También debes prever que que haya espacio suficiente para que puedas entrar y salir cómodamente, así como para guardar tus herramientas y material de bricolaje. 

Hazte un taller en tu caseta

Si eres un amante del bricolaje, seguramente tengas todo tipo de herramientas, tanto manuales como eléctricas. Y si quieres darles uso sin necesidad de estar “tirando cables” cada vez que vas a utilizar la ingletadora o el taladro –si no es de batería–, vas a necesitar una instalación eléctrica adecuada. Como sabes, la seguridad es fundamental cuando realizamos trabajos manuales y, sobre todo, en las que requieren electricidad. 

Hazte un taller en tu caseta

Necesitarás no solo la luz suficiente para poder realizar tus proyectos de bricolaje con toda seguridad. Es aconsejable adecuar la caseta con una instalación eléctrica que permita enchufar herramientas que necesitan mucha potencia. Lo ideal es que tu caseta de madera de jardín cuente con su propio cuadro de luces. Algunos van dotados también con temporizador, lo que te permitirá también controlar las luces de tu jardín y programarlas para que se enciendan y apaguen solas. ¿Se puede pedir más?

Hazte un taller en tu caseta

Planifica la instalación con un electricista cualificado. Una alternativa es instalar el cableado por debajo del césped, asegurándote de que la instalación sea segura. Dentro de tu caseta de jardín sitúa los enchufes cerca del banco de trabajo, así evitarás el uso de alargadores. Después de decidir dónde colocarás tu caseta de jardín y cómo será el sistema eléctrico con el que dotarás a tu taller, ha llegado el momento de preparar el espacio en el que vas a trabajar. 

Hazte un taller en tu caseta

La distribución de tu taller: piensa en todo

Sopesa todo lo que necesitarás: un panel de herramientas, un banco de trabajo, una mesa en la que planificar tus proyectos y, por supuesto, almacenaje suficiente para guardar tornillos, clavos, alcayatas y todo tipo de pequeños accesorios. La distribución de tu taller es muy importante para que estés cómodo mientras trabajas.

Hazte un taller en tu caseta

El banco de trabajo es uno de los elementos más importantes de tu taller. Puedes fabricarlo tú o comprar uno ya dotado también con un panel de herramientas. De cualquier manera, además de las conexiones de luz y enchufes que ya has planificado, necesitarás también iluminar bien esta zona.

Hazte un taller en tu caseta

El almacenaje es otro de los puntos clave en tu taller. Un panel te ayudará a ahorrar espacio a la hora de guardar las herramientas y a tener todo lo que necesitas a mano: martillos, llaves inglesas, sierras, serruchos, destornilladores, etc. También ahorrarás mucho tiempo cuando busques cualquiera de tus instrumentos de trabajo: de un solo vistazo sabrás dónde están sin necesidad de rebuscar en cajas o maletines.

Hazte un taller en tu caseta

No sólo deben estar a mano las herramientas con las que vas a trabajar, también necesitarás los materiales en un lugar accesible. Con un carrito con ruedas podrás desplazarlo allá donde lo necesites. Y si tienes un banco de trabajo portátil y, de vez en cuando te gusta trabajar al aire libre, te ahorrará muchos viajes al interior de la caseta.

Hazte un taller en tu caseta

También unas estanterías metálicas o un armario modular pueden venirte muy bien para otras herramientas de mayor volumen. Y recuerda que los productos químicos y sustancias inflamables y peligrosas como pinturas, barnices o disolventes hay que guardarlos en un lugar fresco, ventilado y seco, sin que les de la luz directa del sol. Así que lo mejor es un armario en el que tenerlo todo ordenado y protegido del calor. 

Hazte un taller en tu caseta

Si decides montar tu taller en una caseta de jardín deberás tomar otras precauciones de seguridad, especialmente si tienes hijos o hay más personas que pueden acceder a tu zona de trabajo. Es aconsejable que pongas una cerradura en la puerta: así evitarás que los más pequeños accedan a este espacio, en el que hay muchas herramientas y materiales que pueden ser peligrosos si no los utilizan bajo la supervisión de un adulto.

Hazte un taller en tu caseta