Amplía tu casa, vive tu buhardilla

¿Dispones de un espacio abuhardillado y no sabes cómo sacarle provecho? Las buhardillas son todo un reto y una oportunidad para plasmar las mejores ideas decorativas.

Te presentamos unos ejemplos, entre los que encontrarás las ideas de ensueño para acondicionar tu buhardilla: una sala de estar con despacho, un dormitorio bajo las estrellas, una nueva habitación para los niños, donde poder estudiar y jugar de forma segura, y un baño en el que poder desconectar del estrés diario.

Piensa en el uso que le quieres dar. Cualquiera de las opciones te permitirá disfrutar de un espacio extra, con las mismas comodidades que en el resto de la casa, pero con la ventaja de tener una cierta independencia y de disfrutar de unas vistas inmejorables.

Ideas para tu buhardilla

Ideas de decoración para las buhardillas

Este dormitorio será el espacio perfecto para el descanso. Una nueva habitación para el hogar, a la que acceder por una escalera de ¼ giro, de estilo clásico modernizado. ¡Descubre los detalles para disfrutar de un dormitorio bajo las estrellas inigualable!

  • Suelos de madera: son una opción excelente para la buhardilla. Si te has decidido por la calidez de la madera, cuentas con múltiples acabados que se adaptarán a tus preferencias estéticas: natural, exótico, con apariencia mineral e, incluso, con motivos decorativos. Colócalos sobre un aislamiento acústico. Si quieres una instalación sencilla, busca instalación en clic.
  • Papel pintado: para decorar las paredes también puedes optar por el papel pintado o las cenefas. Son la opción ideal para el cabecero de la cama, al que darán un toque sofisticado y muy moderno. 
  • Tamizar la luz: Para dormir a gusto y que no te moleste la luz (sobre todo si la cama está bajo la ventana), utiliza las cortinas oscurecimiento, plisadas, estores y las celosías venecianas para tu ventana. También hay una combinación de protector solar + cortina plisada. Además, se pueden colocar persianas en el exterior de tu ventana. 
  • Librería de obra: crea tus propias librerías a medida para aprovechar al máximo el espacio en las zonas donde cae el techo. Pueden ser de cartón-yeso o escayola, materiales que permiten salvar vigas y pilares. Podrás hacerlos con una balda de trillaje, formada por son dos placas de cartón yeso y un relleno de cartón, en forma de panel de abeja, que les dará mayor rigidez. 
  • Escalera ¼ de giro: el acceso a esta buhardilla se realiza gracias a una escalera de ¼ de giro. Recomendada si dispones de un espacio amplio en la planta bajo la buhardilla.
  • Aislamiento: un correcto aislamiento es lo más importante para convertir en habitable la buhardilla, ya que suele ser la zona de la casa que sufre temperaturas más extremas. Aislar la cubierta es una tarea crucial para ahorrar energía. Se puede optar por placas de cartón yeso o paneles sandwich decorativos, con núcleo de espuma rígida de poliestireno aislante e ignífugo.
  • Juegos decorativos con el cable de la lámpara: olvídate de que los cables son molestos y dales una vuelta de tuerca. Diseña con ellos un dibujo sobre la pared desde la lámpara de techo o aplique hasta el enchufe. Fija la figura con unas grapas que pasen lo más desapercibidas posibles (por ejemplo que se mimeticen con el color de la pared).
Ideas para tu buhardilla

La importancia de la iluminación en la buhardilla

Si eres un amante de los libros, crea tu propio oasis. Eso es lo que tendrán quienes decidan acondicionar su buhardilla como una zona de lectura. A veces, las buhardillas tienen mala fama en cuanto a la iluminación y pueden parecer zonas oscuras si tienen techos bajos, pero se puede corregir apostando por diferentes tipos de lámparas –de techo, de pie o sobremesa, apliques…, dependerá del uso del espacio-. Los básicos para conseguirlo son:

  • Librería: hay mil y una formas de hacer una estantería donde dejar que descansen las historias más increíbles jamás contadas en forma de libros. Las opciones son infinitas: armarios modulares, baldas, estanterías de estilo industrial o murales hechos con cartón yeso, entre otros ejemplos.
  • Mobiliario confortable: es la parte clave de esta propuesta. Puedes hacer un banco con tus manos, un sofá a base de palets, o simplemente colocar un confortable sillón.
  • Luz: necesitas una lámpara de pie que permita disponer de luz focalizada a la zona de lectura y unas bombillas con un tono adecuado para que la vista no canse con el paso de las horas.
  • Pintura: en este caso el color de las paredes debe ser neutro; debes huir de los tonos estridentes que distraerían tu atención. Descubre los colores que te ofrece LEROY MERLIN y coge ideas para pintar una buhardilla.
Ideas para tu buhardilla

Un refugio para el descanso

Si estás pensando en hacer una habitación en ese espacio abuhardillado de tu casa, esta acogedora sala de estar con despacho, se convertirá en el lugar ideal para trabajar o disfrutar de tu tiempo libre, leer o ver la televisión. Aquí puedes ver un ejemplo, de estilo rústico moderno, a la que se accede por una escalera de caracol.

  • Escalera de caracol: para este tipo de buhardilla la escalera ideal es la de caracol, que podrás elegir entre redonda o cuadrada. Además, también disponemos de diferentes tipos de acabado (haya o wengué) y de estructura (blanco o cromado). 
  • Vistas al cielo: la luz natural es fundamental para lograr claridad en una buhardilla; las ventanas La elección de un tipo de ventana u otro dependerá de la inclinación del techo, el espacio disponible, el aislamiento y el tipo de iluminación deseada. El grado de aislamiento térmico es clave ya que un buen cerramiento de ventanas reduce hasta en un 50% las pérdidas de frío y calor entre el interior y el exterior.
  • Temperatura óptima: estufas de hierro fundido son adecuadas para calentar superficies de entre 70 y 95 m2. Si se coloca, como aquí, junto a una pared exterior, la instalación resulta más sencilla, al realizar la salida de humos a través de la pared, sin necesidad de abrir hueco en la cubierta. 
  • Vigas decorativas: el encanto y la calidez de unas vigas vistas en el techo es indiscutible; por eso, si existen en la estructura lo más apropiado es conservarlas y darles relevancia. Si no las hay, se puede optar por unas vigas falsas de fibra de vidrio o poliuretano. Son ligeras y, por tanto, muy fáciles de transportar. Se pegan a la superficie con adhesivo específico con separación de 60 cm. 
  • Una zona de trabajo: un mueble a medida (de madera en este caso, pero también puede ser de obra), para colocar la televisión y algunos libros y objetos decorativos, permite aprovechar el hueco que deja el tejado al morir.
  • Climatización: una bomba de calor es un buen complemento, ya que podrá suplir a la estufa en momentos puntuales de falta de combustible o cuando se quiera calentar el ambiente de forma inmediata. 
  • Espacio diáfano: la ausencia de tabiques aporta sensación de amplitud y contrarresta la angostura producida por la inclinación del tejado. Las dos zonas en las que se divide la buhardilla quedan perfectamente delimitadas gracias a la distribución del mobiliario: la alfombra y el sofá, al fondo, acotan el área de descanso; mientras que los protagonistas de la zona de trabajo, que está junto a la escalera, son el escritorio y el ordenador.
  • Iluminación: el riel de focos se ha colocado en la zona más alta de la habitación, perpendicular a ellas. Son focos orientables, que permiten iluminar zonas concretas, por ejemplo cuadros colgados sobre las paredes, o los espacios que quedan entre las vigas para reflejar la luz al resto de la estancia. Para llevar luz suficiente a todos los rincones, conviene colocar al menos un foco entre cada viga.  Otra posibilidad muy decorativa es encastrar focos en las vigas, aprovechando que su interior es hueco.  En este caso hay que tener en cuenta que el peso de las vigas aumentará, por lo que hay que asegurarse de fijarlas bien al techo.
Ideas para tu buhardilla

Un baño en el que relajarte

Explota el potencial que te ofrece el espacio de la planta más alta de la casa. Aprovecha la forma abuhardillada para sacar el mayor partido posible de ella construyendo un baño adicional. Juega con el techo inclinado y optimiza bien los espacios. Si tienes la oportunidad, coloca ventanas de techo para beneficiarte de la luz natural y que quede de lo más luminoso, objetivo al que te puede ayudar optar por tonos claros y por materiales cálidos como la madera.

  • Ducha: este baño está equipado de tal manera que sirve tanto para usar como baño adicional de la casa cuando el resto están ocupados, como para utilizar como vía de escape y aprovechar la gran ducha para darse una relajante ducha aprovechando el efecto lluvia del rociador.
  • Encimera de lavabo: los muebles suspendidos aligeran el espacio visualmente. La encimera del lavabo se completa con una balda donde poder almacenar los productos del aseo que puedes completar con estilosas cestas que a la vez que esconden los utensilios decoran el baño.
  • Radiador toallero: pocas cosas hay tan placenteras como salir de la ducha y disponer de una toalla calentita. Gracias a la instalación de un radiador toallero lo conseguirás y, del mismo modo, podrás lavarte la cara a primera hora del día sin pasar frío.
  • Tonos cálidos: la madera de las vigas, así como la imitación a madera de los revestimientos de suelo y paredes otorgan a este espacio la calidez y luminosidad que desees.
Ideas para tu buhardilla

Dormitorio infantil con zona de juegos

Crea el lugar perfecto para los más pequeños de la casa. Si lo que deseas es crear una nueva habitación para tus hijos, te proponemos este dormitorio de estilo infantil moderno, al que se accede a través de una escalera recta.

  • Más espacio: si disponemos de pocos metros cuadrados, la buhardilla puede servirnos para suplir esa falta de espacio, por ejemplo para instalar el dormitorio de los más pequeños o para brindar privacidad a nuestros adolescentes. 
  • Estanterías modulares: los desniveles de paredes y techo pueden complicar la ubicación de los muebles; para una correcta organización lo mejor es situar cajoneras de poca altura donde el techo es más bajo, y completarlas con estanterías modulares que se puedan escalonar.  
  • Decoración infantil: puedes dar un toque decorativo a tu buhardilla, decorando las paredes de la habitación de los pequeños de la casa. Adhesivos y pegatinas, de todas las formas y colores, entre los que podrás elegir los dibujos preferidos de tus hijos. 
  • Escalera recta: a la hora de comunicar la buhardilla con el resto de la vivienda es necesaria una escalera; ésta se debe colocar al final de la obra, cuando el suelo esté pavimentado, para conseguir el ajuste perfecto. Es muy importante instalar una barandilla alta y visible, por seguridad. Además, si el nuevo espacio va a estar destinado a los niños, convendrá colocar una valla de seguridad infantil al final, sea cual sea su edad, a modo de puerta.
Ideas para tu buhardilla

Si te has decidido por alguno de los modelos, estás en el momento perfecto para diseñar el proyecto de tu buhardilla personalizada.