Cómo iluminar tu casa para llenarla de calidez 

Cuando las horas de luz natural se reducen, la iluminación de tu casa cobra protagonismo. Las reuniones son en casa, los momentos de sofá aumentan, lectura en el salón, película, risas alrededor de un juego de mesa… La luz se convierte en la protagonista del hogar y llena los ambientes de calidez. Escoger bien la luz que dará vida a tu casa es fundamental para sentir que te recibe con los brazos abiertos cuando vuelves a ella. Así se crean ambientes mágicos, con lámparas de pie, de techo, de mesa…

Sensaciones a flor de piel: la temperatura de la luz te ayudará a crear estados de ánimo

¿Conoces esa sensación de entrar en una casa y notar como si te acogiera con un abrazo? Seguro que sí, y que has pensado: “cómo me gustaría vivir aquí…” Hay muchas cosas que pueden lograr esa magia: desde la gente que habita en el espacio, hasta esos maravillosos objetos que desprenden buenas vibraciones. Pero si hay algo que realmente transmite sensación de bienvenida, de acogida, es sin duda la luz. Una luz cálida y bien elegida puede trasladarnos a ese espacio feliz donde nos sentimos como en casa, sobre todo cuando llegan los meses más frescos y cortos y nos apetece recogernos al calor (nunca mejor dicho) del hogar. 

Ilumina tu casa con calidez

Elegir bien la iluminación de nuestros ambientes es una tarea maravillosa. Nos hace sentir como si tuviéramos el poder otorgar vida a cada espacio. Y en parte es así. Además, no es tan complicado como pudieras pensar… La luz se divide en tres tipos según la sensación que transmite: cálida, neutra y fría. Es lo que se conoce como “temperatura de luz”. 

Ilumina tu casa con calidez

Vamos a darte un poquito de información técnica, pero no te asustes: te vendrá genial para elegir la iluminación perfecta para cada rincón de tu hogar. La temperatura de luz se mide en grados kelvin (K); cuanto mayor sea el número de grados, más cálida será la luz. Para lograr ambientes cálidos y acogedores, una temperatura de 2800 K puede ser la ideal. ¡Apúntalo!

Un baño de mañanas intensas y tardes relajantes

No pienses que la luz fría o neutra no tiene lugar en tu casa. Si las tratas con cariño, te regalará rincones claros, luminosos y frescos que te devolverán una sensación primaveral durante los grises días del otoño. Cada tipo de luz tiene su sitio y su lugar, donde reina sobre las demás. Por ejemplo, ¿qué tal iluminas el baño con una luz neutra y fresca? Te vendrá de maravilla para esas tareas que requieren concentración y pulso (maquillarte a las 7 de la mañana para ir a trabajar… ¿te suena?), porque este tipo de luz define los contornos y te da una imagen más real. 

Ilumina tu casa con calidez

Pero espera, porque tenemos un secreto que contarte. Si escoges luces regulables en intensidad y temperatura de luz, podrás cambiar la iluminación cuando la necesites. ¿Qué tal un efecto “a la luz de las velas” por la tarde, cuando llegas a casa y te sumerges en ese baño relajante que te devuelve la paz interior tras un día vertiginoso?

Cocinas que se transforman con la luz. ¡Como la tuya! 

En la cocina también vas a agradecer contar con una luz fresca e intensa, que haga brillar los colores de los ingredientes de tus platos preferidos. Luces neutras o incluso frías, que transformarán la cocina más sencilla en un laboratorio de ideas dignas del mejor de los chefs. 

Ilumina tu casa con calidez

Eso sí: ¡no renuncies a la calidez! La hora de la cena en ese rincón especial de la cocina también se merece un toque acogedor. Pon unos puntos de luz cálida alrededor y transformarás la sensación de manera imperceptible. Es el momento de disfrutar de esos platos que has cocinados con tanto mimo.

Crea ambiente en tus rincones… y diviértete iluminando 

Queremos jugar un poco, divertirnos con la luz, de la misma manera que ella juega con esos destellos que deposita sobre los objetos de las casas. Escoge un rincón de tu casa que tengas un poco olvidado y transfórmalo en uno de los centros de atención de tu casa. Una esquina del salón, una pared del pasillo, esa zona del dormitorio que pide a gritos un poquito de atención… Lámparas de cordón largo y apliques de cobre te ayudarán a llevar a ellos puntos de luz cálida, perfecta para recrear la tenue luz otoñal o invernal pasada por el filtro del calor del hogar.

Ilumina tu casa con calidez

Las bombillas tipo Edison, esas tan bonitas que dejan ver su interior en forma de filamento (y que además tienen todas las ventajas de los led) son una apuesta segura. Combínalas con cuerdas gruesas de inspiración industrial-chic, con pantallas transparentes o con delicadas lámparas de metal, madera, cerámica… ¡El efecto envolvente está servido! 

Ilumina tu casa con calidez

El encanto de las llamas 

Hay algo dentro de nosotros que hace que nos emocionemos con la danza de las llamas de una chimenea o de una hoguera. Siéntela en casa en los días otoñales e invernales, por ejemplo, con velas, repartidas por rincones o en bodegones con varias velas de diferentes alturas y formas. O enciende la chimenea o la estufa y goza de esa sensación inigualable producida por la combinación del calor natural y la luz danzarina de las llamas. En solitario o en buena compañía, con una manta de lana suave y una taza humeante, la iluminación del fuego hará que el tiempo se detenga a tu alrededor.

Ilumina tu casa con calidez

La luz es fuente de vida y creadora de esencias. Los días más grises del otoño y el invierno cambiarán de color si iluminas tu casa con el corazón. La convertirás en tu refugio mágico particular, el lugar íntimo donde realmente quieres estar.