Inspírate y crea uno de estos proyectos con cuerdas para tu casa

La cuerda es un elemento muy versátil para decorar y para crear con él. Sus diferentes grosores y acabados hace que puedas usarla con diferentes propósitos según el proyecto a desarrollar y conseguir varios efectos de acabado: más o menos rústico, por ejemplo. Es lo que tienen en común los proyectos que aquí te proponemos para hacerlos tú mismo.

Una estantería rústica sin tornillos ni uniones

Solo con cuerda, así se consiguen unir las baldas de esta estantería, perfecta si buscas una solución ligera que no ocupe mucho visualmente. Al no llevar trasera ni laterales, resulta liviana. Cuélgala del techo y decórala con algunos objetos, plantas y unos libros.

Inspírate en estos proyectos con cuerdas

¡Y es sencilla! La cuerda y los tableros toscos de madera son los que consiguen el efecto rústico. Tendrás que medir el lugar en el que irán los agujeros en cada estante, hacer un agujero por el que introducir la cuerda de poliéster y hacer un nudo debajo de cada estante como punto de apoyo. Puedes dejar los tableros al natural o aplicar una mano de barniz para protegerlos y conseguir el tono deseado.

Descubre aquí el paso a paso.

Un portamacetas colgante

Con una base circular realizada en DM pintado y cuerda de sisal tendrás un portamacetas para que lo decores con los arreglos florales o plantas que desees. Así darás un creativo toque verde a un rincón.

Inspírate en estos proyectos con cuerdas

Aquí tienes el paso a paso para que hagas este proyecto tú mismo. Empieza por la cuerda: cortar en dos trozos iguales, fijar una arandela en el extremo superior y hacer un nudo en el inferior, que quedará debajo de la base. La base y la cuerda se fijan con tornillos para evitar que se muevan.

Descubre aquí el paso a paso.

Un tipi para la habitación de los niños

Regálales horas de juegos con este tipi para el que solo necesitas tres palos, un poco de cuerda y tela (sin aguja ni hilo). ¡Les dejarás con la boca abierta! Hacer este proyecto también es cosa de niños, así que no lo dudes y anímate. Necesitarás tres barras o listones de madera de al menos 1,70m de largo, la tela que más te guste y cordel de dos grosores. Con la cuerda unirás las tres barras por un extremo, creando así la estructura que sujetará la tela. Y con ella también se fija la tela a cada listón. Una vez hecho, solo habrá que esperar a que el gran jefe indio entre en su tipi.

Inspírate en estos proyectos con cuerdas

Descubre aquí el paso a paso.

Un separador de ambientes con cuerda

Listones de madera, pintura y cuerdas. Solo con estos materiales tendrás un separador de ambientes que te servirá para decorar y delimitar al mismo tiempo. Y lo mejor es que se adapta a cualquier estilo. Puede que pretendas marcar el espacio del comedor, separar el vestidor de la zona de descanso en el dormitorio o crear una división en un mini apartamento donde todos los ambientes están juntos. Todo sin perder continuidad visual.

Inspírate en estos proyectos con cuerdas

¿Ya estás imaginándolo? Entonces toma las medidas de lo que ocupará en el lugar donde quieres instalarlo. En función de ellas, calcula el material. Con listones de madera se crea una estructura, se pinta de color y a ella se fijan verticalmente las cuerdas con nudos.

Un balancín para el jardín

¿Cuántas veces has soñado con un balancín para ver amanecer o relajarte al atardecer en tu porche? Pues ahora ya puedes dejar de soñar y hacerlo realidad. Tener un columpio es fácil si sabes los pasos que debes dar. Y puedes tenerlo en pocas horas. Necesitas listones de madera, algunas lamas de suelo de jardín también de madera y cuerda. Los listones y lamas formarán la estructura y la cuerda gruesa fijará el banco al techo del porche.

Inspírate en estos proyectos con cuerdas

Así que ya puedes ir pensando en el color en el que pintarás tu balancín y en las telas de la colchonetas y cojines que lo mullirán. Este proyecto es para ti.

Descubre aquí el paso a paso.

Un personal portafotos de madera decorado con cuerdas

Está comprobado: cuando miras las fotos de esos momentos que tanto te gustan -el último viaje, las vacaciones en familia, la graduación de tu hijo, vuestra boda, etc.-, no puedes evitar sonreír. Así que ¿por qué no creas un marco a modo de expositor para lucir las mejores instantáneas? No te costará nada hacerlo, pero menos renovar las fotos o añadir recuerdos.

Inspírate en estos proyectos con cuerdas

Este portafotos es perfecto para lucir en cualquier pared de la  casa y te gustará tanto a ti como a tus hijos (¡seguro que quieren hacer uno para su cuarto!). Solo tienes que elegir una moldura o marco, desechar la trasera y el cristal y fijar con unas grapas varias tiras de cuerda de lado a lado por la cara que quede pegada a la pared. Elige las fotos y cuélgalas con pinzas.