Jardines de interior: pura terapia

Imposible concebir tu casa de otra manera, sin esos sutiles jardines de interior capaces de ponerte en conexión total con la Naturaleza y todo su esplendor. La hueles, la sientes y la contemplas. ¡Qué maravilla!

Jardines de interior

La decoración doméstica es mucho más que eso cuando es capaz de recuperar escenas y sensaciones de la Naturaleza a través de materiales, elementos decorativos y otros recursos. Si es así, se vuelve un vehículo eficaz para recrear rincones naturales o sutiles jardines de interior que te emocionan, o te aportan calma y serenidad, además de belleza visual.

Homenaje a la Naturaleza

Sin llegar al amor incondicional que sienten los daneses por la Naturaleza –como afirma el científico Meik Wiking en su libro Hygge. La felicidad en las pequeñas cosas–, un recurso infalible para tenerla cerca en casa es rodearse de algunos de los elementos que están presentes en ella y que has incorporado a tu vida recogiéndolos en esa última salida al campo, en esa ruta de senderismo por la sierra o esos días de desconexión en la playa. Conviértelos en detalles ornamentales que te regalan bienestar solo con verlos, escucharlos o recrearte con su aroma. Así de sencillo y natural.

Jardines de interior

Unas ramas secas, un manojo de aromáticas, los guijarros de un río, esas conchas y caracolas que te hablan del último mar descubierto, el sonido del agua de un pequeño surtidor... Son pequeños pero valiosos detalles que te proporcionan bienestar sin artificios.

El aroma del jardín

¿Quién ha dicho que un jardín de interior solo puede verse? Tal vez solo te apetece deleitarte con el aroma que desprenden muchas especies porque las plantas no son lo tuyo a la hora de cuidarlas. Nada como integrar en casa esos olores que te provocan bienestar emocional, estimulando en ti gratos recuerdos, imágenes familiares o escenas vitales que estás deseando repetir, como tus paseos por ese parque al que tanto te gusta ir porque huele a jazmín, lavanda y rosas. Difusores con esencias aromáticas vegetales, inciensos y velas aromatizadas. Sin duda tienen un poder terapéutico para estar más alegres, relajados y subir nuestros niveles de optimismo. Úsalos para regular tu estado de ánimo.

Jardines de interior

Frescor y armonía todo el año

Rodéate de una decoración fresca, con gran presencia de fibras vegetales y verás que sensación tan placentera te producen todo el año. Son infalibles para dar vida a rincones exóticos y para evocar momentos estivales. Armonía y autenticidad en la misma proporción, ambientes con grandes dosis de naturalidad y confort. Muebles de ratán, bambú, cáñamo. Textiles de sisal, rafia o yute. Objetos auxiliares hechos de tejidos de mimbre… ¡Qué gran elección!

Jardines de interior

Ilusiones ópticas

¿Qué tal la idea de viajar a través de la decoración? Deleitarse con la panorámica de un romántico jardín o la exuberante vegetación de exóticos parajes es un regalo para la vista. Pequeñas dosis de relax gracias a las ilusiones ópticas que producen los vinilos decorativos que recrean paisajes florales de inspiración oriental, murales con motivos botánicos, escenas de la Naturaleza, etc. Ideados para colocar sobre paredes o superficies lisas, es imposible no sentir un pequeño hormigueo de felicidad al contemplarlos.

Jardines de interior

Está claro que no puedes traerte el bosque a casa, ni un exuberante jardín o una pradera inmensa, pero sí es posible recrearlas de la mano de la decoración y revivir así las placenteras sensaciones que te proporcionan. Integrarlas y disfrutarlas en tu entorno doméstico cotidiano a través de elementos que juegan con tu oído, vista y olfato. ¿Lo has probado ya?