La habitación de tu bebé: un espacio seguro en el que aprender y jugar 

¡Vas a tener un niño! Es el comienzo de una aventura repleta de nuevas sensaciones y de preparativos que llenan de ilusión y alegría los meses de espera. A partir de este momento, el bebé que está en camino será tu prioridad. Hay que darle la bienvenida como merece y amueblar y decorar su dormitorio para recibir al nuevo miembro de la familia en ese nido acogedor, cálido y bonito en el que crecerá feliz y rodeado de todo lo que le da seguridad y amor. Cuídalo al máximo porque, recuerda, allí dará los primeros pasos en la vida.

Aún queda mucho para que llegue a casa, pero ya has empezado a pensar cómo va a ser su habitación y qué muebles necesitará. Una cuna, un armario, un cambiador, una pequeña butaca en la que poder sentarte para darle el pecho o cantarle nanas...

La habitación del bebé un espacio seguro

En el segundo trimestre sabrás si es niño o niña y será el momento de decorar su cuarto y completarlo con lo necesario: cortinas, textiles, iluminación...  Pero, ¿cómo elegir bien para no equivocarte? Poco a poco. Ahí está la clave: no compres todo de una sola vez, porque el dormitorio debe adecuarse al carácter del niño y crecer con él y a su ritmo. ¿Es tranquilo o toda una polvorilla? ¿Necesitará elementos que le trasmitan serenidad, o al contrario, le vendrán bien otros que le estimulen?

La habitación del bebé un espacio seguro

Todos estos aspectos han de tenerse en cuenta. No es recomendable tampoco llenar la habitación de muebles, que además de no resultar útiles a corto plazo, entorpecerán el espacio destinado al juego. Porque ese es un aspecto esencial: el dormitorio de tu hijo debe ser desde que es un bebé su espacio lúdico, en el que crecer, aprender y, sobre todo, divertirse.

El color, uno de sus primeros estímulos

Se duerme agarrado a su peluche, y de pronto, esboza una sonrisa. ¿Qué soñará? No lo sabes, pero estás convencida de que se siente protegido y seguro. Incluso entre sueños ya está empapándose de todo lo que le rodea. El dormitorio es su mundo más cercano y las paredes de éste, su piel. Puedes decorarlas con infinidad de materiales disponibles para que transmitan todo tipo de sensaciones.

La habitación del bebé un espacio seguro

La pintura es uno de los productos más versátiles y prácticos y permite utilizar el color para crear atmósferas placenteras para el bebé. Además de la gama de pasteles, todo un clásico, puedes echar mano de los neutros –blanco, blanco roto, gris claro, beige– así como de todo el arco iris, aunque suavizando o “empolvando” los colores más intensos.

La habitación del bebé un espacio seguro

Por otro lado, los cítricos y los rojos y azulones, en pequeñas pinceladas, o el luminoso y refrescante verde quedan bien para detalles o para remarcar zonas, la cabecera de su cuna, por ejemplo.

La habitación del bebé un espacio seguro

Mundos de cuento con papel pintado y vinilos 

Con apenas cuatro meses tu niño ya se apoya sobre los abrazos para levantar la cabecita y no perderse nada de lo que pasa en tu hogar. Es un explorador nato. Hazle aún más apetecible de lo que es el entorno que le ofrece su habitación. Revístela con un cielo azul y nubes esponjosas, o con un jardín lleno de flores, un paisaje nevado, etc.

La habitación del bebé un espacio seguro

Poner en escena decoraciones imaginativas para estimular su aprendizaje es muy sencillo con una magnífica herramienta como el papel pintado. Los nuevos modelos te permiten recrear cualquier paisaje. También los stickers o vinilos, tan fáciles de poner y quitar, que con ellos podrás renovar la habitación de la manera más rápida y modificarla a medida que el bebé vaya haciéndose mayor.

La habitación del bebé un espacio seguro

Textiles con los motivos que más les gustan 

Los animales de la selva y los del bosque… Poco a poco se queda embobado mientras le muestras un cuento con todos esos personajes. Empieza a distinguir al león y al mono y te hace repetir los sonidos que hacen o cómo se mueven.

La habitación del bebé un espacio seguro

Si finalmente te has decantado por las paredes lisas, ese universo fabuloso puede quedar estampado en los textiles. Los coordinados en la ropa de cuna, estores o visillos son todo un acierto y una forma de personalizar los espacios infantiles. Elige unas sábanas y edredones con motivos que le sean reconocibles, para que al abrazarse a ellas le resulten reconfortantes, y combínalas con estores o cortinas cortas (las largas son incómodas cuando empiezan a dar los primeros pasos).

La habitación del bebé un espacio seguro

Para jugar en el suelo, nada como una alfombra 

¡No hay quien le alcance cuando comienza a gatear! Ha descubierto que puede moverse libremente y le encanta descubrir todo lo que hay más allá de su cuna. También está encantado con sus pies, se los mira, los coge tumbado sobre la espalda y hasta se los mete en la boca... El suelo será su mejor hábitat a partir de ahora, y una buena alfombra el perfecto complemento para jugar cómodamente y sin riesgos.

La habitación del bebé un espacio seguro

Una alfombra que no suelte pelo y se limpie con facilidad, y sobre todo, que sea suavecita y cálida. En ella podrá revolcarse de lo lindo: ¡qué felicidad!

La habitación del bebé un espacio seguro

Protégeles de golpes y de enchufes 

…Y un buen día ¡se suelta a andar solo! Se incorpora, se tambalea, camina torpemente agarrándose a los muebles para afianzarse. Pierde el equilibrio, se cae y vuelve a levantarse. ¡No hay nada tan emocionante como esta etapa de la vida! Para ellos es el mejor descubrimiento posible y para ti, todo un orgullo. Pero claro, con los primeros pasos también llegan los primeros coscorrones. Y los picos de los muebles se vuelven toda una amenaza: es un buen momento de evitar golpes innecesarios con protectores de esquinas. Los enchufes son otro de sus objetivos favoritos; para disuadirles de introducir sus deditos en ellos, coloca tapas difíciles de extraer… y aprende a relajarte: es lo que toca.

La habitación del bebé un espacio seguro

Todas sus cosas, cerca y en orden 

La colección de peluches, los juguetes con sonido, sus primeros cuentos. Sus productos de aseo, los pañales, etc. Parece mentira que una persona tan pequeñita acumule ya tanto “trasto”. Organizar todo esto en cajas con tapa o arcones de plástico es una excelente idea. Además, las encuentras en colores vistosos y con dibujos infantiles acordes con la decoración infantil. También puedes colgar estanterías sencillas y tunearlas pintando sus fondos de distintos colores. Los bancos-jugueteros son muy prácticos asimismo. Ponles una colchoneta y varios cojines: además de decorar cumplirán una función práctica.

La habitación del bebé un espacio seguro

¿Y si customizas un arcón con rayas y le pones unas ruedas? Seguro que lo conviertes en un original “cofre del tesoro” y será muy cómodo moverlo de lugar cuando esté hasta los topes.

La habitación del bebé un espacio seguro

Por último, una propuesta más para poner orden en la habitación: los colgadores con diseño infantil o de colores llamativos y los percheros de pared. Ni unos ni otros ocupan espacio y resuelven mucho. ¡Qué no falten en cuarto de tu niño!

Con una luz apropiada se sentirá arropado 

Un clima sereno y seguro. Eso es lo que necesitará tu niño durante sus primeros meses de vida. Y para favorecerlo, la iluminación debe ser suave, tamizada, para que le ayude a conciliar el sueño y que le tranquilice cuando por la noche se despierte.

La habitación del bebé un espacio seguro

Tanto si se trata de lámparas suspendidas, como de apliques o modelos de mesa, procura que la iluminación artificial sea adecuada al espacio y con bombillas led, que no calientan y son mucho más duraderas.

La habitación del bebé un espacio seguro

Además de la general, otros puntos de luz y un modelo quitamiedos será de gran utilidad cuando vaya siendo algo más mayor. Se sentirá protegido y a salvo de las temidas pesadillas nocturnas.

La habitación del bebé un espacio seguro