Cómo podar un limonero

El  limonero (Citrus limonum) es un árbol frutal perenne de la familia de los cítricos, que proviene de Asia y fue introducido en la península ibérica por los árabes. Se puede cultivar en la tierra del jardín y también en la terraza, en macetas de suficiente tamaño.

La poda del limonero, como la del resto de árboles frutales, es diferente a la de los demás árboles del jardín. El objetivo de esta poda es obtener frutos de calidad, para lo que es importante encontrar el equilibrio entre crecimiento y fructificación. ¿Cómo lograrlo? Tratando de evitar que haya muchos frutos pequeños de poca calidad pero sin podar en exceso para no quedarnos sin frutos.

Cuidados que necesita un limonero

  •  En líneas generales, estos cítricos necesitan un clima templado, luz directa del sol, un suelo bien drenado y fértil, y ser resguardados del viento.
  • Los riegos deben ser frecuentes y abundantes.
  • Abona tu limonero en primavera y al final del verano para que tenga suficientes nutrientes para aguantar el otoño y el invierno.

Si quieres saber los detalles, puedes echar un vistazo a los cuidados del limonero.

Cómo podar un limonero joven: la poda de formación

Conviene realizar la poda y guía del limonero desde los 3 años aproximadamente. Formar frutales cuando ya son muy grandes requiere de un gran esfuerzo, además de tiempo y herramientas específicas. Sin embargo, cuando el limonero es joven, se puede podar y guiar adecuadamente en poco tiempo utilizando unas tijeras de mano.

Lo importante es fomentar una estructura abierta de ramas que se desarrollen a lo ancho y quitar todas las ramas verticales o chupones, que quitan vigor al árbol y a los frutos.

La poda del limonero

Una vez que se ha dado la estructura al árbol, habrá que podarlo todos los años quitando la madera improductiva para incrementar la luz que llega al resto de ramas y mantenerlo en el tamaño adecuado.

Cómo podar un limonero paso a paso: poda anual

El limonero necesita una poda anual para estar en un estado óptimo de salud y producción. El objetivo es sanear el árbol para que concentre su savia y energía en sus ramas principales en lugar de desperdiciarlas en demasiadas ramas secundarias.

El momento adecuado para podarlo es antes de que empiece a producir limones o cuando haya terminado de hacerlo, es decir, entre enero y febrero o entre junio y julio.

La poda del limonero

Elige unas tijeras de poda adecuadas al tamaño de tu limonero. Lo importante es que te permitan hacer cortes limpios. Además, es fundamental que las esterilices adecuadamente antes de empezar a trabajar, para evitar infecciones.

Selecciona las ramas más gruesas que van a formar la estructura principal del árbol. Es necesario dar al limonero la forma adecuada en sus etapas más tempranas de crecimiento. Poda las ramas que vayan a entrecruzarse con otras y da un equilibrio a la copa del árbol dejando la misma cantidad de ramas a cada lado del tronco.

Poda las ramas inferiores porque no van a recibir una luz adecuada. Así, las más altas y mejor colocadas recibirán más energía.

Corta también las ramas secundarias o débiles que no formen parte de la estructura principal o que vayan a entorpecer el crecimiento de las principales. Si se trata de despuntes en las ramas principales y están bien dirigidos, déjalos con unos 20 cm de longitud. Poda los demás de base, especialmente si van a quitar luz o a cruzarse con las ramas importantes.

La poda del limonero

¿Cuándo podar un limonero?

  •  Los momentos recomendados para podar un limonero son al inicio del año y al comienzo del verano. 
  • Si el limonero está maduro, es aconsejable escoger la época en el que el árbol no produzca limones.
  • No podes nunca tu limonero antes de que tenga 3 años. Conviene esperar tres temporadas antes de la primera poda, ya que antes los ejemplares suelen ser frágiles. Cuando es joven puedes elegir cualquier mes para su poda a excepción de que haya riesgo de heladas, hecho que debes evitar.

Trucos para podar un limonero

Otros consejos sobre poda:

  • Para que el árbol dé limones fuertes y grandes, es aconsejable cortar los primeros frutos y flores que el limonero produzca cada año. De esta forma, se estimula la producción y se consigue una mayor cantidad y calidad de frutos.
  • Cuanto más fuerte y mejor sea el estado del limonero, más ligera será la poda. Por el contrario, cuanto más débil sea el árbol, más habrá que podar para estimular su crecimiento. 
La poda del limonero