Los frisos también protegen

Estos revestimientos son confortables, decorativos y disimulan los defectos de las paredes. Además de los tradicionales de madera, los hay de otros materiales como los de melamina y los vinílicos, aptos para espacios húmedos (baños y cocinas).

Pino modernizado

El tradicional friso de pino, colocado sobre rastreles, pero a media altura. Así se atenúa su efecto rústico y se integra mejor en otros estilos.

La protección de los frisos

Estética vintage

Esta melamina acabado madera pintada con efecto desgastado aporta calidez sin sobrecargar el ambiente. Puede colocarse también a media altura.

La protección de los frisos

Abeto en gris

El abeto tiene un aspecto más delicado que el pino, por eso es ideal para ambientes clásicos y modernos. Teñido de gris claro convive muy bien con paredes pintadas.

La protección de los frisos

Madera decorativa

Los revestimientos de PVC se pueden colocar en cualquier habitación de la casa siendo fáciles de limpiar y estando listos para la instalación, con o sin rastreles. Además, puedes jugar con distintos colores para iluminar y personalizar tus paredes de interior.

La protección de los frisos